29 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Abascal e Iglesias se lían "a palos" en público por el polémico "pin parental"

El debate abierto sobre la implantación de esta medida que busca la autorización de los padres para que los hijos puedan acudir a actividades complementarias llega hasta estos términos.

Santiago Abascal, líder de Vox, y el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias se han enfrascado en una agria pelea pública a cuenta del llamado pin parental que se está implantando en la Región de Murcia. Un sistema que exige la autorización de los padres para que los estudiantes puedan participar en charlas y actividades complementarias y que ha generado una verdadera polvareda política.

Ahora esta guerra dialéctica se ha recrudecido después de que el nuevo vicepresidente del Gobierno también se dirigiera al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, que abordó este tema en su perfil de Twitter, por lo que Iglesias aseguró que no son los políticos ni la Iglesia, sino los profesores de la escuela pública, los que tienen que educar a los niños, con independencia del dinero o la ideología.

De hecho, aseguró que "a los niños no los tenemos que educar ni tú, ni yo, ni Abascal, ni el cardenal Cañizares, sino los profesores de la escuela pública", ha respondido Iglesias al alcalde, a lo que ha añadido que "eso es lo que odiáis; una escuela pública que dé a los niños la mejor educación independientemente del dinero o la ideología de sus padres".

 

 

Por tanto, Abascal, dándose por aludido con este mensaje, ha participado en esta charla digital respondiendo a Iglesias con un tajante "no, Pablo. A los tuyos los educas tú. A los míos yo. Y los conocimientos se los darán los profesores de la escuela pública o de la que elijamos los padres, que a eso también tenemos derecho". Además, ha añadido que "lo que es seguro es que a los míos no vas a educarlos tú ni los de tu secta comunista".

 

Ante esta afirmación, el vicepresidente ha respondido al líder de Vox, asegurando que "de lo que se trata, Abascal, es de que tus hijos y los míos crezcan en libertad sea cual sea su orientación sexual y de que reciban una educación que les permita elegir sus ideas". Junto a ello, ha apostillado con cierta ironía: "Quién sabe, igual los míos acaban siendo liberales y del Athletic y los tuyos marxistas y del Rayo".

 

Comenta esta noticia