17 de enero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La "mierda" de Zidane sobre "dos jugadores" amenaza con dinamitar el Real Madrid

A 16 puntos del FC Barcelona la cosa se empieza a poner complicada en el Bernabéu, la paciencia empieza a brillar por su ausencia y el entrenador merengue ha terminado explotando.

No corren buenos tiempos para el Real Madrid en Liga y, como suele suceder en estos casos, cuando los resultados no acompañan los rumores de crisis comienzan a salpicar a diestro y siniestro.

Y ese momento ya ha llegado para instalarse en el vestuario de Zinedine Zidane que, a 16 puntos del FC Barcelona, este martes terminó explotando en rueda de prensa asegurando que no va a "echar mierda" cuando las cosas van mal.

El entrenador blanco compareció ante los periodistas con más de una hora de retraso después de iniciar el entrenamiento también de forma más tardía tras reunirse con sus jugadores y su tono ya no era tan amable como antaño: "No te voy a decir lo que hablamos, son charlas como en cualquier equipo y podéis analizarlo como queráis, como un momento de crisis y todo eso. Estamos para buscar soluciones e intentar hacer mejor las cosas. Ha sido un poco más larga, pero nada más", señaló un francés muy lejano de sus antiguas y sonrientes comparecencias.

Zizou dejó clara cual es la receta para salir de este momento de mal juego: "Cuando hay cosas como las que estamos pasando y no son como queremos, lo único es el trabajo, volver al trabajo, que es en lo que creo y quiero que los jugadores piensen lo mismo. Vamos a trabajar más que nunca, en todos los sentidos porque no es una cosa física o de cabeza, es un poco de todo. No hay más remedio que esto".

El técnico madridista insistió en que si había mantenido esta charla es porque la consideraba "necesaria". "No hago una charla por hacerla, cuando nos reunimos es para sacar algo", zanjó sin dar detalles de lo hablado.

Además, Zidane fue claro respecto a posibles refuerzos: "No voy a fichar a nadie y ya está. Para que sea muy claro, no quiero a nadie", sentenció preguntado por la necesidad de un delantero tras haber descartado un portero el pasado sábado.

"Tenemos una plantilla, empezamos con ella y creo en mis jugadores. Hay momentos complicados, a lo mejor como nunca, que a lo mejor es lo que queréis transmitir, pero no es lo que pienso yo. Pienso que lo tenemos todo por delante y que ya analizaremos a final de temporada y si hace falta cambio, habrá cambio", afirmó el francés.

El entrenador del Real Madrid insistió en que quedan "muchos partidos" y que va a "necesitar a todos", defendiendo con firmeza a su vestuario. "Lo que me decís lo piensa mucha gente, que hay algunos que están mal y que les tengo que sacar, pero es todo lo contrario. Si hay uno va mal, voy a buscar soluciones con él y ayudarle, porque me interesa más la unidad y no cuando hay cosas mal le voy a echar la mierda a uno o dos. Todos estamos en el mismo barco, la culpa la tenemos todos, yo el primero", recalcó.

"¿Por qué voy a pensar lo contrario a hace cuatro meses porque hay dos o tres resultados malos? Lo que me molesta más son los comentarios que hacéis de que voy a echar un pulso al presidente o al club, la gente no me conoce si dice eso. Soy uno más, sé que pasaré, nadie está por encima del Real Madrid y no voy a echar un pulso ni al club, ni a la afición ni a mi presidente que me ha puesto aquí. Voy a defender a muerte a mi plantilla, creo en lo que hago y voy al final hasta que me cambien", sentenció Zidane.

Comenta esta noticia