19 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El dosier más delicado del CNI se enfanga para Zarzuela y con Iglesias al acecho

El Rey Felipe, observa a Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros que presidió la pasada semana en La Zarzuela.

El Rey Felipe, observa a Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros que presidió la pasada semana en La Zarzuela.

El sumario de las comisiones del AVE a La Meca se enreda. Y la "amiga íntima" del Rey Emérito amenaza ahora con tirar de la manta. En el peor momento.

Como si ya intuyera algo de lo que se avecina, Pablo Iglesias dedicó este domingo el acto de presentación de su candidatura al Vistalegre III a las "cloacas" del Estado. "Estamos en el Gobierno", dijo desafiante.

Y justo en la misma semana en la que el líder de Podemos va a debutar -este miércoles- en el Consejo de Seguridad Nacional que va a presidir el Rey Felipe, vuelve a reaparecer uno de los quebraderos de cabeza más engorroso de los últimos tiempos para los secretos de Estado: el affaire Corinna.

 

Y es que en un juzgado se sigue investigando la supuesta trama de comisiones ilegales alrededor de la construcción del AVE a La Meca, que construyen varias empresas españolas, y que planea sobre el Palacio de la Zarzuela por el polémico papel del Rey Juan Carlos I.

En estas, la calificada como "amiga entrañable" del emérito, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, redobla ahora su pulso y amenaza con tirar de la manta sobre el papel del CNI y amenaza incluso con querellarse contra los servicios secretos españoles. En la trastienda, el papel que jugó en su día el exresponsable del espionaje, Félix Sánz Roldán, para alejar a Corinna de la Jefatura del Estado.

El escrito de los abogados de la autoproclama princesa alemana es demoledor. Y la primera filtración al diario Daily Mail, lanza graves acusaciones contra el organismo que dirige ahora Paz Esteban.

 

 

 

Según afirma el Daily Mail, -uno de los diarios sensacionalistas de Reino Unido- los abogados de Corinna han escrito al ministro del Interior, Priti Patel, y al secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, para advertirles de que el proceso que se avecina y lo que Corinna quiere contar puede acarrear un posible conflicto diplomático entre Londres y Madrid.

"La discreción ha sido una consigna a lo largo de mi vida, con mi familia y mi negocio. Pero no me queda otra opción que emprender acciones legales después de ocho años de abusos, que también se han dirigido contra mis hijos, y dado que no hay un final a la vista, haré lo que tenga que hacer", advierte Corinna, que asegura que unos supuestos agentes del CNI planearon "tirarme por un balcón".

La amiga emérito desvela uno de los episodios que vivió en 2012 junto a su asistente, Melissa Holloway. Según su versión, su vivienda en Mónaco estuvo ocupada durante más de un mes por unos presuntos mercenarios franceses y polacos.

Corinna revela que, supuestamente, el CNI le informó de que los mercenarios, contratados mediante una empresa de seguridad de Mónaco, estaban allí para su protección. Sin embargo, ella denuncia que su objetivo verdadero era ocupar su casa y eliminar documentos.

"Al principio, pensé que estos hombres me iban a tirar por el balcón. El hecho de que los mercenarios puedan ocupar un apartamento en Mónaco durante más de un mes y luego los agentes españoles pueden robar documentos con total impunidad, plantea preguntas muy serias sobre el principado", denuncia Corinna.

"Después de la intrusión del Servicio de Inteligencia en la habitación de mi hotel -añade-, me aterré particularmente cuando amenazaron mi vida y la de mis hijos al decir que no podían garantizar nuestra seguridad física".

Fuentes  próximas a los servicios de inteligencia consultadas por ESdiario dan por zanjado el incidente entre el CNI y Corinna y recuerdan que el caso está en los tribunales. Pero el dosier llega justo en medio de la tormenta desencadenada por el acceso de Pablo Iglesias al órgano político que supervisa el trabajo y los secretos de La Casa.

Y a nadie se le oculta que en tan delicado dosier que ahora se enreda, se encuentran todas las obsesiones de Podemos y de su líder: el Rey Juan Carlos, el excomisario José Manuel Villarejo, el general Félix Sánz Roldán y la misteriosa Corinna. Un coctel explosivo.

Comenta esta noticia