26 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Golpe al "espejismo" de Sánchez: el estado real del PSOE le hunde el verano

Pedro Sánchez y Susana Díaz, este domingo en la clausura del congreso del PSOE-A.

Pedro Sánchez y Susana Díaz, este domingo en la clausura del congreso del PSOE-A.

El líder socialista ha confirmado sus peores pronósticos tras el cierre del periodo congresual del partido. Todo está como estaba, y el susanismo, fortalecido, aguarda para el contraataque.

El PSOE cerró este fin de semana -a falta de los congresos de los socialistas madrileños, castellano-manchegos y aragoneses-la fase de sus cónclaves regionales que cierran la renovación del partido oficializada en el 39 Congreso Federal de junio, que aupó de nuevo a la Secretaría General a Pedro Sánchez. Y si algo ha quedado certificado en los congresos que desde el viernes se han celebrado en Andalucía, Valencia, Extremadura, Cantabria y La Rioja, es que la crisis del PSOE se ha cerrado en falso.

Y si algo debe tener claro el líder socialista antes de iniciar sus vacaciones estivales, es que ese 39 Congreso sólo ha servido para devolverle el trono de Ferraz. Pero ni hay un único mensaje estratégico, ni ha habido integración de sectores, y todas la espadas permanecen en alto hasta la primera cita con las urnas: las municipales y autonómicas de 2019.

Baste una imagen para resumir la coexistencia de dos PSOE, el viejo de Susana Díaz y el nuevo de Pedro Sánchez. Mientras los socialistas andaluces eligieron el himno de Andalucía para cerrar su congreso, los delegados sanchistas en el mismo entonaban... La Internacional.

El PSOE-A cerró su congreso con el himno de Andalucía y los sanchistas entonaron la Internacional

El susanismo abominó este sábado -y así lo quiso dejar de manifiesto la presidenta andaluza- de la nueva bandera de la plurinacionalidad que enarbola Sánchez. Y lo hizo a la misma hora en que su antiguo aliado, Ximo Puig, hacía un guiño empujando al PSPV a su versión más nacionalista.

Sánchez, además, pese a salir lanzado del 39 Congreso, tan sólo se ha anotado victoria menores en los cónclaves de Cantabria, Canarias, Castilla-León, y La Rioja. Pero sus grandes enemigos están igual de fuertes que antes.

Por si fuera poco la brecha que se mantiene abierta tras el periodo precongresual, entre los pedristas no ha dejado crecer desde el viernes el runrún sobre la espantada de Eduardo Madina. Muchos fieles al líder no acaban de creerse que el diputado vasco vaya a abandonar la política tan fácilmente.

"Yo, ya no reconozco a mi partido", se lamentaba recientemente Madina ante un reducido grupo de medios de comunicación, entre ellos ESdiario, en el Congreso. Pero los pedristas son conscientes -y así lo demuestran las ejecutivas leales confeccionadas por Susana Díaz, Vara o Puig- de que el susanismo no se ha rendido, simplemente ha retrocedido a sus cuarteles de invierno en busca de un mejor momento para contraatacar.

Madina, según ya adelantó este diario, ha preferido dar un paso a lado para no ser "cómplice" de una nueva estrategia política que el considera "suicida" para el PSOE. Pero tal como afirma un dirigente que le conoce bien: "Edu tiene alma socialista, si el partido le llama, no lo dudes, acudirá a la llamada".

Comenta esta noticia
Update CMP