21 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La inapropiada reacción de la madre de Sánchez al discurso inflamado de Lastra

En el centro de la imagen, la madre, el hermano y el padre de Sánchez.

En el centro de la imagen, la madre, el hermano y el padre de Sánchez.

La portavoz del PSOE en el Congreso no ha ahorrado en descalificaciones muy gruesas contra el PP, Vox y Ciudadanos, según ella unas derechas "extremas, desmesuradas y radicalizadas".

Adriana Lastra ha salido este domingo a morder. Los cantos al diálogo y a "tender puentes" de Pedro Sánchez han quedado sepultados bajo los exabruptos de su portavoz en el Congreso, que se ha liado a dentelladas contra el PP, Vox y Ciudadanos. 

A los tres ha acusado, incluso, de amenazar "de forma implícita, y hasta explícita" con un golpe de Estado. A las tres ha llamado "derechas extremas, desmesuradas y radicalizadas", que según Lastra "solo respetan la voluntad de los ciudadanos cuando los votan a ellos".

A Pablo Casado le ha recriminado que su partido es "una derecha que 40 años después sigue sin rechazar el franquismo y casi comportándose como ellos". Y que ha acabado "donde empezaron hace 40 años, de la mano de la extrema derecha". 

A Inés Arrimadas le ha afeado que el sábado, durante su intervención, se dirigiera a la bancada del PSOE para pedir "un valiente" que se atreviera a votar contra la investidura de Sánchez. "El ridículo que ha hecho usted alentando tamayazos...", le ha dicho. "No sé a qué tipo de diputados está acostumbrada a tratar usted, pero los nuestros ni son arribistas ni oportunistas. Si lo siguiente era traer una bolsa de dinero, se lo vamos a ahorrar".

Y a Santiago Abascal le ha augurado que su formación, Vox, "va a acabar en el vertedero de la historia". "No busquen más, la antiEspaña son ustedes". 

La madre de Sánchez ha seguido toda la jornada en la tribuna de invitados, como también su padre y el hermano del candidato del PSOE, David. 

En dicha tribuna está prohibido cualquier muestra de conformidad o disconformidad con la intervención del orador de turno, y de hecho hay ujieres que supervisan constantemente el correcto comportamiento de los invitados. No se permite aplaudir lo más mínimo, gesticular, ni hablar alto. No se permite, siquiera, hablar por teléfono.

Durante la inflamada intervención de Lastra, a Magdalena Pérez-Castejón se le han escapado algunos golpes en la barandilla en varios momentos en señal de aplauso. Por ejemplo, cuando la portavoz del PSOE en la Cámara le ha espetado al PP "¡Ya basta de hipocresía!" después de recriminar a los populares y a sus socios de UPN que en 1993 buscaran un acuerdo presupuestario con Herri Batasuna en Navarra. 

Comenta esta noticia
Update CMP