13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los mejores amigos de Otegi en Cataluña se presentarán al 10-N

La formación independentista de corte radical CUP anuncia que lo hacen para "impedir cualquier gobernabilidad" del Estado.

El panorama político que se dibujará tras las elecciones generales del próximo 10 de noviembre se vuelve, desde este sábado, más impredecible aún de cara a posibles pactos para la formación de un Gobierno. Y todo porque los independentistas más radicales,  los que primero se fotografiaron con Otegi antes de que Bildu se aliara con ERC, y que están estrechamente vinculados a los CDR, han decidido competir en estos comicios para seguir luchando por la república catalana desde el mismo corazón del Estado.

Efectivamente, la CUP, el incalificable partido maoísta e independentista catalán que estaba viviendo sus horas más, con su lideresa Anna Gabriel desaparecida en Suiza pese a que no tiene causas judiciales graves en España y un hundimiento electoral que le llevó a no participar siquiera en los comicios del 28-A, sí ha decidido hacerlo en los del próximo 10 de noviembre. Y con un objetivo claro: "Impedir cualquier gobernabilidad del Estado".

Así lo ha anunciado esta misma mañana, en una rueda de prensa, la miembro del secretariado nacional Mireia Vehí ha anunciado que "por primera vez en su historia, la izquierda independentista y la CUP decide presentarse a las elecciones españolas", una decisión que no ha sido fácil, ha dicho.

Vehí ha asegurado que hay una situación de excepcionalidad y ha lamentado: "Cada vez tenemos más presos políticos, cada vez tenemos más personas detenidas, más personas represaliadas por el Estado español".

La CUP "no hará ningún tipo de política, ni garantizará ningún tipo de gobernabilidad, si no hay el reconocimiento al derecho a la autodeterminación y la amnistía para todas las personas represaliadas", ha sostenido Vehí.

 

"Impugnar el régimen""

Vehí ha asegurado que hay una situación de excepcionalidad y ha lamentado: "Cada vez tenemos más presos políticos, cada vez tenemos más personas detenidas". Y ha explicado que la CUP ha dado este paso "en tiempos de expulsar a los comunistas de las instituciones, en tiempos de feminicidios, en tiempos de represión", y lo hace para impugnar a la monarquía, al régimen y a cualquier institución que vaya en contra de la capacidad colectiva de decidir el futuro, en sus palabras.

Vehí ha subrayado que se centrarán en "defender el derecho a la autodeterminación, la amnistía para las personas represaliadas, y la conquista de derechos".

Ha negado que la izquierda independentistas haya hecho nunca política institucional "para hacer un juego de sillas", y ha asegurado que se presentan para decirle al Estado que deje de detener a su gente.

"Hemos venido a que la CUP se multiplique por millones", y ha sostenido que la excepcionalidad también está en las fronteras, y que cada vez mueren más personas en el mar, de lo que ha responsabilizado a la Unión Europea, a la que ha acusado de hacer una política genocida.

 

Elecciones 28-A

La militancia de la CUP, tras un debate y una votación en un Consell Polític extraoridinario, decidió no concurrir a las elecciones generales del 28 de abril y la formación quedó apartada del foco mediático político.

Sin embargo, Poble Lliure, la corriente política englobada en la Crida Constituent con la que la CUP se ha presentado a elecciones, decidió presentarse al 28A, bajo las siglas de la coalición electoral Front Republicà (FR).

En esa coalición, además de Poble Lliure, se sumaron Piratas de Cataluña y Som Alternativa, el partido del exsecretario general de Podem Cataluña Albano Dante Fachin, al que situaron como cabeza de lista de FR.

Fachin ha lanzado esta semana un video en las redes sociales en el que llamaba a JxCat y ERC a hacer un "frente unitario" para conseguir tener más fuerza en las elecciones generales del 10 de noviembre, y plantea al independentismo presentarse con unos puntos en común.

Esta idea choca con la decisión que el Consell Polític Extraordinari de la CUP ha tomado este sábado de presentar una candidatura propia.

Esta decisión, de traducirse en los votos suficientes para que los cuperos tengan representación en las Cortes españolas atomizaría aún más la presencia en Madrid de los independentistas. Y se desconoce el impacto que tendría sobre las otras formaciones que promovieron el golpe de Estado del 1 de octubre de 2017, la ERC de Oriol Junqueras y Junts per Catalunya.

 

Comenta esta noticia
Update CMP