12 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Pero puede ser candidato en las Generales Junqueras estando en la cárcel?

Oriol Junqueras, declarando como acusado en el Tribunal Supremo

Oriol Junqueras, declarando como acusado en el Tribunal Supremo

El líder de ERC será candidato a las Generales y a las Europeas, sin dejar de ser diputado autonómico y estando en prisión preventiva. ¿Permite la ley ese laberinto político?

 

 

Oriol Junqueras será el candidato de ERC a la presidencia del Gobierno de España, solo un mes antes de volver a serlo a las Europeas y, en ambos casos, sin abandonar su escaño en el Parlamento Autonómico de Cataluña, al que no puede acudir por estar en prisión preventiva por un delito de rebelión contra la Constitución que, irónicamente, le permite ostentar todos esos puestos.

Es una situación kafkiana que lleva a preguntarse si de verdad todo eso es posible o, por contra, responde a una inviable estrategia de su partido de embarrar el terreno de juego para, a continuación, elevar la melodramática queja sobre la represión política que tanto gusta airear a los independentistas.

 

Pero la respuesta es que sí es posible ser diputado regional, candidato a las Generales y a las Europeas y estar encima en prisión preventiva. Los derechos como elegible de Junqueras no peligran por su situación procesal y, mientras no haya una condena que le inhabilitaría como cargo público amén de confinarle en presidio, puede encabezar a ERC cuantas veces quiera sin perder su escaño autonómico.

Es decir, la aborrecida Carta Magna española es, en realidad, la mejor plataforma electoral del líder soberanista, que ha participado en hasta ocho votaciones electorales distintas, una cifra nada desdeñable para quien se queja amargamente de lo difícil que es votar supuestamente en España: él ha podido ser cabeza de cartel en comicios municipales, autonómicos, nacionales y europeos y para todos ellos le han elegido los catalanes sin ninguna cortapisa.

Pero ser elegible no significa que, al ser elegido, se puedan ostentar todos los cargos. Llegado el momento de tomar posesión, Junqueras se tendrá que decidir: no es compatible ser eurodiputado en Bruselas y diputado en Madrid, como tampoco lo es ocupar cualquiera de ambos escaños y mantenerse en el Parlament catalán.

Deberá elegir

Así que, llegado el momento, Junqueras deberá elegir uno de los tres: la única compatibilidad existente entre dos cargos institucionales es la que hay entre ser diputado autonómico y miembro del Senado, por aquello de que ésta es la cámara de representación territorial y delega incluso en las Comunidades Autónomas la designación directa, sin pasar por las urnas, de un número determinado de senadores.

Quizá por todo esto Gabriel Rufián está destinado a ser el número dos en las Generales y, con la salida de Joan Tardá, cara visible de ERC en la Carrera de San Jerónimo: Junqueras es un mensaje electoral viviente para los suyos, pero a la hora de la verdad muy probablemente se quede en Cataluña como candidato -si no está condenado en firme ya- en las Autonómicas, previstas para 2021... si no se adelantan también.

Comenta esta noticia
Update CMP