23 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Cómo proteger la piel del pecho del sol

Si no quieres marcas del bikini, aprende a proteger esta piel tan delicada

Vale, estamos mentalizados de que para tomar el sol debemos proteger nuestra piel, pero hay zonas que son mucho más sensibles que otras y la del pecho es especialmente frágil. Si eres de las que no quiere tener marcas y se tapa lo menos posible cuando quiere broncearse, presta atención a este artículo porque te explicamos qué debes hacer para no correr riesgos.

En primer lugar tienes que tener en cuenta que se trata de un piel que siempre está tapada y que, por lo tanto, no recibe el sol de manera gradual. Además, es muy fina, por lo que las quemaduras en esa zona resultan muy dolorosas.

Si estás decidida a hacer topless debes preparar la piel de la zona en casa. Es fundamental que esté muy bien hidratada y que apliques un producto rico en antioxidantes que evite el envejecimiento en la zona.

Al tratarse de una zona tan sensible, es fundamental que no expongas tu pecho al sol más de 15 minutos al día, aunque ya lo tengas con color,  y que utilices un factor de protección alto (SPF 50) y en formato crema, preferiblemente la misma que uses para la cara, aunque en el resto del cuerpo prefieras utilizar otra loción. Además, en los pezones la piel es aún más delicada, por lo que tendrás que ser muy generosa con la cantidad que aplicas. 

Por cierto, que el color de tus pezones es el mejor indicativo para saber si te conviene exponer tus pechos al sol: si la areola es rosada, ten mucho cuidado porque indica que eres propensa a las quemaduras; a más concentración de melanina, menos peligro de sufrir daños.

Después del sol sigue la misma rutina que con el resto del cuerpo: una ducha fresca, una limpieza suave y una hidratación con una crema específica para después del sol que te permita recuperar tu piel de todos los daños que haya podido sufrir a lo largo del día. es muy interesante aplicar a diario una crema reafirmante ya que el sol acelera el envejecimiento y el descolgamiento de las mamas.

Como paliativo, es muy efectivo el aloe vera que te puedes aplicar directamente cuidando de evitar los pezones aunque también puedes optar por una crema que lo contenga entre sus ingredientes

En caso de que nos hayamos pasado de exposición, aunque sea leve, lo mejor es utilizar una pomada de farmacia especifica para quemaduras y no volver a exponer el pecho al sol ya que la piel tiene memoria y el efecto de los rayos solares es acumulativo.

Comenta esta noticia
Update CMP