20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Quien paga manda: así defendía por precio Iglesias a HispanTV

La cadena iraní mantiene un acuerdo con la chavista TeleSur.

La cadena iraní mantiene un acuerdo con la chavista TeleSur.

Desde sus comienzos la comunidad judía española mostró su preocupación por los contenidos del canal. Pero al líder de Podemos no le importó. Al fin y al cabo, era un altavoz bien retribuido.

La existencia de una investigación de la UDEF sobre la financiación del núcleo duro de Podemos ha vuelto a poner de manifiesto la alargada sombra de Irán en el entorno de los creadores del partido morado. Una sombra proyectada a través de un polémico canal como HispanTV, vinculado al régimen de los ayatollahs, y que ha estado en la picota de organizaciones judías por su carácter propagandístico contra el Estado de Israel. 

La conexión entre algunos de los fundadores de Podemos y la cadena televisiva es antigua y se remonta a las primeras emisiones de HispanTV en España. Desde entonces, una línea ha marcado la posición de este núcleo, con Pablo Iglesias a la cabeza: la de servir a los intereses de Teherán a cambio de una remuneración, como ya demostró en su momento El Semanal Digital -antecesor de ESdiario- con un documento irrefutable

Lo que antes de la fundación de Podemos eran negocios particulares del entramado mediático vinculado a Iglesias, ahora está en el ojo del huracán para saber si los ingresos -cifrados en varios millones de euros- han servido en los últimos años para potenciar al partido morado.

En todo caso, algo sí está claro: en la gran lucha geopolítica que tiene lugar entre Arabia Saudí, Irán e Israel, Iglesias ha puesto Podemos al servicio de los ayatollahs. 

Hace tan sólo unos días el área internacional del partido morado, capitaneada por el ministro de Exteriores Pablo Bustinduy, abogaba por cancelar un viaje de los Reyes a Arabia Saudí anunciado por el embajador de la monarquía wahabitta para mediados de febrero. 

Podemos solicitaba dicha medida apenas poco después de una serie de ejecuciones en la teocracia saudí que incluyeron a un destacado clérigo chiita, lo que despertó la cólera iraní. Los de Iglesias argumentaban la falta de derechos humanos y la actitud de Ryad en la promoción de radicales islamistas. Y no le faltaba razón. 

El problema es que una condena con la misma contundencia del régimen iraní no ha estado en la agenda podemita. Algo que no sorprende si se tiene en cuenta que Iglesias sigue contando con un espacio mediático propio en el canal de propaganda HispanTV que, además de promoción, le ha generado buenos ingresos. 

Una defensa por interés

La cadena ha pasado épocas difíciles e Iglesias siempre estuvo ahí para defenderla. En enero de 2013 el Gobierno de la Comunidad de Madrid, en base a una directriz de la Unión Europea, suspendió las emisiones. Al futuro líder de Podemos le faltó tiempo para montar una emisión dedicada a la cuestión enfocada como un intento de censura y contraponiendo HispanTV a Intereconomía y sus polémicas, como puede verse en un vídeo colgado en YouTube.

En la introducción al programa Iglesias hablaba de "los que defendemos los derechos humanos", lo que contrasta precisamente con la situación que se vive en Irán.

En el programa no sólo apareció la diputada de IU Ascensión de las Heras, que llevó el cierre de las emisiones al Congreso con una batería de preguntas y apuntó a la existencia de lobbies judíos, sino también el responsable de Canal 33, Enrique Riobóo, con quien entonces Iglesias y la televisión iraní mantenían excelentes relaciones, y que acusó al Gobierno de "censura" y de "veto". 

También apareció uno de los futuros hombres de confianza de Iglesias en Podemos, Rafael Mayoral, criticando la doble moral de España. Incluso un "analista de política internacional" llamado Raúl Rubio señaló el corte de emisiones como "parte de la brutalidad que está haciendo con su propio pueblo" el Gobierno español.

De Irán a Caracas y al País Vasco

En el espacio televisivo con marchamo iraní, el Iglesias auténtico -anterior a su papel como secretario general de Podemos- dejó algunas perlas de las que le persiguen. "Entender que la paz no es más que el resultado de una guerra. Así entendieron en ETA la política, e hicieron una guerra que apenas ha terminado", aseguró en una emisión en la que también dejó otra frase de talante democrático dudoso: "Lo que se pierde en los campos de batalla no se gana en los parlamentos". 

Y es que el mundillo abertzale ha estado muy presente en HispanTV desde sus orígenes. La cadena ha dado seguimiento a las cuestiones relacionadas con ese sector, lo que le ha valido expresiones de solidaridad. 

Cuando tuvo lugar el cierre ya mencionado, en enero de 2013, el diario abertzale Gara publicó un artículo titulado El Gobierno del TDT Party contra la emisión de la cadena Hispan TV, en el que comparaba la medida con los cierres de Egin y Egunkaria y se hacía eco de presuntas presiones de un "lobby sionista" estadounidense, el Comité Judío Americano, al ministro de Exteriores o del supuesto papel de un empresario francoisraelí de telecomunicaciones, Michel de Rosen, en el cierre. 

Argumentos, por cierto, presentados por una voz en off en el programa que le dedicó Iglesias a la cuestión tiempo después.

Entre documentales sobre "la nueva izquierda abertzale"y coberturas a actos por los "presos vascos" en Buenos Aires, la cadena da cancha de forma habitual al corresponsal de Gara en Madrid, Alberto Padilla. También al de la cadena propagandística chavista, TeleSur, Jacobo Rivero, amigo personal de Iglesias

Alarma por antijudaismo

Porque HispanTV mantiene un convenio de colaboración con TeleSur que potencia sus emisiones en Hispanoamérica, trufadas de referencias antiisraelíes denunciadas por varias asociaciones que siguen con detenimiento los casos de antijudaismo. 

La más reciente, de hace apenas unos meses, la emitió el Centro Simon Wiesenthal por una información que vinculaba a Israel con tráfico de bebés a través de la ayuda humanitaria a Nepal. 

Pero ya antes el Informe sobre Antisemitismo en España 2012, redactado por el Observatorio de Antisemitismo de la Federación de Comunidades Judías de España y el Movimiento contra la Intolerancia, señalaba que "el canal iraní incluye prácticamente todos los días una información de contenido judeófobo, negacionista y antiisraelí" poniendo como ejemplo "El Holocausto, la mentira más negra en la historia". 

Comenta esta noticia