El Ayuntamiento respalda a las AMPAS para no firmar ‘la declaración de Marzà’

El alcalde de Alicante considera que "la actitud de Marzà es inadmisible"

El alcalde de Alicante considera que "la actitud de Marzà es inadmisible"

CONCAPA, COVAPA y FAPA Gabriel Miró se niegan a eximir a Marzá de toda responsabilidad ante rebrotes durante el curso escolar y rechazan las presiones del Consell sobre el absentismo escolar

Las familias alicantinas de la educación pública y concertada están escandalizadas por las presiones que reciben del Conseller de educación Vicent Marzà y por la “ley mordaza” que la Consellería ha impuesto en los colegios para que no hablen ante posibles fallos en las medidas de seguridad o la falta de medios. Los padres y madres no quieren hacerse responsables de los posibles rebrotes en los centros escolares y se niegan a firmar la declaración responsable que la Consellería reclama a las familias, para eximir al Conseller de cualquier culpa.

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, y la concejala de Educación, Julia Llopis, han recibido a los representantes de las asociaciones de madres y padres, tanto de la educación concertada como de la pública, ante el 'portazo' que les ha dado la Conselleria de Educación. Los presidentes de la Confederación Católica de Madres y Padres de la Provincia de Alicante (CONCAPA), Javier Rubio; de la Confederación Valenciana de AMPAS (COVAPA), Sonia Terrero, y de la FAPA Gabriel Miró de la provincia de Alicante, Julián Navarro, han acudido al consistorio alicantino ante la falta de atención del departamento del conseller Vicent Marzà, para buscar un altavoz para hacer llegar a la Conselleria las preocupaciones de las madres y padres por la incertidumbre generada por la Generalitat ante el inicio del curso escolar.

El alcalde considera que "la actitud de Marzà de eludir su responsabilidad y derivarlas a los padres es inadmisible, más si se realiza con amenazas y coacciones para que los padres asuman una responsabilidad que no les corresponde, remitiendo a los centros una circular que es una 'ley mordaza' para que no se denuncien carencias o falta de medidas" u obligando a las madres y padres a firmar una declaración responsable para que asuman toda la responsabilidad en caso de contagio, pues es su responsabilidad".

El Secretario Técnico de Concapa, Rafael Araujo, ha denunciado "que desde Concapa no vamos a permitir las amenazas que desde la Conselleria nos están virtiendo a los padres por el asunto del absentismo escolar. El conseller Marzà tiene que saber que la declaración responsable no solo no la vamos a firmar sino que los padres que se sientan perjudicados o amenazados le vamos a ofrecer el asesoramiento jurídico necesario. No vamos a permitir un inicio del curso escolar donde se ponga en riesgo la salud de nuestros hijos y familiares, porque desde la Conselleria no solo no se nos ha escuchado sino que se nos ha intentado eliminar del tablero de juego. Hemos hecho propuestas como la jornada partida en turnos de mañana y tarde, por la mañana Infantil y Primaria y por la tarde Secundaria, hemos propuesto que empiece cada semana dos niveles de cursos, nos preocupa la enseñanza online y que la Conselleria no tome la iniciativa ante situaciones como la de los rebrotes con unos planes de contingencia que derivan toda la responsabilidad en los directores de los centros". 

Sonia Terrero, presidenta autonómica de COVAPA, ha mostrado su agradecimiento al ayuntamiento de Alicante "por recibirnos y ser ellos los que están escuchando y apoyando a las familias, cosa que la Conselleria las ha abandonado, y creemos que cuando se asume un cargo es para mantener esa responsabilidad hacia las personas y las familias. Por supuesto, queremos ese sistema online y evitar esa saturación en las aulas, pues no podemos limitar en la sociedad reuniones de diez personas y meter en un aula hasta 27 alumnos. Eso no es una prevención señor Marzà, por tanto asuma su responsabililidad, cumpla con escuchar a las familias y no hable de ningún consenso cuando nunca nos ha convocado sobre el traslado de las medidas del COVID a las aulas, nunca nos ha consultado, ni llevado el asunto a un órgano colegiado, ni ha habido aceptación desde la Conselleria de las propuestas hechas desde las confederaciones y federaciones de AMPAS".

Peticiones de las AMPAS

Las peticiones de las AMPAS ante el inicio del curso escolar se detallan en seis puntos:

- En primer lugar, rechazan que el Consell se quite de en medio y descargue toda la responsabilidad en los padres sobre la seguridad de sus hijos, por lo que se niegan a firmar el documento de declaración responsable que se les exige desde el gobierno valenciano.

- En segundo lugar, exigen que la Conselleria de Educación les escuche. "Hemos venido al Ayuntamiento porque no nos escucha la Generalitat, ni ha habido diálogo ni consenso desde la reunión de mayo en la que únicamente se habló del calendario escolar", ha explicado. En este sentido, piden un inicio del curso escolar con un horario partido y una incorporación progresiva por niveles, así como la incorporación necesaria de las clases online.

- En tercer lugar, han mostrado su preocupación por el conflicto que el Consell está generando por el absentismo escolar. "Es incomprensible que se amenace a los padres por el absentismo escolar cuando no se están adoptando las medidas de seguridad que garanticen que no hay riesgo, y se antepone la obligación de asistencia a clase por encima del derecho fundamental a la salud" han señalado los presidentes de las AMPAS.

- En cuarto lugar han rechazado las instrucciones del Consell impiendo a los centros escolares una 'ley mordaza' para que ni informen, ni asesoren a los padres, ni se hagan declaraciones.

- En quinto lugar, han mostrado su preocupación por la falta de medidas, muchas de las cuales han sido propuestas por la comunidad científica, como pueda ser la figura de la enfermera escolar -pedida por el pleno municipal-, el establecimiento de planes de contingencia COVID, la regulación de los comedores escolares, disposición de las aulas, uso del aire acondcionado, actividades extraescolares o la distribución del profesorado y alumnos en grupos de riesgo y alto riesgo como medida preventiva.

- Y en sexto lugar, han manifestado su preocupación por el retraso en la resolución de las alegaciones pendientes de las matrículas ante la incertidumbre que genera en madres e hijos, así como la matriculación sobrevenida, que en Alicante superó los 1.500 alumnos el pasado curso, cuyos padres no saben qué va a pasar y dónde van a poder estudiar sus hijos. 

Esta es la carta remitida por la Consellería a los centros educativos de la Comunidad Valenciana

Comenta esta noticia
Update CMP