| 17 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en Jávea.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en Jávea.

Una innovadora app ayuda al "cuidado necesario” del ecosistema marino

El president de la Generalitat, Ximo Puig, aboga por la alianza público-privada para avanzar en medidas que garanticen la sostenibilidad.

| Sonia García Edición Alicante

La Fundación Oceanogràfic, en colaboración con el fondo solidario 'Mediterranean Fund' de Banca March y La Ciutat de les Arts i les Ciències, ha presentado en Jávea una nueva aplicación móvil que, bajo el nombre de 'Projecte Posidònia', informará a los usuarios náuticos de la presencia de praderas de posidonia en el litoral de la Marina Alta, con el objetivo de fondear de manera responsable y prevenir dañar la planta marina, cada vez más amenazada.

La herramienta funciona con tecnología de geolocalización, por lo que cuando una embarcación se encuentre en un área con presencia de praderas de posidonia, el usuario recibirá una notificación en su teléfono móvil alertando de la prohibición de fondear. La app es de acceso gratuito para smartphones a través de la cual se accede a una cartografía de detalle de los fondos marinos de la Marina Alta. En ella se incluye la totalidad de espacios marinos de la Red Natura 2000 existentes en este espacio geográfico, lo que abarca 9.500 hectáreas de fondo cuya tipología de hábitats sumergidos ha sido actualizada para favorecer su conocimiento y conservación.

Para realizar esta estudio cartográfico, el personal técnico de la Fundación Oceanogràfic ha hecho uso de un sónar de barrido lateral y prospección videográfica, una herramienta que proporciona imágenes digitales de alta precisión del fondo marino para identificar la ubicación exacta de las praderas de posidonia oceánica, distinguir entre diferentes tipologías de fondos marinos y poder así elaborar el cartografiado final.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha participado en el Club Náutico de Jávea en la presentación de la app ‘Projecte Posidènia”, impulsada por la Fundació Oceanogràfic con el apoyo de Banca March a través de Mediterranean Fund, una iniciativa que ha considerado un ejemplo de colaboración entre los sectores público y privado para preservar la biodiversidad.

La Ciutat de les Arts i les Ciències y la Fundación Oceanogràfic han promovido esta aplicación para teléfonos inteligentes, que permite identificar las praderas de fanerógamas marinas -y, especialmente, la posidonia oceánica- para facilitar un uso sostenible de los espacios y evitar los fondeos que puedan afectar a este hábitat protegido. 

"No hay alternativa a la lucha contra el cambio climático"

“No hay un planeta b”, ha recordado el responsable del Consell, que ha señalado que las medidas para atajar la crisis climática “deberían formar parte de un consenso general”, y ha señalado que, al menos en el ámbito de la Comunitat Valenciana,  “sería bueno que lo aplicáramos”.

El president ha subrayado que la Comunitat Valenciana mantiene una “relación muy estrecha” con las Islas Baleares en la protección del ecosistema marino para el desarrollo de iniciativas como esta, así como para implantar otras medidas relacionadas con la Economía Azul, y ha recordado en este sentido que se celebrará próximamente otra cumbre entre ambas autonomías, en esa ocasión en territorio valenciano.

Puig ha señalado que el Mediterráneo es un ecosistema vulnerable que tiene un “valor inestimable” y que ha sido maltratado, y ha agregado que resulta necesario realizar actuaciones para darle “el cuidado necesario”. Todas aquellas personas que tienen derecho a disfrutar de este mar, tienen también el deber de cuidar de él, ha indicado el president, que ha animado a hacer uso de esta nueva aplicación para cuidar de las praderas de posidonia, un elemento clave para preservar la riqueza marina.

El ‘Projecte Posidònia’ tiene una duración de dos años y consta de una fase técnica, destinada a completar el cartografiado submarino del litoral de la Marina Alta, que ya ha finalizado; y de una fase interpretativa, destinada a la sensibilización y concienciación en los municipios adyacentes a la zona de estudio.

La Comunitat Valenciana cuenta con la segunda mayor extensión de praderas de posidonia del Mediterráneo español, solo por detrás de Islas Baleares, y corresponde a la provincia de Alicante en torno al 76 % de esta extensión. La actuación aportará una referencia importantísima para monitorizar la evolución de estas praderas, reconocidas como hábitat prioritario por la UE y servirá, a su vez, como herramienta de gestión y planificación de espacios y como vehículo para promover prácticas sostenibles.