| 27 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La Volvo Ocean Race, una gran oportunidad de negocio para Alicante

La Volvo Ocean Race ha abierto sus instalaciones al público y pone a Alicante en el mapa internacional durante unas semanas.

| J.P.A. Edición Alicante

Alicante se ha vestido de largo para recibir con los brazos abiertos una nueva edición de la Volvo Ocean Race. Se calcula que más de 300.000 turistas visitarán la ciudad durante las dos semanas que dura el evento. De hecho, ya ha habido la visita de grandes cruceros con miles de turistas que van a disfrutar de la ciudad durante estos días.

El Puerto de Alicante, el gran olvidado durante casi todo el año, se convierte en el centro de una ciudad que intenta aprovechar este acontecimiento para ser la capital mundial de la vela. Por cuarta vez la capital alicantina es de nuevo el punto de encuentro para la vela mundial y el centro de todas las miradas.

Con la apertura de el Race Village el pasado miércoles, acto al que acudieron el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri; el presidente de la Diputación, César Sánchez; el alcalde de Elche Carlos González, entre otros, se da el pistoletazo de salida a un evento que va a dejar en los negocios locales, sobre todo en la hostelería y el comercio, cuantiosos ingresos. Además, como casi siempre, el tiempo acompaña con temperaturas aún veraniegas, pese a estar ya en otoño.

El presidente de la Diputación, César Sánchez.

Atrás quedan las disputadas partidistas que estuvieron a punto de enturbiar una Volvo Ocean Race que, sin duda, da prestigio internacional a la ciudad. Incluso tuvo que venir de urgencia el presidente de la Generalitat a apagar el fuego y dar un empujón al evento cuando sus compañeros de viaje en el Gobierno valenciano, en concreto Compromís, pusieron limitaciones al comercio local, prohibiendo la apertura de festivos y domingos en pleno acontecimiento lúdico-deportivo alicantino.

La gota que rebosó el vaso fue la actuación del vicealcalde de Alicante Miguel Ángel Pavón (Guanyar) cuando ordenó el cierre el complejo de ocio que iba a acoger a los invitados del Consell en la Volvo, el cierre de Marmarela. Denuncias de por medio, mucho ruido, y al final una calma "interesada" para intentar que la edición sea un éxito.

Sin embargo, pese a todo el ruido que ha habido en esta prueba, al final el Consell ha echado el resto. La inversión supera los 22 millones, para que todo sea un gran acontecimiento (Alicante ejerce la bicapitalidad de la Comunidad durante unos días). Recordar que todo ha costado mucho trabajo porque los socios de gobierno del PSPV, tanto en Alicante como en Valencia, no les gusta este tipo de eventos, y no se han mostrado entusiasmados en los prolegómenos.

Y otro punto, la seguridad, está garantizada. Durante estos días más de un millar de agentes de los Cuerpos de Seguridad del Estado vigilarán todo el entorno de la prueba, tanto en tierra como en el mar. Un espectacular despliegue reforzado tras los atentados de Cataluña de agosto. Esta semana misma el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, visitó las instalaciones para comprobar que todo salga como está previsto. Alicante tiene una nueva oportunidad de vender su imagen  internacionalmente.