| 06 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Una Feria de 5 estrellas con un público que apenas alcanzó el aprobado

El esfuerzo de Eventos Mare Nostrum con toros y toreros merecía una mayor respuesta por parte de la afición joven

| Blas de Peñas Edición Alicante

Tiempo de meditación. De análisis. De reflexión. De estudiar lo que se ha hecho bien y lo que se hizo mal. De ver si toros y toreros respondían a las expectativas de los aficionados, no sólo de Alicante y provincia, sino de toda España. Y un mes después de finalizada la Feria Taurina de 5 estrellas es oportuno mirar atrás y ver si los resultados cumplieron el objetivo buscado. Examinar si el esfuerzo de Eventos Mare Nostrum, la empresa dirigida por Nacho Lloret y David Caballero, recibió la respuesta esperada por parte de la afición. Particularmente pienso que sí, aunque con reparos. Reparos ante la respuesta de los jóvenes, de la afición joven, y de todos aquellos aficionados que años atrás protagonizaron llenos espectaculares y dieron valor a la frase 'sol y moscas'. Porque en la Feria de 5 estrellas no hubo ni sol ni moscas en el tendido de los pobres del coso de la Plaza de España.

 

Varios son los elementos y motivos que se ponen encima de la mesa para explicar la ausencia de la afición en los tendidos de sol. Se habla, y con razón, del fuerte calor provocado por estos cambios climáticos que sufre el mundo por culpa de quién sabe quién. Que había que echarle valor para sentarse sobre el cemento con casi cuarenta grados rozando los termómetros. Y que quizá hubiera sido más acertado retrasar el horario como se hace en muchas plazas del sur de España. Aunque se cabrearan los periodistas gráficos. Y ellos ya me entienden.

Claro que, a lo anterior, habría que añadir, como factor importantísimo, el precio de las entradas. Un precio acorde a cualquier espectáculo musical que llena hasta los topes los recintos donde se celebran. Que lo llenan sobre todo de jóvenes. Y ahí hay una clave. Los jóvenes. Se gastan 70 euros en ver a este o aquel grupo musical pero ni pasa por sus cabezas hacerlo para ver un festejo taurino. Cómo cambiar su tendencia.  Cómo conseguir que la juventud acuda a una plaza de toros a presenciar un espectáculo que no sea musical y orientarlos hacia la Fiesta Nacional. 

 

Lo cierto es que durante los seis festejos que organizaron Nacho Lloret y David Caballero para la Feria de Hogueras 2022 no se alcanzó el lleno total en ninguno. Ni en la tarde de San Juan, día grande de las fiestas, con un cartel que años atrás hubiera puesto el  ´no hay billetes´. Festejo a festejo nunca se sobrepasó los tres cuartos de aforo. Y en el mejor de los casos, como fue la corrida del día 23, con Fandi, Manzanares y Roca Rey en el cartel, se superaron los tres cuartos pero no se llegó al completo. El esfuerzo de Eventos Mare Nostrum merecía algo más. Pero la afición, y el bolsillo, mandan. Afortunadamente, la Feria de 5 estrellas es una labor empresarial que dará sus frutos en próximas cosechas. Al menos, así lo esperamos quienes desde un principio aplaudimos la valentía de Lloret y Caballero y el apoyo incondicional del Ayuntamiento de Alicante a través de su concejalía de la Plaza de Toros, que ostenta la edil  Mari Carmen de España.

Un mes después al punto y final de la Feria Taurina de Hogueras, con el añadido del próximo 7 de agosto con José Tomás en los carteles, quizá sería aconsejable pedirle a los empresarios que para próximos acontecimientos taurinos busquen la fórmula mágica que lleve a la gente joven a la plaza. En abonos especiales, en rebaja del precio de las entradas, en combinaciones entre espectáculos taurinos y musicales, que la propia Eventos Mare Nostrum organiza en el mismo coso de la Plaza de España. Fórmulas imaginativas para temporadas próximas que contribuyan a ver la plaza llena, con alegría, con sabor a años pasados, con carteles de ´entradas agotadas´. En su mano está. Y en ellos confiamos. Porque no hay nada más triste y decepcionante para un buen aficionado ver media plaza vacía y sobre el albero un trío de figuras que se van a jugar la vida delante de un toro. Sí, en ellos confiamos.