| 17 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Audiencia Provincial de Alicante
Audiencia Provincial de Alicante

Condenado a 18 años de cárcel por amenazar, violar y robar a su pareja

El agresor y la víctima habían iniciado una relación sentimental dos semanas antes, pero tras una discusión el hombre la insultó y la increpó violentament

| Redacción Alicante Edición Alicante

La sección primera de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a un hombre de 43 años a una pena de 18 años de prisión por violar y robar a su pareja en marzo de 2020 en el domicilio de la víctima en el barrio de San Blas, en la capital.

En concreto, la sentencia, consultada por Europa Press, le condena a un año de cárcel por un delito de amenazas, trece por violación con uso de armas y cuatro años y cuatro meses de cárcel por robo con intimidación. Del mismo modo, se ha decretado una orden de alejamiento de 500 metros por más de 20 años y deberá indemnizar a la víctima con la cantidad de 18.200 euros por responsabilidad civil.

Tormentosa relación

El fallo establece que ha quedado probado que entre los días 14 y 15 de marzo de 2020, nada más iniciarse el confinamiento por la pandemia de coronavirus, el acusado, natural de Cieza (Murcia), estaba en el domicilio de la víctima con la que mantenía una relación de pareja sin convivencia desde hacía unas dos semanas en Alicante, cuando, después de comer, se produjo una discusión entre ambos en el transcurso de la cual el procesado se puso agresivo y profirió contra la víctima expresiones como "sinvergüenza" y otros insultos.

 

Tras abandonar el domicilio, el acusado la esperó y la abordó en el rellano del domicilio de manera sorpresiva con un cuchillo. No obstante, la víctima se refugió en una tienda y pidió ayuda por teléfono a dos amigos, quienes acudieron para mediar en la discusión y calmar al acusado. Finalmente, los cuatro se fueron a cenar a casa de los testigos, donde tuvo lugar una nueva discusión entre ambos.

A la mañana siguiente, cuando la víctima se disponía a salir de su casa, de nuevo el procesado la asaltó con una navaja y la obligó a entrar de nuevo al domicilio para agredirla sexualmente. Tras ello, el procesado rebuscó por las dependencias de la vivienda y se apoderó de diversos objetos y joyas valoradas en casi 10.000 euros, todo propiedad de la víctima.

 

En su declaración, el hombre negó en un primer momento la violación y aseguró que esa noche se había marchado a Cieza. No obstante, tuvo que cambiar esa versión durante el juicio debido al hallazgo de restos de semen en el cuerpo de la víctima. Así, aseguro qué regresó a la vivienda de la mujer al día siguiente y, a petición de ella, allí mantuvieron relaciones sexuales consentidas.