| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Imagen de la ceremonia de investidura de los galardones. Foto/ Gaspar Poveda
Imagen de la ceremonia de investidura de los galardones. Foto/ Gaspar Poveda

Investidura de caballeros de la Real Orden de San Antón 2023

Tomás Abadía, Antonio Martínez Murcia, Esperanza Meseguer Navarro y la Asociación de Comerciantes del Municipio de Orihuela (ACMO) han sido los Caballeros, Dama e Institución 2023.

| Redacción Orihuela Edición Alicante

El monumental marco de la iglesia del Colegio diocesano Santo Domingo (Universidad Histórica de Orihuela) fue un año más el escenario de la ceremonia de investidura de nuevos Caballeros, Dama e Institución de la Real Orden de San Antón: Tomás Abadía Vicente, abogado, y durante veinticinco años administrador principal de la UE; Antonio Martínez Murcia, investigador científico; Esperanza Meseguer Navarro, neuroeducadora y optometrista; y Asociación de Comerciantes del Municipio de Orihuela (ACMO), representada por su presidente Ascensio Pérez Ruiz.

Tras la lectura del acta del Capítulo de Gobierno de la Real Orden de San Antón a cargo de su canciller-secretario Julio Calvet Botella, el maestre de la misma, Antonio Luis Galiano Pérez, detalló los méritos que concurren en los distinguidos y resumió la actividad más relevante realizada por los miembros de la Orden durante el año 2022. El canónigo Eloy Martín García, Señor de San Antón 2023, tomó la promesa a los investidos y la alcaldesa, Carolina Gracia, les entregó los atributos acreditativos del nombramiento.

En nombre de los galardonados, dio las gracias Tomás Abadía Vicente quien comenzó diciendo: “Todos nosotros formamos parte del concepto de Sociedad Abierta de nuestra época contemporánea. El conocimiento, la innovación, la educación, las relaciones internacionales y el asociacionismo empresarial, la diplomacia y Europa. Todos estos ámbitos son los factores de integración de las sociedades de nuestro tiempo. Los talentos, como los corazones, van donde son apreciados, y es una gran satisfacción para todos nosotros congregarnos en este acto, en nuestra ciudad, Orihuela, cuna de grandes mentes en el ámbito del mundo empresarial, universitario, científico y artístico.

En este marco incomparable de la iglesia de Santo Domingo de Orihuela, reflejo de una cultura milenaria, nos reunimos en torno a una celebración que nos invita a reflexionar y a impulsar acciones futuras. Se trata de la figura de San Antón, que heredó una gran fortuna y decidió compartirla con los demás. Su amor por la naturaleza y por los animales, así como su apoyo a las comunidades monásticas, abrieron el camino a las órdenes hospitalarias. Prevalece, pues, en San Antón, la generosidad.

Reivindicó el orgullo por el legado cultural de Orihuela, y del colegio de Santo Domingo, “que lleva a cabo una función educativa de primer nivel”, y que ha albergado a personalidades tan destacadas como Miguel Hernández, Gabriel Miró, etc. Abordó después los recuerdos de su infancia y adolescencia en Orihuela y su posterior trayectoria profesional internacional y afirmó que “si bien he vivido un periodo muy largo en Bruselas y Costa Rica, siempre he llevado a mi Orihuelica del Señor, en mi corazón, y en vacaciones siempre atendí la llamada de mi familia y de mis amigos oriolanos”.

Y en la última parte de su intervención llamó la atención sobre el proceso de desertificación en España y en el flanco sur de Europa, “comenzando en Almería, continuando en Murcia y, extendiéndose por la Vega Baja del Segura, presentando unos indicadores inquietantes en Andalucía y en Castilla-La Mancha”. Abadía añadió: “El cambio climático es una realidad y tendremos que dar una respuesta apropiada al problema del agua en España. Es urgente encontrar una solución consistente con nuestras leyes y también con la directiva europea del agua”. Sin olvidar que “Nuestra región, con un sustrato agrícola muy importante, depende del regadío y, hay una tendencia restrictiva en el trasvase Tajo-Segura. Necesitamos articular una solución española y europea a este problema que se encuentra muy afectado por la polarización política existente en nuestro país”.

Para el que fuera alto funcionario de la UE, “El problema del sureste español necesita una iniciativa de gran alcance, que incluya grandes obras de infraestructuras, repoblación forestal, uso inteligente del agua, aguas subterráneas, mejorar la biodiversidad y, una acción específica en favor del sector agrícola que concilie actividad económica y respeto por el medio ambiente” por lo que –afirmó- “Tenemos que concebir un gran programa que mejore la agricultura del Sureste y que sea compatible con la cohesión social y territorial de nuestro país. Debemos continuar siendo la gran huerta de Europa”. Insistió también en que “Permanecer inactivos en este sector podría debilitar las estructuras agrícolas del sureste de España. Se trata de un problema europeo y español que debemos afrontar remando todos en la misma dirección hasta llegar a puerto seguro”.

Tomás Abadía concluyó su intervención con estas palabras: “El futuro está en nuestras manos y, en lo que a mí respecta, me comprometo a aportar mi grano de arena para ayudar a encontrar una solución a este desafío. Nuestro insigne filósofo, Ortega y Gasset, solía decir: ‘Solo es posible avanzar cuando se mira lejos. Solo cabe progresar cuando se piensa en grande’. Este enfoque debería inspirar nuestra acción común”.

El acto estuvo amenizado por el ‘Ensemble de metales’ del Conservatorio Profesional ‘Pedro Terol’ de Orihuela, bajo la dirección de Antonio J. Pujol, que interpretó obras de E. Elgar, Peter Philips, R. De Lalande y J. Mouret. En la presidencia de la ceremonia se situó también el deán de la Catedral, José Antonio Gea y, en lugares destacados se sentaron el director del Colegio Santo Domingo, José María Fernández-Corredor, representantes de la Corporación Municipal y de diversas asociaciones.