| 17 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Imagen de las Fiestas de Moros y Cristianos de Elda /  TURISMO ELDA / ARCHIVO
Imagen de las Fiestas de Moros y Cristianos de Elda / TURISMO ELDA / ARCHIVO

Si las fallas indultan a la carta ¿Qué hacemos con los Moros y Cristianos?

Se nos hace la piel tan fina que los humoristas lo tiene difícil para hacer gracia. Todo se revisa y todo se cuestiona ante la nueva inquisición del buenrollismo y la abdicación del sarcasmo

| A. Maestre Edición Alicante

La última ha sido en Valencia. Las Fallas, esa fiesta sarcástica, irónica, crítica y creativa, se ha rendido a la corriente censora. Parte del monumento de la comisión Duque de Gaeta ha sido indultado a petición de la comunidad musulmana. Detrás vendrá la comunidad de políticos, de periodistas, de calvos o gordos que aprecien insulto en los monumentos falleros que caricaturizan su rol. Luego irán las Hogueras de Alicante y se pondrá el foco sobre sus ‘ofensivas’ bromas.

¿Se acabarán las monjas y curas entre los ninots? La transformación ha empezado y nadie sabe dónde nos llevará. El efecto dominó trasladará el debate -lo reabrirá- entre los Moros y Cristianos, para que pierda una vez cada bando y no siempre los de la media luna. Y el cambio de nombre, por si el de Moros resulta despectivo.

Habrá que revisar textos de embajadas, indumentarias y, si se empeñan, esos largos cortes de falda que dejan ver las estilosas piernas de muchas de las 'moras' que hay en nuestras fiestas.

Y cuando eso pase ya nada volverá a ser como antes.