| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El láser en estado sólido mejora la salud de la mujer a partir de la menopausia

Las patologías producidas por las alteraciones hormonales a lo largo de todas las etapas de la menopausia hacen referencia a la bajada de estrógenos, la falta de lubricación y la dispareunia

| Redacción Alicante Edición Alicante

Durante la perimenopausia, menopausia y postmenopausia, la salud íntima de la mujer se ve afectada por los cambios hormonales que se producen durante estos ciclos, como explican especialistas de la unidad de ginecología del Hospital Vithas Medimar.

Las patologías producidas por las alteraciones hormonales a lo largo de todas las etapas de la menopausia hacen referencia a la bajada de estrógenos, la falta de lubricación, la atrofia o sequedad vaginal y la dispareunia.

La atrofia vaginal es el adelgazamiento, sequedad e inflamación de las paredes vaginales que se produce especialmente durante la menopausia, como consecuencia de la disminución de estrógenos. La dispareunia o el dolor en las relaciones sexuales, afecta al deseo sexual en las mujeres. Ambas patologías se producen por una lubricación insuficiente.

El Hospital Vithas Medimar ha incorporado un nuevo láser en estado sólido, que aporta numerosos beneficios a las diferentes patologías femeninas.

Esta técnica aumenta la hidratación y lubricación vaginal de forma natural. Del mismo modo, repercute positivamente en la incontinencia urinaria, ayudando a la prevención de diferentes infecciones y aumentando el grosor de las paredes vaginales.

El láser en estado sólido tiene otra serie de ventajas, como es su repercusión en la salud sexual de la mujer, dado que incrementa el placer durante las relaciones sexuales, precisamente por restaurar los niveles de lubricación e hidratación en esta zona.  

Tratamiento

El tratamiento con láser en estado sólido por medio de su efecto térmico de calor, favorece la formación de nuevas fibras de colágeno aportando a la vagina una mayor lubricación de forma inmediata.

El tratamiento es ambulatorio, no requiere anestesia ni sedación. Cada sesión tiene una duración aproximada de 15 minutos y es totalmente indoloro. No tiene ningún signo adverso ni efecto secundario negativo. Además, no es un tratamiento invasivo y la mujer regresa a su actividad diaria sin problemas al terminar la sesión.