| 29 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El Belén de ganchillo creado por una vecina de 89 años

Dolores López se lanzó con una familia compuesta por tres figuras y, sin pensarlo, empezó a construir el Nacimiento completo

| Redacción Alicante Edición Alicante

Dolores López, de 89 años, vecina del municipio alicantino de Catral, ha creado un atípico Belén de ganchillo, que recrea un paisaje real y con cerca de una treintena de piezas que incluyen figuras humanas, animales, palmeras o cactus, sin olvidar al clásico “caganet”.

La idea de este nacimiento de ganchillo surgió hace unos tres años y fue impulsada por un amigo suyo, según cuenta Dolores a la Agencia EFE. Explica que todo comenzó con un álbum de figuras grandes de sus nietos que recreó en ganchillo y “pensé, si he hecho esto, creo que puedo hacer otra cosa”.

Se lanzó entonces con una familia compuesta por tres figuras y, sin pensarlo, empezó a construir el Belén que hoy preside su vivienda y que cuenta con figuras tan representativas como el Nacimiento o los Reyes Magos con sus camellos. Todo creado con diversos colores y de diferentes tamaños.

Dolores López le ha dedicado a cada figura “al menos un día. Cuando más pequeñas, más difícil es hacerlas”, y lo más complicado, según cuenta, “es el primer punto. Pero una vez que le coges la cadeneta, haces el ganchillo que quieres”.

Casi todas han salido de su imaginación, aunque las incorporaciones de este año como las palmeras, y la lavandera y panadera, reconoce que las ha copiado de internet. Hija de modista, su niñez y juventud estuvieron muy ligadas a la costura. De hecho, ha contado que llegó a convertirse en profesora de bordados.

Sin embargo, buena parte de su vida, 40 años, estuvo vinculada al negocio de su marido, una carnicería situada en el centro de Catral. Pese a ello, siempre ha hecho ganchillo y molde “de todo lo que veo, de lo que me dicen mis hijos”, algo que retomó tras su jubilación.

El ganchillo es una técnica que se está perdiendo con el paso de los años. En su opinión, “la vida ahora es distinta. Antes, cuando llegabas del colegio, tu madre te decía: hazte una vaina o un jersey para el día de mañana”.

Un Belén hecho con sus propias manos, del que pocos pueden presumir y que, según ha confesado, seguirá creciendo en navidades venideras.