21 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Pablo Iglesias encarándose en Coslada a un joven que le llamó "casta"

Entre chulos e incompetentes

¿Se imaginan si un líder político español se hubiera tirado para adelante, camisa remangada y respondón bramido retador ante los gritos de niñatos proetarras o simpatizantes de Terra Lliure?

Otra semana más con el parte de guerra contra el enemigo invisible en la cabecera de los diarios, entradillas de los noticiarios radiofónicos y televisivos en contumaz recuento de muertos, heridos de diverso pronóstico y contagiados al albur de sus defensas. Ya ni los científicos están de acuerdo, los políticos han cogido por el mango a la covid-19 para zaherirse electoralmente, y el hombre/mujer de la calle empieza a pensar que aquí nadie tiene "ni putera idea" después de aplicar la ley de Murphy.

La noticia oracular remite de nuevo al Platón de: "solo sé que no sé nada", y eso está poniendo nervioso al personal que empieza a desmandarse entre cabreado y pasota por un cautiverio que lo lleva cada día de la celda al trabajo y viceversa.

Pero lo peor o veramente pésimo, es el cómo quienes tienen la obligación de serenar a la obediente mayoría presidiaria, todavía la "encabronan" más con sus actitudes chulescas y provocativas. Como Pablo Iglesias, quien yonqui de la atención mediática, reclama sus vehementes 5 minutos de gloria, cada resignados 5 minutos de los demás.

Lo de encararse a cuatro vocingleros ultraderechistas, que no fascistas (porque estos mendas han leído de Mussolini lo mismo que de Sócrates), no deja de ser una estulticia controlada para provocar. Bien sabía este profesor de la triste figura, que yéndose para la fachendosa peña bronca no correría peligro alguno porque él propiamente llevaba escolta de forzudos conocedores de casi todas las artes marciales y, además la policía estaba atenta, nunca mejor dicho: a la cercanísima vuelta de la esquina.

¿Se imaginan ustedes el desaguisado que tantas veces se hubiese armado si un líder político español de cualquier ideología, se hubiera tirado para adelante, camisa remangada y respondón bramido retador ante los gritos de niñatos proetarras o "nois de sucre" simpatizantes de Terra Lliure?, ¿o, con más y verídica razón todavía, de ministros, cuál es el caso y cargo del vicepresidente del Gobierno español, frente a currantes de la mina, o de otros trabajos forzosos y forzados puestos de patitas en la calle después de haberse dejado durante tantos años la salud y los lomos en el tajo?

¿Qué proezas contra la pandemia, los ERTEs, el paro galopante, cierre de empresas, apertura de hospitales especializados, etc., ha conseguido una formación en la UCI de las encuestas?

Claro que, si algún podemita o adlátere está leyendo estas líneas, no tardará en escupir por el colmillo revirado tachándome de fascista. En el pecado de su mentira va la penitencia de su ignorancia tan indocta como miserablemente recurrente. Así que, por enseñarle algo de feminismo, y literatura de paso, le recuerdo el inicio del poema de Sor Juana Inés de la Cruz: "Hombres necios que acusáis/ a la mujer sin razón/ sin ver que sois la ocasión/ de lo mismo que culpáis". Talmente no se puede ser pureta censurador de continuo, insultando al resto que no piensa como ellos, calificándonos de "cloacas del Estado", "presuntos periodistas", "opinionitis", y demás ocurrentes boutades al amparo de su condición aforada y, por tanto, aventajados en los tribunales. Nada que extrañar en estos bolivarianos que, si por ellos fuera, Goebels y Aleksándrov se quedarían en beatíficas ursulinas para todo aquello que se salgan de su norma y dogma.

Y a todo este victimismo de valentón cervantino: "Y luego, incontinente, caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese y no hubo nada", habría que añadir las soluciones que desde Unidas Podemos se han aportado contra la pandemia, aparte de pedir nuevamente microcréditos a sus simpatizantes para reunir la pasta propagandística de la candidatura de Pablete a la Comunidad de Madrid. Dios les pille confesados a los del Foro; pero de lo que sí estoy seguro es que, si en lugar de Coslada lo pillan mitineando en Vallecas, le iban a faltar millas a sus escuálidas piernecitas para salir escapado. Aunque, tampoco creo que vaya a recaudar mucho como señorito en Galapagar donde diariamente le cantan las mañanitas.

Dice el diccionario de la RAE que incompetente es el "no competente" o sea lo contrario a "dicho de una persona o de una entidad: A la que corresponde hacer algo por su competencia". ¿Qué proezas contra la pandemia, los ERTEs, el paro galopante, cierre de empresas, apertura de hospitales especializados, etc., ha conseguido una formación en la UCI de las encuestas?

Chulos sí, incompetentes también. No sé qué es peor.