24 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El Rey Baltasar de Alicante forma parte de los cuerpos de seguridad de la ciudad, a los que el Ayuntamiento rinde este año homenaje

El Ministerio de Irene Montero ve racismo en un Baltasar blanco pintado de negro

Ignoran que el Ayuntamiento hace este año un homenaje a policía, bomberos y protección civil, donde no hay ningún agente de raza negra, y rescatan su discurso “blackface” anti tradiciones

| A. Maestre Edición Alicante

La podemita Rita Bosaho vuelve a la carga contra las tradiciones autóctonas alicantinas. Lleva un año como directora general para la Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial del Ministerio de Igualdad, dirigido por Irene Montero, desde donde retoma su particular cruzada contra las cabalgatas de Reyes Magos en la provincia.

Esta alicantina, nacida en Guinea Ecuatorial, acusa en un mensaje de Twitter al Ayuntamiento de Alicante de utilizar una práctica "racista" que "niega la diversidad étnico racial de la sociedad" al utilizar en un vídeo a un Rey Baltasar "blanco haciendo de negro".

Ignora el homenaje a los cuerpos de seguridad

En su mensaje, Bosaho reclama que "somos muchas las personas negras que vivimos en Alicante como para que el Ayuntamiento realice este tipo de representación", sin contemplar que el consistorio alicantino hace este año un homenaje a la Policía Local, Bomberos y Protección Civil. Es decir, que las figuras de Melchor, Gaspar y Baltasar están encarnadas por agentes de estos tres cuerpos, donde no hay ninguna persona de piel negra.

La Coordinadora Autonómica de Podemos, Pilar Lima, también ha difundido un mensaje acusando de racista al Ayuntamiento alicantino, aunque no ha dicho nada de las 'Reinas Magas' de Valencia, que también son tres mujeres disfrazadas, todas blancas, obviando que en Valencia también hay personas de raza negra.

Alineados en la misma postura se han manifestado desde Podemos Alicante, dando constancia de su ignorancia sobre los motivos de los personajes elegidos, algo más grave dado que tienen dos concejales en el Ayuntamiento de Alicante.

 

El concejal de seguridad del Ayuntamiento de Alicante, José Ramón González, ha confirmado a ESdiario que en los cuerpos de seguridad, homenajeados este año con la cabalgata, no hay ninguna persona de raza negra. González ha contestados que “no, ninguno. Si lo hubiera lo hubiésemos puesto de Baltasar, porque habría resultado más fácil, pero no hay ninguno”.

Melchor y Gaspar también son personas disfrazadas

La polémica suscitada por la directora general, adjunta al ministerio de Irene Montero, ha generado todo tipo de contestaciones. “Jo y los otros con peluca haciendo de viejos. Es que no hay viejos en Alicante???”, se pregunta una tuitera en el hilo de esa conversación, y otro se lamenta de que “lo de no poner 3 magos de verdad es insoportable total, ¡malditasea!”.

 

Otros mensajes siguen la corriente de Bosaho, ignorando el homenaje a los cuerpos de seguridad y opinando desde el desconocimiento del acto alicantino.

El “blackface” de Bosaho

El “blackface” del que la directora podemita acusa al Ayuntamiento de Alicante proviene de una práctica asociada a los ‘Minstrel Shows’, teatros estadounidenses del siglo XVIII por los que los blancos interpretaban a negros pintándose el rostro y los labios para ridiculizarles y mostrarles como criaturas idiotas, perezosas, caricaturescas y alegres.

En 2017 Rita Bosaho publicó tuits contra los pajes de Alcoy, una tradición centenaria que la militante de Podemos quiso eliminar “porque eran blancos pintados de negro”, sin contemplar que se trata de una costumbre local centenaria.

Cuando inició su particular cruzada contra la representación de pajes negros en Alcoy, sus propios compañeros de Podem Alcoi le dirigieron una carta defendiendo la tradición y explicándole que se trataba de “una representación que genera  ilusión para los más pequeños”. A los pocos días Bosaho borró el tuit, aunque -como parece evidente- no abandonó su cruzada contra las tradicionales cabalgatas de Reyes Magos alicantinas.