02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Los empresarios ya no confían tras el chaparrón de Madrid

Si hace unas semanas recibía el apoyo empresarial frente a Oltra, ahora él es el blanco de las críticas de esos mismos empresarios por su incapacidad para influir mínimamente en Madrid.

| Enrique Martín Edición Alicante

Tras un chaparrón como el de ayer – uno de estos aguaceros fríos, intempestivos, de primavera, que lo empapa todo – el aire adquiere una transparencia y una calidad de verdad sin asperezas. Calados hasta los huesos, los valencianos han descubierto que el alineamiento astral de Chimo Puig con Pedro Sánchez era uno de esos signos, sutiles y herméticos, que en las profecías anuncian los desastres.

La conmoción que sufrió la sociedad valenciana cuando conoció la postergación, una vez más, de la Comunidad Valenciana, en el proceso de desconfinamiento, a pesar de la palabra dada por el presidente de la Generalidad, tendrá consecuencias profundas y definitivas para muchos.
Las tendrá, en primer lugar, para el propio Chimo Puig, ninguneado por su correligionario de la Moncloa. Si hace unas semanas recibía el apoyo empresarial frente a Oltra, ahora él es el blanco de las críticas de esos mismos empresarios por su incapacidad para influir mínimamente en Madrid. Ahora, a muchos se les hace evidente que el Botánico está en descomposición y que dejará un intenso olor a huevo podrido - color crema oscuro, diría Pla. Pero también, que Chimo Puig no es
capaz de liderar la reconstrucción de la Comunidad Valenciana. Ni tan siquiera es capaz de cumplir con su palabra.

En segundo lugar, habrá un movimiento tectónico en las propias organizaciones empresariales. Si un personaje como Salvador Navarro pudo alcanzar las cotas de poder que hoy conserva- no por mucho tiempo- fue gracias al apoyo del líder del PSPV, que lo presentaba como el gran costurero de la paz patronal– la presunta vertebración no era sino puro sometimiento a la fuerza de Alicante y Castellón. Pero su presidencia ha estado marcada por su personalismo, desdeñoso y autoritario y, lo
que es más grave, por poner todo el engranaje de la CEV al servicio del discurso del Botánico, que financia prácticamente el 50% del presupuesto de la CEV. El lobby de los grandes empresarios, AVE, abroncaba al presidente y ha dictado la sentencia in voce. Las Cámaras – que eran el siguiente objetivo de Salvador Navarro- hacen su trabajo eficaz y discreto, ayudando a los pequeños empresarios. Pero la CEV ha demostrado que, con este presidente, no sirve . Ya hay ruido de sables.

Finalmente, el baldazo de agua fría lanza un mensaje a la oposición. Toni Cantó no ha sido nunca más que un caricato: Cs cada vez tiene menos espacio en la Comunidad. Vox está en su papel, denunciando frontalmente las mentiras de este gobierno, mediocre y totalitario, de mindundis catalanistas. Pero si hay un partido que puede liderar un cambio de Gobierno es el PP. Tendrá que elegir bien sus bazas. Necesitarán a los mejores de ese PP avezado, curtido, con el colmillo afilado
y las ideas claras de antaño, que no puede ser sustituido por un grupo de escolares barbilampiños.

Posdata: Existe una simetría sutil en la relación que guarda Salvador Navarro con Chimo Puig y la que mantiene Perfecto Palacio con el presidente de la Diputación de Alicante, aunque el sentido pueda no ser el mismo. Mientras que Salvador Navarro es útil para el Botánico, en el caso de la relación entre Palacio y Mazón no se percibe quién sirve a quién. Carlos Mazón debería dejarlo claro.