| 22 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ximo Puig en el Congreso Federal del PSOE celebrado en Valencia
Ximo Puig en el Congreso Federal del PSOE celebrado en Valencia

El PSOE rechaza blindar el Trasvase y evita el debate para no mostrar divisiones

La pretensión del PSPV de que no se vean disminuidos los volúmenes disponibles para regantes y usuarios ha sido desactivada con una formulación genérica que no aporta soluciones

| A. Maestre Edición Alicante

El PSOE ha cerrado su 40º Congreso Federal sin dar respuesta al debate del agua abierto entre comunidades autónomas. El futuro del trasvase Tajo-Segura se ha tratado en la segunda jornada del cónclave socialista celebrado en Valencia, con un intenso debate donde han participado las cúpulas de las federaciones socialistas de la Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla-la Mancha, las tres regiones enfrentadas por el debate del agua.

La negociación de las enmiendas acabó con una transaccional en la que los manchegos han evitado que la ponencia marco hiciese referencia concreta al mantenimiento del Tajo-Segura. “Se les ha dejado claro que no se aceptaba la inclusión del trasvase en la ponencia”, señalaban fuentes cercanas a Emiliano García-Page, presidente del gobierno de Castilla La Mancha. Ximo Puig valora que se haya desestimado una enmienda manchega que reclamaba la autosuficiencia de cada cuenca hidrográfica, lo que habría sido letal para los regantes alicantinos.

 

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha destacado que “tampoco hay nada que afecte al trasvase”, en referencia al paupérrimo texto que finalmente se ha pactado por las partes. El PSPV proponía incorporar a la ponencia política un compromiso del PSOE de que "los volúmenes disponibles para los regantes y usuarios del trasvase no se verán disminuidos", pero el poder de García Page ha prevalecido, una vez más, por encima del de Puig y todo ha quedado en una mera declaración de intenciones.

La delegación murciana llegaba a este congreso con una apuesta firme en defensa de los regantes, un porcentaje importantísimo del electorado de la región. Planteaban elevar las aportaciones desde los embalses de Buendía y Entrepeñas al reclamar una revisión del memorándum del trasvase Tajo-Segura “para exigir la disminución del mínimo trasvasable, permitir riegos de emergencia en periodos de extrema sequía, modificar las normas de trasvase y desembalse, participación con voz y voto de los usuarios en la comisión técnica, todo ello concretado en una ley definitiva del trasvase Tajo-Segura”, según reflejaba esta enmienda murciana.

Un congreso para evitar fricciones

Desde la dirección del PSOE se les trasladó a la delegación valenciana y a la murciana que los asuntos que pudieran generar fricción se iban a dejar fuera de las ponencias del Congreso Federal. Este ha sido concebido para proyectar una imagen de unidad interna del partido, escenificada en su máxima expresión por los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González. Los temas que pudiesen generar división interna entre territorios se han minimizado para evitar el debate, como el trasvase o la financiación autonómica.

La solución ha sido reducir el debate a una mera referencia a las políticas de gestión del agua con una formulación muy genérica. “Vivimos en un país en el que los efectos del cambio climático afectan especialmente al agua, un recurso escaso que históricamente ha estado sometido a una enorme presión territorial y social, a la que hay que dar una respuesta inspirada por principios de equidad social, territorial y con vocación de perdurabilidad, siempre desde la sostenibilidad y el respeto a los ecosistemas y la biodiversidad”, según reza el documento político de los socialistas sobre el agua.