| 28 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Más de un millar de empresarios han reivindicado en IFEMA la finalización del Corredor Mediterráneo
Más de un millar de empresarios han reivindicado en IFEMA la finalización del Corredor Mediterráneo

Catalunya Vs Corredor Mediterráneo

No hacer el trazado ferroviario conveniente y rápido del Corredor Mediterráneo es ruina futurible para más de media España, y cuyos pendientes beneficios pueden revertir en España

| Pedro Nuño de la Rosa Edición Alicante

Los catalanistas e independentistas (cuarto y mitad de catalanes) nunca hicieron suya la reivindicación del Corredor Mediterráneo; al fin y al cabo, uno de los preceptos del nacionalismo ultraísta es el aislamiento con fronteras y banderas bien definidas y coloreadas en el mapa geopolítico para distinguirse del "otro" (otros) país vecino, en este caso las Españas, porque entremedias de Francia están físicamente los Pirineos y políticamente un Estado galo centralista que no admite ni tolera veleidades por la secesión en la Catalunya Nord.

A ellos, que poco menos del 50% del tráfico de mercancías ferroviarias que vendemos a Europa, esencialmente alimentarias (hortofrutícolas), amén de otras manufacturadas (textil, calzado, cerámica, juguetes aceite...) les importa un bledo, y mucho menos que lo haga el hijastro País Valencià, al que tanto dicen amar como secundario de una misma parla y cultura antropológicas; la despreciada Murcia, su gran competidora con la Lleida frutal, dado que un tren de mercancías rápido puede poner la fruta arrancada hoy, exhibiéndola a primera hora de mañana en cualquier lonja europea; o la tercermundista Andalucía, al presente totalmente europeizada y próspera, donde se están colocando y recolocando muchas industrias y sus afines que ya no quieren ir a Cataluña por mor de un independentismo antes muerto que sencillo.

Tanto los edecanes del corrupto Pujol&Cía, como la banda Junqueras, en su estrabismo de pensar en una Catalunya-Shangri-La futura, viven en una ficción aún a sabiendas de que España, como tantas veces a lo largo de la historia, no lo permitirá porque sería el principio del fin de la nación española al iniciarse la caída de fichas en un dominó federalista al que llamamos "Estado de las Autonomías"; y a la Comunidad Europea, que intenta la máxima integración y unificación posible, se le podrían los pelos como escarpias admitiendo a un socio no deseado y en continua refriega contra Madrid y París.

Lo paradójico de la inanición ferroviaria reside en que el socialista presidente valenciano Ximo Puig, y los peperos el murciano Fernando López Miras, el andaluz Juanma Moreno, incluso de beneficiarios rebotes colaterales, el manchego García-Page y el aragonés F. J. Lambán, no tienen los suficientes cataplines para presionar a Pedro Sánchez tal cual hace Pere Aragonès con sus continuos chantajes de divorcio, aunque ya durmamos en habitaciones separadas. Puro entreguismo con cuernos cismáticos.

Ya sabemos que va a costar un dineral, pero también que Europa no pondría pegas a un traslado de mercancías que refuerza su unión mercantil

 

Si la carencia de alta velocidad afecta a Extremadura y a un Portugal vecino (al que incluso beneficiaría más que a nosotros) infiere un dislate de incompetencias tanto del PP como del PSOE, el no hacer el trazado ferroviario conveniente y rápido del Corredor Mediterráneo, es ruina futurible para más de media España, y cuyos pendientes beneficios archiestudiados pueden revertir tanto en la España Vaciada (de ahí las expectativas de partidos localistas y provinciales, otrora inconsistentes), como en la salida de la crisis que Bruselas nos pronostica, y Moncloa enmascara tergiversando cifras con un cuento que no se cree ni la lechera de Esopo ni la de Samaniego.

 

Ya sabemos que va a costar un dineral, pero también que Europa no pondría pegas a un traslado de mercancías, empezando por las alimenticias, que refuerza su unión mercantil, cuando nos va a aportar unos considerables fondos que pueden llegar a los 140.000.000.000 €. Y si no se hacen ya las obras y vías necesarias ya, es porque habrá que darle Salvacolina a Pedro Sánchez (cobarde, fistro, pecador) cada vez que le nombren a Junqueras y demás indultados por acojono centralistas, o al transconejado Puigdemont y sus mariachis de Junts per Catalunya.

Sánchez mírate la cartera para si dentro de dos años le vas a pedir el voto a ellos, que caben en un taxi, o a nosotros que necesitamos un tren bien equipado.