| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

“La Tasa Turística la pagará Puig y su partido”, la sentencia de un columnista

El periodista Juan Ramón Gil advierte al jefe del Consell y al PSPV sobre el coste electoral que supondrá de seguirle el juego a Compromís y Podemos con tributos a la estancia turística

| A. Maestre Edición Alicante

La carrera electoral ha comenzado y los partidos deben tomar posiciones. Para eso han de saber a qué árbol arrimarse y con qué socios compartir iniciativas, ya que las decisiones del último año son las que más votos dan o quitan en las urnas. Algo así es de lo que advierte el periodista y columnista Juan Ramón Gil -director general de contenidos de Editorial Prensa Ibérica para sus medios en Alicante, Murcia y Málaga- en su reflexión de hoy.

El exdirector del diario Información alerta a Ximo Puig de que la Tasa Turística, si se aprueba, “quien la pagará este año no son los turistas, sino él y su partido”. En su escrito advierte al president de que “no es la oposición la que gana unas elecciones, sino el Gobierno el que las pierde”. Le previene de que “el PSOE tiene que fijar de una vez su posición”.

Le pide que se aclare si se va a dejar arrastrar “por unos socios que a veces parecen más felices imaginándose en la calle protestando que en los despachos gestionando” o si hará caso a quienes le aconsejan que no respalde la tasa.

Políticamente, un esperpento

Juan Ramón Gil destaca que “el PSPV ha intentado el juego imposible de repicar mientras se está en misa, de facilitar que la tasa corriera su tramitación parlamentaria firmándola con Compromís y Unidas Podemos, al mismo tiempo que desde el Palau se enviaba al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, a manifestarse en contra junto con la patronal”. Este periodista, uno de los que más influencia mediática tiene en la ciudad, considera que esa maniobra es “Políticamente, un esperpento”.