| 27 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
José Antonio Galán, socio director de Galán & Asociados
José Antonio Galán, socio director de Galán & Asociados

José Antonio Galán: "Las empresas se tienen que replantear el futuro"

El socio director de Galán & Asociados reitera la necesidad de una economía abierta y global, pues "las fronteras no existen hoy en día"

| David Monllor Edición Alicante

José Antonio Galán se lanzó al mundo de los despachos hace más de treinta años en busca de ayudar a las pequeñas y medianas empresas, que conforman el tejido empresarial mayoritario en España. Sin embargo, reparó en que para optar al éxito debía no encerrarse en sí mismo, sino reunir al mejor equipo posible a su alrededor. Ahora está ensimismado en la transformación tecnológica a la que el mundo empresarial ha de adaptarse necesariamente para que nadie quede atrás.

- ¿Cuál es el origen del despacho?
El origen de Galán & Asociados se remonta al año 1984, que es cuando empezamos de cero sin clientes prácticamente. Estaba yo solo, pero con trabajo y esfuerzo creamos una cartera de clientes. Desde ahí hasta ahora ha pasado mucho tiempo. Hace quince años tuve una reflexión importante: en aquel momento el despacho tenía una limitación, que era yo mismo. Todo pasaba por mí y al final era un cuello de botella. Eso no tenía futuro.

Solo había dos opciones: dejar de crecer y quedarme con un grupo reducido de clientes y amigos o intentar hacer un despacho que pudiera ser el futuro de Galán & Asociados. Por mi forma de ser opté por la segunda y empecé a transformar esto incorporando a gente que supiera más que yo. Fue difícil porque era un camino distinto.

Con esfuerzo y trabajo, como toda mi vida, pude incorporar a personas de mucho valor. Hoy tengo el orgullo a un grupo de mucho talento. Eso es el valor más importante del despacho. Yo aporto mi experiencia.

- ¿Siempre se vio destinado a este sector?
Por supuesto. Vengo de una familia humilde y tuve que trabajar para poder estudiar. En cuanto acabé la carrera entré a una empresa, y al tiempo vi que tenía que hacer algo por mí mismo. Ahí fue cuando empecé a relacionarme con el mundo de la empresa, ayudando fundamentalmente a pymes, que es el sector que abunda en esta provincia.

- ¿Galán y asociados ha recibido influencias extranjeras para configurar su modelo de trabajo?
Nosotros somos españoles y estamos muy orgullosos de ello. Por tanto, no tenemos que importar nada. Obviamente estamos pendiente del resto, pero no hay que renunciar a cómo es uno.

La presión fiscal va a incrementarse. Creo que hay que prepararnos para soportarlo

 - ¿Ha habido algún momento verdaderamente decisivo?
En treinta años han pasado muchas cosas. Uno aprende de todo. La tecnología es el gran cambio que se está produciendo en la sociedad. Hay que estar abierto e incorporarse a este mundo que está haciéndose basado en tecnología, inteligencia artificial y datos.

- ¿A qué se dedica exactamente este despacho?
En los orígenes éramos una asesoría tradicional donde el trabajo estaba centrado en el área fiscal, laboral y contable. A partir de la transformación que hubo años atrás, nos centramos en valores que pudieran ayudar a las empresas a tener éxito y consolidarse, es decir, incorporar socios estratégicos y buscar nuevos horizontes. 

También aportamos servicios de consultoría referidos a negocios, y a apartados jurídicos como mercantil, civil, penal o laboral. Por otro lado existen encargos para auditorías y ‘corporate finnance’. 

 

- ¿Qué sector tiene más demanda?
Estamos en un momento difícil e importante porque hay muchas empresas que por la pandemia están viéndose abocadas a tomar decisiones para poder sobrevivir. Se tienen que organizar de otra forma y replantear el futuro. Después hay sectores que están viviendo un momento importante porque son sectores que funcionan y crecen y necesariamente pasan por una transformación adaptada a las tecnologías y el mundo digital.

Lo importante es la transformación en la organización de las empresas, no sólo utilizar las nuevas herramientas. Dista mucho la manera en que se trabajaba hace veinte años de la actual, y lo que venga en el futuro también será diferente. Estamos en un cambio veloz al que deben adaptarse las empresas.

Queremos convertirnos en el despacho de referencia. Cuando digo esto no me refiero a ser los que más facturen, sino en dar un servicio de máxima calidad que ayude

Están inmersos en el proyecto de reingeniería de proceso hacia una economía circular
Así es. Las personas están muy relacionadas, por lo que no hay que tener una visión estanco de lo que se hace, sino globalizada. En mi parcela se pide estar abierto a interactuar con otros sectores y empresas. Esa es la clave. Necesitamos una economía abierta a nivel nacional e internacional. Las fronteras hoy en día no existen, aunque la pandemia ha demostrado que la logística es clave. Las empresas tienen que adaptarse y darle su importancia.

En España nos estamos adaptando despacio, si bien Alicante tiene la suerte de contar con algunas empresas de primer nivel en cuanto a las nuevas formas de trabajar. Aun así todavía queda mucho por hacer.

- ¿A qué se refiere exactamente su planificación fiscal?
Dentro de ese área, que es un pilar fundamental del despacho, la planificación fiscal se trata de aportar un valor a las empresas en su manera de gestión de la fiscalidad española o internacional. Es importante la planificación, no quedarse a la espera de los hechos. Esto es un trabajo preventivo que ha de hacerse con antelación.

- ¿Ha recibido a clientes asustados ante la aparente subida impuestos que programa Moncloa?
Evidentemente hay una inquietud por las noticias que están surgiendo sobre el aumento de impuestos. La presión fiscal va a incrementarse. Creo que hay que prepararnos para soportarlo. El tema de los impuestos es relativo aunque es cierto que con una presión menor se generaría una mayor actividad económica. Hoy en día no es suficiente con una gestión mediocre, necesitamos mirar al futuro.

 

- ¿La educación española no es lo suficientemente exigente en cuanto a enseñanzas jurídicas y económicas? 
El sistema que tenemos es, bajo mi criterio, excesivamente teórico y debería contar con una parte más practica que prepare a las personas a lo que se enfrentaran. Las personas no salen preparadas. Después tienen que complementar su formación con másteres y MBA que estén enfocados a la parte práctica.

- ¿Cómo les afectó la pandemia?
Hubo muchas empresas preocupadas ante esta nueva situación. No sabíamos que tenía que hacerse. Demasiada incertidumbre en el aire. Por suerte, la mayoría lo está superando con éxito. Nuestra ambición es siempre esa, la de ofrecer un buen servicio sin perder los valores de cercanía.

- ¿Hacía dónde va Galán y asociados?
Queremos convertirnos en el despacho de referencia. Cuando digo esto no me refiero a ser los que más facturen, sino en dar un servicio de máxima calidad que ayude. Que una empresa, en el momento de tener problemas, piense en galán y asociados como un despacho serio, profesional y honesto que pueda ayudarles. Ese es el objetivo. Estamos trabajando duramente para ello.