| 30 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell
Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell

Mónica Oltra: "Madame déficit"

La buena vicepresidenta no se quiere ir ni estallándole la mascletá mediática y judicial en las posaderas que asienta como si el cargo fuera vitalicio impuesto por voluntad celestial

"Consejos doy que para mí no tengo" le espetan ahora a Mónica Oltra, y no solo desde la bancada opositora, sino de cualquier agrupación socialista del Vinaroz a Pilar de la Horadada, incluso desde los locales que se abrieron orgullosos con la legalización del PCE y hoy son acogida podemita o de cualquier otro/a autodefinido a la izquierda del socialdemócrata PSPV. 

La buena vicepresidenta no se quiere ir ni estallándole la mascletá mediática y judicial en las posaderas que asienta como si el cargo fuera vitalicio impuesto por voluntad celestial, ella que es tan republicana, y todo aquel o aquella que quiera removerla del podio no pueden calificarse sino como recalcitrantes fachas de la extremísima derecha, defensores ultraístas de Hitler, Mussolini y Franco. Unos mendas inquisitoriales que quieren cazar a nuestra particular Juana de Arco independentista y azote del machismo centralista ultraconservador que odia a los sacrosantos Països Catalans, y no entendemos de omisiones ex conyugales. 

A esta valquiria, nacida en Renania, les sobran los motivos para aferrarse al tercer cargo de mayor relevancia en la Comunidad Valenciana, incluidos en el lote mandatario, la poltrona gobernanta, gabinete, chofer y demás personal de apoyo, amén de 62.500 euritos anuales sin contar gastos de representación a nivel de ministerio. Vamos, como para volver a un sueldo de leguleya pelada. 

"No es más triste la verdad" para Ximo Puig, "lo que no tiene es remedio" para Compromís, y ese es el quid de la cuestión principal, porque el Molt Honorable se la quitaría de en medio ahora mismo, por mucho que deba agradecerle el favor que Oltra le hizo con su hermano Francis Puig en el supuesto fraude de las subvenciones; pero una cosa es mancharse el apellido por la sobaquera familiar, y otra, muy Oltra, ir a las elecciones, cada vez más próximas, en la caída libre de un Gobierno con la principalísima pieza de la reina fatídicamente tocada por imputada ante los tribunales, al igual que las figuras principales en el tablero funcionarial de su Consellería de Políticas Inclusivas. ¿Hablamos de los ERE andaluces con políticos, funcionarios, sindicalistas...? 

No sería de extrañar que Paco Camps, opositor a alcaldable de la Valencia capitalina, sin demasiada chance, apareciese por Les Corts en un plenario con la camiseta rotulada: "Wanted. Only alive" (el famoso "se busca, solo viva – en este caso –) y sobre la leyenda el careto de Mónica Oltra, devolviéndole así la patada estomacal que la doña le propinó cuando el expresidente de la Generalitat fue imputado y después absuelto sin recibir excusa alguna por parte de la insultante a la que ahora le cuesta tantísimo tragar su propia medicina, pues ella misma dio la receta de cómo la ética debe estar incluso por encima de los juzgados. ¿Desvergüenza supina? ¿Amnesia temporal? ¿Absoluta incongruencia? … 

Pedro Sánchez ya ha llamado Ximo Puig en respuesta a las pendientes no contestadas, advirtiendo que el PSOE está por encima de las siglas subsidiarias

"Nulla estética sine ethica" (no hay estética sin ética), aplíquese el aforismo filosófico, señora Oltra porque está destrozando la imagen del Gobierno de Ximo Puig con su abrazo de la osa fundiendo un tripartito solo en aras de su egocentrismo paranoico. 

Y lo peor de esto es que también el muy respetable nacionalismo valenciano, incluido el secundario del catalán, Compromís, puede verse arrastrado al ninguneo en las urnas, por culpa de una lideresa "Madame déficit" – político – (María Antonieta ya llevó ese apodo), que se engancha al anzuelo, por la boca muere el pez, de sus propias pasadas palabras cuando iba de impoluta y divina de la muerte pidiendo la guillotina para cualquier electo/a llamado al banquillo de los imputados. 

"Este país (Valencià) tiene un problema", Mónica Oltra dixit respecto a la Fiscalía. ¿Estaba mirándose en el espejo mágico?, Pues parece que sí, según el TSJCV, la más alta instancia judicial en la Comunidad Valenciana. 

Post scriptum, adenda o postdata: después de haber escrito este artículo, me trago, porque ya hay que tener tragaderas, la rueda de prensa de Mónica Oltra, reiterándose: más madera que es la guerra, y desde la altanería (impropia por sobrada ante la simpleza de unos periodistas reiterativos y besugos tontilanes ) de quien como vicepresidenta de un gobierno por rastrojo dice estar al servicio del pueblo, no a la inversa, reafirmándose una vez más en echar la pota sobre cuantos piden su dimisión inmediata: Jueces y Fiscales para la Democracia, medios de comunicación tan derechistas como la SER y El País, o El Mundo y La Vanguardia, por no hablar de digitales cual el que suscribe, acusándonos de que somos todos un atajo de extremosos y extremados neofascistas-nazis a quienes sólo merece la pena contestar desde el desprecio igualándonos, todos manoseados, al primer abogado puteril que le pegó fuego a la hoguera de los tribunales. 

Me cuentan en los mandriles que Pedro Sánchez ya ha llamado Ximo Puig en respuesta a las pendientes no contestadas, advirtiendo que el PSOE está por encima de las siglas subsidiarias, y no puede sacrificarse todo por la parte. Así que el valenciano, ya está buscando una agenda los teléfonos de Mazón y de Rovira para establecer una pax romana antes de que la jauría periodística persiguiendo a Oltra, lo devore a él. Mazón ha ido al Consejo de Ancianos del PP, quienes le han avisado que no se precipite en un jaque mate pastor, sino que juegue en la defensa siciliana esperando ver pasar el cadáver de su enemigo abriendo brecha por la dama Oltra. 

¿Querrá Núñez Feijóo exonerar en el reseteo pepero a Carlos Mazón de su pasado servilismo pablista (Casado?), no le queda otro remedio porque el alicantino no tiene recambio inmediato C.V. ante la proximidad electoral, y a los valencianos se les hizo tarde en inventar uno/a trasegando sus luchas intestinas. Quizá por eso, Carlos Mazón tuvo una respuesta genial, él que no es un intelectual, ni lo pretende, al estilo violeta de Ximo Puig, respondiendo a un sabelotodo estratega de Génova 13 (Madrid) que le urgía a aprovechar el caso Oltra: "las prisas son las peores enemigas de las perspectivas". 

El déficit de madame Oltra hipoteca el futuro de Ximo Puig.