| 13 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Una de las detenidas durante el registro de las viviendas
Una de las detenidas durante el registro de las viviendas

Operación ‘Chacao’: Obligadas a prostituirse y a consumir drogas

La organización llegó a explotar a más de 30 víctimas, captadas por el método del engaño aprovechando la situación de necesidad y vulnerabilidad que tenían en sus países de origen

| A. Maestre Edición Alicante

La Guardia Civil de Alicante ha liberado a cinco mujeres de diversas nacionalidades sudamericanas, que estaban siendo explotadas sexualmente y obligadas a consumir drogas para estar más sumisas y activas sexualmente. En la operación se ha detenido a diez personas, cinco hombres y cinco mujeres (cuatro de nacionalidad dominicana, tres venezolanas, dos españolas y una colombiana) en las provincias de Alicante, A Coruña y Toledo, integrantes de la organización delictiva, que realizaban labores concretas de captación, traslado y control de las víctimas. Se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal y delito contra la salud pública.

En los registros se han hallado numerosos comprobantes de envíos de dinero a terceros países que evidenciaban, por un lado, el ingente montante económico que a través de las víctimas ganaba la organización criminal, y por otro, el modus operandi que utilizaban para blanquear estos beneficios.

Explotadas en distintas provincias españolas

Si bien existen otras vinculaciones a nivel nacional o internacional, la organización operaba en las provincias de Alicante, A Coruña, Toledo y Álava. Las víctimas viajaban engañadas con una falsa promesa de trabajos domésticos en viviendas particulares. Tras su llegada a España, les era retirada la documentación y las encerraban en habitaciones bajo llave, obligándolas sistemáticamente a consumir sustancias estupefacientes para crearles una mayor dependencia hacia los tratantes y aumentar la supuesta deuda.

 

Para llevar a cabo la explotación de las víctimas, los tratantes publicaban anuncios en diferentes páginas de internet, más de 3.000, utilizando para ello números de teléfono que obligaban a comprar a las propias víctimas. La publicación de parte de estos anuncios se realizaba desde la República Dominicana.

El número total de víctimas detectadas y controladas por la organización, ascienden a más de treinta mujeres de distintas nacionalidades de Sudamérica, todas ellas en clara situación de necesidad y vulnerabilidad.