| 25 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Canal del Trasvase Tajo-Segura
Canal del Trasvase Tajo-Segura

El trasvase

La provincia de Alicante es un ejemplo del uso y el ahorro de agua. La puesta en marcha del trasvase Tajo-Segura terminó con la escasez hídrica de Benidorm y de las poblaciones del sur

| Juan Navarro Edición Alicante

El cambio climático parece ser la justificación de todas las situaciones a las cuales no encontramos justificación. Un huracán en el Caribe tiene su origen en el cambio climático, una disminución aparente del caudal de los ríos tiene su origen en el cambio climático, una disminución de la capa de hielo: el cambio climático y los incendios y las altas temperaturas: cambio climático.

No soy negacionista pero no conozco qué porcentaje asumo como no querer enfrentarme a lo políticamente correcto, y hoy defender el cambio climático lo es, o realmente asumir que existe un cambio en el clima pero no es debido a la actividad humana, por mucho que lo postulen ilustres personalidades y cuadrúpedos de libro.

Asumir que la actividad humana genera un cambio en el clima es una vanidad propia de los dioses del Olimpo.

Juan Navarro, Doctor en Ciencias

Entremos en materia. Afirmar que el caudal del Tajo-Segura disminuye por efectos del cambio climático y, por ende, querer eliminar los trasvases hídricos, me parece una estupidez, un acto de ignorancia extrema y el disparate más grande escuchado a lo largo de mi vida profesional trabajando sobre la reutilización de las aguas y su distribución.

El ciclo del agua es un ciclo cerrado. La cantidad total de agua en el mundo asciende a 1.300 M de km3 de los cuales únicamente 35 M corresponden a agua potable. Los ciclos del agua tienen un período de recuperación diferente. Mientras en la atmósfera la cantidad de agua se renueva cada ocho días, en los ríos es cada 16 y en los glaciares, lagos, acuíferos y “permafrost” alcanzan cientos o miles de años hasta su renovación.

 

Hay 550.000 Km3 de agua evaporada anualmente; el 90% vuelve al mar y únicamente el 10%, 55.000 Km3, se deposita en la tierra por efecto de las corrientes atmosféricas. Si a esos 55.000 km3 añadimos los 68.500 Km3 de precipitaciones de origen continental tendremos 125.000 Km3 de retorno. Únicamente un 35% regresa al océano como aporte de los ríos y vaciado de glaciares y lagos por tanto podemos considerar el ciclo del agua como cerrado y la evaporación anual es aproximada al promedio anual de precipitaciones, independientemente del cambio climático. Estos datos los publicó Igor Shiklomanov, del Instituto de Ciencias de Leningrado, en la revista Nature and Resources en 1990.

El ciclo del agua es cerrado y lo importante es su acceso, su disponibilidad

El problema mundial del agua no radica en la cantidad de agua existente sino en la disponibilidad. Shiklomanov afirma que la demanda mundial de agua se incrementó diez veces los últimos 100 años. La disponibilidad de agua en la ribera Mediterránea se clasifica como “disponibilidad muy baja” por parte de la FAO, organismo de ONU para agricultura y alimentación.

La provincia de Alicante es un ejemplo del uso y el ahorro de agua. La tremenda escasez de agua en Benidorm en la década de los setenta del siglo pasado, que se solventó con aportes hídricos con barcos, trajo como consecuencia que el consorcio de aguas de la Marina Baja cediese sus derechos de agua potable para riego por agua residual depurada y liberando recursos para agua de “boca”, mientras que la Diputación construía infraestructuras adecuadas como mejora para el uso de agua residual para riego. La puesta en marcha del trasvase Tajo-Segura terminó con la escasez hídrica no sólo en Benidorm sino en las poblaciones situadas al sur.

 

En 1979 el trasvase Tajo-Segura garantizaba 600 Hm3 anuales, 490 para regadío y 110 para consumo humano, estas cantidades venían a asegurar el suministro de agua junto a los recursos del acuífero de Sax, Villena y el agua del Taibilla. Con estos recursos desde Benidorm hasta Almería ya no hubo restricciones de agua. Con infraestructuras adecuadas y gestión óptima de los recursos, la provincia de Alicante puede pasar de disponibilidad “muy baja” a disponibilidad “alta” que es la calificación actual; cualquier ciudadano puede acceder a uso de agua sin problemas.

Estoy totalmente de acuerdo con el Presidente de la Diputación de Alicante, don Carlos Mazón, reivindicando la permanencia del trasvase

Por tanto, el trasvase ha sido, desde 1979, la gran infraestructura que ha garantizado, no sólo en Alicante, sino en Murcia y Almería, la disponibilidad de agua ya que, insisto, el ciclo del agua es cerrado y lo importante es su acceso, su disponibilidad.

Que ahora vengan los taumaturgos que ofrecen soluciones mágicas a través de la desalación, intentando pagar hipotecas sobre su vida laboral anterior que únicamente se limitaba a la canción de Serrat: “desde el bar a la bolera”, u otros que indiquen que el problema de la falta de caudal del Tajo es debida al cambio climático cuando Millán Millán, director que fue del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, (CEAM), afirmaba que la transición del riego por inundación al riego por goteo estaba afectando negativamente al cambio climático por falta de humedad atmosférica, me parece una afirmación ligera y falta de rigor. La desalinización (desalar se desala el bacalao) es un proceso altamente consumidor de energía y la energía de “molinillos” y fotovoltaica, como afirmaba un iluminado en las páginas de un diario local, no es suficiente para asegurar la producción de caudales regulares. La solución es llevar el agua desde donde sobre a donde falta y realizar una eficaz y eficiente red de tuberías estatal, pero obviamente los gobiernos de la Mancha manchega prefirieren dilapidar el agua regando a través de  “pipe lines” a la “hora del Ángelus” grandes extensiones de maíz, centeno y avena con el único fin de cobrar la subvención europea, que enviarnos el agua que les sobra como nosotros les enviamos la energía que nos sobra debido a nuestra central nuclear de Cofrentes. La evaporación, a mediodía en la Mancha, del agua de riego aportada al cereal puede alcanzar más del 80% del agua aplicada.

 

Sin entrar en los motivos por los cuales Cristina Narbona y Adrián Baltanás decidieron apostar por las desalinizadoras y obviaron las inversiones ya efectuadas en infraestructuras de trasvase, cosa que sería motivo de situarse en las cercanías de juzgados de guardia, estoy totalmente de acuerdo con el Presidente de la Diputación de Alicante, don Carlos Mazón, reivindicando la permanencia del trasvase. Como decía mi añorado “Moscú”: “Juan, si hay agua para beber, habrá agua para regar”. Y añado: si hay agua del trasvase que sobra en el Tajo, hay agua para beber y agua para regar y seguiremos creciendo como provincia y como país.

  • Juan Navarro es doctor en Ciencias