| 21 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Nuño de la Rosa visita hoy el Restaurante 'El Churra'
Pedro Nuño de la Rosa visita hoy el Restaurante 'El Churra'

'El Churra', restaurante tan murciano como la huerta del Segura

Recomiendo comer en su extensa barra con selectivo mostrador, no sólo porque sea diligente el servicio, sino porque a menor precio que en mesa almuerzas o cenas igual

En los muchos años que me llevó la vida de estudiante a profesor he visitado con cierta frecuencia el entonces merendero y hoy restaurante El Churra. Nunca me ha decepcionado, pero y también debo colegir que no siempre me convenció en la totalidad de un menú, quizás porque su duradera buena fama entre los murcianos ahora lo abarrote de continuo, y toda cocina tiene sus límites de sobrecarga. Recomiendo comer en su extensa barra con selectivo mostrador, no sólo porque sea diligente el servicio, sino porque a menor precio que en mesa almuerzas o cenas igual.

Por aquello de recordar pretéritas vivencias, pedí para comenzar unas "perdices" que en Murcia se entienden como lechuga muy fresca de huerta inmediata, aliñadas (aceite de oliva virgen, vinagre y pimienta) sobre las que se coloca una anchoa de bota: tan simples y excelentes como suelen disponerlas a lo largo de la Vega del Segura. Completando, ¿cómo no? con un zarangollo, plato heredado de la alboronía andalusí, consistente en un pochado o fritangas, según regiones, aquí de calabacín, cebolla, patata y huevos, que les queda muy honesto. Rememorando aquel inolvidable Rincón de Pepe, pedí la alcachofa rellena de gambas que en El Churra reinterpretan con una salsa marinera: "normalita" como diría Raimundo González, padre de la Nueva Cocina Murciana.

Restaurante 'El Churra'

El revuelto de vieras con setas de temporada es plato famoso en esta casa, y merecedor de un notable por la conjunción de texturas.

Y, por supuesto haciendo honores al "Tío Churra" (ya van por la tercera generación) volví a degustar la famosa pierna de cabrito a la murciana, es decir con patata y tomate, variando según los sitios el riego con vino blanco o con cerveza. Debo reconocer que ronda la perfección.

Como postre, siguiendo el gusto por la culinaria ancestral: los paparajotes: hojas de limonero untadas con harina, huevos, azúcar y un punto de canela para luego freírlas en aceite muy caliente. Siempre me gustaron cuando provienen de manos hábiles controlando calor y tiempo en sartén.

Nunca me ha decepcionado, pero y también debo colegir que no siempre me convenció en la totalidad de un menú

 

Al ser ya más de 60 años largos de oficio y servicio han ido acumulando una bodega bastante completa tanto en vinos como licores. Personalmente opté por un vino Clio de Jumilla donde predomina la Monastrell, acompañada de Cabernet Sauvignon, y que tiene un empaque perfecto para quien gusta de vinos recios y, sin embargo, suaves en su retrogusto.

Cerré estancia con un no menos típico: "asiático" (carajillo con leche condensada y Licor 43, más dulce imposible) que recomiendo vívidamente, aunque sólo sea por una vez.

Restaurante El Churra

Calle del, C. Obispo Sancho Dávila, 8, 30007 Murcia

Teléf.: 968 27 15 22

Precio medio. 40 a 50 €

Cierra domingos noche