| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
José María Manzanares / Foto: David García
José María Manzanares / Foto: David García

Con Morante llegó la bronca; con Manzanares, el éxito y la puerta grande

El sevillano Pablo Aguado completó el cartel ante una desigual corrida de Álvaro Núñez, con dos toros de El Pilar

| Blas de Peñas Edición Alicante

El festejo estrella de la Feria de Hogueras 2022, el del día de San Juan, no consiguió llenar el coso de la Plaza de España. Hubo tres cuartos largos de entrada con mucho cemento en sol, probablemente porque el fuerte calor no invitaba a pasar dos horas largas al sol alicantino, que como los buenos meteorólogos conocen, tiene demasiados grados de humedad. Hubo calor, y mucho, sobre el ruedo, sobre todo cuando José Antonio Morante de la Puebla pasaportó a sus dos enemigos sin intentar faena. Doble bronca del respetable que después, para compensar su enfado, vibró con el toreo de José María Manzanares y se emocionó con la serenidad del sevillano Pablo Aguado. Cal y arena en tarde de emociones con sendas broncas, tres ovaciones muy sentidas y dos orejas en un sólo toro para pasar de la bronca a Morante al éxito de Manzanares. 

Morante de la Puebla / Foto: David garcía

Precisamente sería José Manzanares el encargado de levantar la tarde. Lo hizo con un primer toro, de la ganadería de El Pilar, Miralto, un ojo de perdiz bocidor, de 486 kilos, que al principio de la lidia estuvo a punto de darle un serio disgusto a Morante. El de La Puebla se escapó de la cornada por los pelos al salir el toro suelto del caballo de Chocolate. La poca fuerza del animal aconsejó a Manzanares a realizar una labor de enfermero, con derechazos a media altura para sacarle los pocos pases que tenía. Media en buen sitio y estocada efectiva que fue suficiente. El alicantino escuchó una fuerte ovación en los medios. 

Su segundo enemigo, un castaño de Victoriano del Río, de 477 kilos, evidenció desde el principio calidad y fijeza. Manzanares supo ver sus condiciones y tras brindar al público, cuajó una faena con temple, suavidad y una colocación perfecta. Tiempos de respiro al astado para aprovechar sus embestidas y varias series con la mano izquierda que levantaron al público de sus asientos. Estocada hasta la bola, de efecto rápido. El público pidió las dos orejas con las que dio una clamorosa vuelta al ruedo. 

José María Manzanares / Foto: David García

El paso de Morante de la Puebla por Alicante, en su primer compromiso, fue decepcionante. El torero parecía ausente de la plaza, desconfiado y sin ganas de pelea. En su primer enemigo, un jabonero de Álvaro Núñez, no lo intentó. El toro le complicó los pocos momentos que quiso estirarse y ahí acabó la historia de Tabacalero. Con la espada fue efectivo. Estocada que hizo rodar al toro. Bronca monumental. 

En su segundo enemigo, Morante dejó ver unos primeros compases a la verónica que emocionaron al público. Pero la alegría duró poco porque sendas coladas por el pitón derecho hicieron desistir al de Las Puebla que, sin pensarlo dos veces, montó la espada y dio todo un recital. Cinco pinchazos antes de conseguir la estocada que acabó con Laborioso, un toro colorado de 534 kilos. Gran bronca y algunos aplausos al toro. 

Tarde de fiesta mayor en Alicante con un Morante ausente de la plaza, un Manzanares que se desquitó de su actuación del día anterior, y un Aguado con mucha calidad en su toreo

 

Pablo Aguado pasó desapercibido con el capote. Tras dos puyazos algo fuertes, hizo salir al ruedo a José María Manzanares para brindarle la muerte del toro en memoria del maestro Manzanares. Buen inicio de faena, con dos series con la derecha muy aplaudidas. Con la izquierda demostró la calidad que tiene su muleta con naturales lentos muy jaleados por el respetable. Cuando tenía la oreja casi ganada, erró al matar, con dos pinchazos antes de lograr un volapié efectivo. Aviso y fuerte ovación en los medios. 

Su segundo toro, Liebrez, un colorado de El Pilar, salió de toriles medio muerto. Y, para más inri, el fuerte puyazo contribuyó a restarle la escasa fuerza que le quedaba. Faena imposible. Dos pinchazos y estocada, y fuerte ovación a un torero que tiene mucho arte en su muleta pero que en esta ocasión no ha podido demostrarlo.  

Pablo Aguado / Foto: David García

En resumen, tarde de fiesta mayor en Alicante, el Día de San Juan, con un Morante ausente de la plaza, un Manzanares que se desquitó de su actuación del día anterior, y un Aguado con mucha calidad en su toreo, con ganas, pero sin material para desarrollarlo. Otra vez será. 

Ficha técnica 

Cuarto festejo de abono de la Feria de Hogueras 2022. Tres cuartos largos de plaza. 

Cuatro toros de Álvaro Núñez, de juego desigual, y dos de El Pilar, bonitos, pero de escasa fuerza. 

Presidió José Antonio Fernández de la Dueña, acompañado en el palco presidencial por la Bellea del Foc, Marina Niceto, acompañada de sus seis damas de honor. 

Al finalizar el paseíllo, Nacho Lloret, en representación de la empresa, entregó a José María Manzanares un cuadro con la reproducción del cartel anunciador del homenaje al desaparecido maestro Manzanares en las bodas de oro de su alternativa.  

Por su parte, el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, entregó al doctor José María Reyes, cirujano jefe de la plaza de toros recién jubilado, una reproducción del Palacio Provincial como agradecimiento a los años que Chema Reyes dedicó a la institución. 

Y los presidentes del Club Taurino, Amigos de Nimes y Puerta Grande entregaron al doctor Reyes una placa conmemorativa de su pregón taurino del pasado día 17 del presente mes. La entregaron en presencia del alcalde, Luis Barcala, y de la concejala de Asuntos Taurinos del Ayuntamiento de Alicante, Mari Carmen de España.