| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Gana el Gobierno, pierden los Ayuntamientos

Lo peor es que demuestra a las claras la triste estampa del virrey encadenado Ximo Puig, con una argolla atada a los fanáticos podemitas, y la otra sujeta en el cemento armado de Compromís

He estado muchas veces en la tentativa de escribir algo sobre la tristemente famosa "Tasa Turística" de marras, pero lo iba posponiendo un día tras otro porque, en primer lugar, presuponía que era más el aparato de relámpagos y truenos, como en toda tormenta de verano que pasa conforme el nublo se aleja y la leve torrentera lava el polvo yermo, pero al final ha resultado tempestad de granito para el turismo y torbellino de tornados en todos los municipios que, en gran parte, o en casi todo viven de los foráneos, sean fijos discontinuos al solaz mediterráneo, o segundos residentes disfrutando jubileos. Y, en segundo lugar, porque tanto mis compañeros de profesión, como políticos o mejores conocedores de esta industria nacida con la medicina higienista, ya escribían, peroraban o soltaban su speech reprobatorio ante la primera cámara y micrófono pidiéndoles opinión al respecto, cuando no nos llamaban para pronunciarse con un "Yo-nosotros estamos en contra de ese sablazo al visitante, quien ya de per se deja sus estipendios directos e indirectos en el municipio que lo acoge".

Que yo sepa, ningún Ayuntamiento, institución empresarial, corporativa o, de una u otra forma relacionada con el turismo, apoyaron la iniciativa de la Generalitat Valenciana, "Ávida Dollars (euros), sino todo lo contrario, despotricaron revelándose encorajinados y levantiscos frente a semejante ocurrencia y latrocinio recaudatorios.

Ahora, que de todo estamos a un clic, les recomiendo vívidamente, se lean la entrevista que mi compañero Andrés Maestre le hace al presidente de HOSBEC, Toni Mayor, probablemente una de las personas que mejor conoce la industria turística, no sólo en Benidorm, sino en toda la Comunidad Valenciana, propietario tanto de hoteles de alto rendimiento, como otros "con encanto" (sufragados por los primeros, como todos Michelin tienen sus extensiones rentables de otros restaurantes con gran capacidad, asesores hosteleros y catering varios). Es por ello por lo que, cuando Toni habla: sentencia cercano a lo axiomático por obvio. Y dice así del canon trapero y por la espalda de la indefensión: "esa decisión es de una irresponsabilidad y una falta de tacto político y social escandalosa".

Este empresario y por boca de todos expone la paradoja socialista en el desgobierno tripartito de Ximo Puig: "viven en el metaverso infinito y no pisan realidad". Como ustedes saben, la palabreja 'metaverso' (hoy en boga para cualquier argumentario) se refiere a algo que va "más allá del universo", o sea: expresión de lo ininteligible, inabarcable, el caos espacial y hasta la duda sobre las formulaciones adelantadas por Einstein. Ahí es nada. Y claro, sus prodigiosas meninges extraterrestres no les permiten descender a la realidad de los otros comunes mortales. ¿O sí? Porque el nuevo tributo pasa por la ventanilla de la Conselleria de Hacienda, cuyo vocero oficial, Francesc Gamero, secretario autonómico de Hacienda ha tildado a su homónimo e idéntico en Turismo, Francesc Colomer de bobito irreflexivo, porque no se entera de que este nuevo hachazo a las cuentas corrientes, mayoritariamente familiares de pequeños y medianos empresarios/as, no es para maltratar sus ya depauperadas economías tras la pertinaz sequía pandémica, sino "una vía para modernizarlo (al Turismo)". Ante tal morro de disparate y viceversa, al rizoso Colomer le faltó poco para herniarse de la risa, y los hosteleros le advirtieron al Molt Honorable que fuera buscando en Zulandia sus votos y los de sus trabajadores/as para las próximas elecciones.

Ellos sabrán por qué quieren matar a la gallina de los huevos de oro

Y es que, en la casa de tócame Roque. ¡Ay, mamá...! O Consell, todo un retablo de maravillas donde nada es lo que parece, y donde hoy digo "no a la Tasa Turística", mañana suelto "leña a la hostelería burguesa e inane porque son todos unos retardatarios que no han progresado desde tiempos del franquista Pedro Zaragoza Orts; y aquí estamos nosotros para reeducarlos robándoles la cartera".

Pero con ser un fiasco impositivo, lo peor es que demuestra a las claras la triste estampa del virrey encadenado Ximo Puig, con una argolla atada a los fanáticos podemitas, y la otra sujeta en el cemento armado de Compromís, ideólogos ambos de su redactado oficial y posterior puesta en marcha por mucho que atente contra la única gran industria S.L. todavía viva, y todavía rentable salvo que la Generalitat siga esta errática por demencial política del atraco turístico a mano armada.

Que semejante hurto se venga aplicando en Cataluña y las Islas Baleares, proyectadas en gran medida a un turismo de medio y alto standing, nos parece innecesario además de discriminatorio, pero que lo intenten aplicar en la Comunidad Valenciana, donde la mayoría de los turistas tienen menor nivel económico y adquisitivo, y con la excusa pueril de la modernización, es ponerse en contra de todo el tejido empresarial y laboral que aquí resulta tan mayoritario como concluyente por decisorio.

Ellos sabrán por qué quieren matar a la gallina de los huevos de oro a perdigonazos como este.