| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El Pregón Taurino abre Feria con un torero agradecido de que le salvaran la vida

El alcalde Luis Barcala leyó la carta enviada por Manuel Escribano al cirujano José María Reyes, quien le atendió la tarde del 25 de junio de 2016 en Alicante

| Blas de Peñas Edición Alicante

Y la muleta del sevillano Manuel Escribano se hizo palabra. Palabra de agradecimiento hacia el cirujano y al equipo médico que le salvaron la vida en Alicante. Fue el momento más emotivo de la tarde noche del viernes. Ni olés, ni pasodobles toreros, ni vivas. Silencio sepulcral. Y después...la ovación más encendida, más cariñosa, más emocionada. La carta de un torero que estuvo a punto de perder la vida en el coso de la alicantina Plaza de España puso un nudo en la garganta de todo el mundo. De los cientos de aficionados que acudieron a escuchar el pregón que ponía en marcha la Feria de Hogueras 2022. 

Todo había transcurrido con normalidad. Los presidentes del Club Taurino, Fernando Leiva; de Amigos de Nimes, José María Jericó, y de Puerta Grande, Patricio Guerrero, habían recibido al empresario del coso taurino, Nacho Lloret, autor de una feria de cinco estrellas, a la concejala de Asuntos Taurinos, Mari Carmen de España y al pregonero Chema Reyes con la Banda Sinfónica Municipal de Alicante preparada sobre el escenario para comenzar el concierto.  

El pregón de Chema Reyes fue emotivo, lleno de sentimiento, de recuerdos vividos durante tres décadas en la enfermería del coso alicantino

Un concierto dividido en dos partes porque al segundo pasodoble se incorporaron el alcalde, Luis Barcala, y la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez. Y ahí entró en escena el cirujano jefe de los servicios médicos de la plaza de toros, José María Reyes, pregonero cinco estrellas de una feria de cinco estrellas.En su último acto pues Chema Reyes se cortó anoche la coleta y cedió la enfermería en la que ha estado treinta años al cirujano vascular que le ha acompañado en los últimos años. 

El pregón de Chema Reyes fue emotivo, lleno de sentimiento, de recuerdos vividos durante tres décadas en la enfermería del coso alicantino. Y de anécdotas,de historias reales vividas tarde tras tarde en una larguísima etapa que comenzó cuando su padre, después de 20 años al frente de los médicos de la plaza, le cedió el testigo.  

 

Al finalizar su intervención, con una invitación expresa a no perderse los magníficos carteles conseguidos por Nacho Lloret para la feria alicantina, fue cuando el alcalde Luis Barcala destapó la caja de las sorpresas y las emociones. En un magnífico parlamento, lleno de admiración hacia Chema Reyes, surgió la maravilla de la tauromaquia por medio de una sentida carta del torero Manuel Escribano dirigida al doctor Reyes. En ella, un torero que estuvo a punto de perder la vida en Alicante, en tarde de hogueras, con los chorros de sangre escapándose de su triángulo de scarpa, le daba las gracias a su salvador. Al cirujano que le devolvió la vida. Y que lo hizo con tanto arte que después, el torero sevillano ha sido capaz de indultar a un victorino y a un miura. Ahí es nada. 

Y siguió la fiesta. Con la Banda Sinfónica Municipal dedicando pasodobles a los presidentes de las peñas de Villena y Alcoy desaparecidos en esta maldita pandemia. Con un emocionado recuerdo al maestro José María Manzanares, qué bello es su pasodoble, y con otro emocionado recuerdo musical para Emilio García 'El Lince'. 

Primer acto pues con sentimiento, con aromas taurinos, y con una invitación del pregonero a disfrutar de las fiestas, a vivirlas intensamente y a no perderse una feria de cinco estrellas.