| 07 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Iván Cano, Carlos Mazón y César Anca representrarán a Melchor, Gaspar y Baltasar en Alicante
Iván Cano, Carlos Mazón y César Anca representrarán a Melchor, Gaspar y Baltasar en Alicante

Los Reyes Magos

Los técnicos de la Diputación desaconsejaron el aterrizaje del helicóptero en el centro de la ciudad, pero aquello no fue suficiente para vencer la soberbia de aquellos 3 políticos locales

| Juan Navarro Edición Alicante

“La memoria es frágil, el cuerpo sufre y la mente se debilita” (Michel Corleone, El Padrino, IIIª parte).

En el mes de noviembre de 1993, la Comisión Gestora de las Hogueras de San Juan, cuyo presidente era Luis Botella, nombraba a las siguientes personas para representar a los Reyes Magos: Ángel Luna González, alcalde de Alicante; Antonio Mira Perceval, presidente de la Diputación de Alicante y Juan Antonio Gisbert García, director de la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

En la tarde noche del día 5 de enero de 1994, el helicóptero de la Diputación se posaba en las confluencias de la Avenida de la Estación, Ferré Vidiella y General Lacy ante una multitud de padres y niños y descendían Melchor Luna, Gaspar Mira y Baltasar Gisbert ante una pléyade de niños asombrados y contentos por ver a los Reyes Magos.

El presidente de la Comisión Gestora, y de ahí el nombre de gestora, era un delegado nominado por el Alcalde y consensuado con los representantes de hogueras y barracas por lo cual dicho nombramiento era responsabilidad directa y única de Ángel Luna González.

En la historia de la Comisión Gestora alicantina nunca se había producido un hecho tan bochornoso como el que acabo de relatarles. Pero el bochorno no estaba producido únicamente por el auto nombramiento de Luna como rey mago, sino por el hecho de nombrar a sus “conmilitones” como los dos magos restantes.

 

Luna había sido candidato en 1991 a la alcaldía por el partido socialista consiguiendo 12 concejales, los mismos que el candidato del partido popular Diego Such, pero los 2 candidatos de izquierda unida le posibilitaron la vara de mando lo cual no obvió que hacia mitad de la legislatura y cansado de las ideas “eventualmente chocantes” de María Teresa Molares, concejal y jefa de IU, Luna se aliase con un tránsfuga del PP, Ángel Mínguez, sorprendido una noche conduciendo con una tasa importe de sangre en el torrente alcohólico y con Diego Zapata, concejal electo y apadrinado por José Luis Valdés, líder carismático vecinal. Mira accedió a la presidencia de la Diputación por dimisión de su presidente Antonio Fernández Valenzuela en 1991 y Gisbert, en aquellas fechas secretario general de la Caja del Mediterráneo, tras llevar con mano de hierro las negociaciones para la fusión por absorción de la Caja de Ahorros Provincial de Alicante y Valencia, accedió al cargo de director general de la CAM tras un “golpe de estado” contra su maestro y amigo Miguel Romá Riera, el 24 de marzo de 1992 similar a la actuación de Bruto con su padre adoptivo Julio César. La amistad entrañable entre los tres personajes era notoria pues no sólo los tres compartían militancia e intereses en el partido socialista sino que Gisbert y Mira compartían lazos familiares. “Familia que ahorra unida permanece unida”.

Los técnicos de la Diputación Provincial desaconsejaron el aterrizaje del helicóptero en el centro de la ciudad debido al riesgo de provocar un múltiple accidente habida cuenta la cantidad de niños y familiares que se congregarían en la zona pero aquello no fue suficiente motivo para vencer la soberbia y vanidosa actuación de aquellos tres políticos locales.

Los “dobermann” de la oposición, encabezados por Sanguino y Bellido, han entrado a degüello por la decisión de Barcala de nombrar rey mago a Carlos Mazón

 

“Nunca, en la historia de la provincia de Alicante, tres personas han acaparado tanto poder: la tercera caja de España, la alcaldía de Alicante y la Diputación Provincial” me confesaba posteriormente Fernández Valenzuela. Y no andaba desencaminado mi añorado “Moscú”. Aquello fue el principio de un gran negocio pues desde entonces y hasta hoy continúan en activo a pesar de la edad, han acaparado diferentes cargos siempre en la órbita política y nunca se han bajado del coche oficial. Luna tras pasar por las oficinas de Enrique Ortiz y Rafael Gálea (Cívica y Hansa Urbana), en una clara demostración de ausencia de cualquier tipo de moralidad, fue vice síndico de agravios con José Cholbi Diego, antiguo jefe de centuria de falange española y del movimiento en la época de Franco, sin hacerle ascos ni obligarse moralmente por la “memoria democrática”. En la actualidad es síndico con coche oficial y unos buenos emolumentos. Mira, perdidas las elecciones en 1995, logró colocarse en la oficina del síndico de cuentas de la Comunidad Valenciana y ahí continúa cobrando y vegetando y lo de Gisbert fue de nota, no solamente consiguió un “pastizal” por su defenestración de la CAM sino que su amigo y conmilitón socialista Aurelio Martínez lo colocó de director general de negocio del Instituto de Crédito Oficial (ICO), posteriormente lo nombraron director general de la Caja Rural de donde se marchó con otra indemnización suculenta y en la actualidad es presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante.

Pero, querido lector, su continuidad en cargos públicos con suculentos sueldos no viene de lejos, Ximo Puig los sigue manteniendo en el puesto a pesar de los años pasados. Y por tanto es el responsable de ello.

 

Hace unos días, el alcalde de la ciudad, Luis Barcala, nombró a Carlos Mazón, Iván Cano y César Anca, como Reyes Magos de 2022. Los “dobermann” de la oposición, encabezados por Sanguino y Bellido, diletante burgués, aburrido y vividor el primero y un antiguo militante de Unión Valenciana el segundo, han entrado a degüello por la decisión de Barcala, como si en la ciudad no hubiese otros problemas. Pero no olvidemos el encabezamiento de esta pastoral: “la memoria es débil y la mente se debilita”, y así es, insisto, estos haraganes, ni siquiera se molestan en leer la historia de la CV, algo que inhabilita al dramaturgo progresista Sanguino y al tránsfuga Bellido. Su ignorancia y haraganería se comentan solas. Por cierto, si Paquirrín Sanguino hubiese sido alcalde de la ciudad, estoy seguro que hubiese nombrado a Mario Ortolá como rey “majo”. Ché pito.

Juan Navarro

Doctor en Ciencias