26 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
La acusada del asesinato de Dominique, Alejandra G. P., a su llegada a la Audiencia Provincial donde está siendo juzgada / FOTO: Joaquín Reina / Europa Press

El padre de Dominique sospechó de Alejandra porque “su historia era imposible"

Daniel Faus: “Al principio sí me creí la historia, pero luego me di cuenta de que era imposible”. El padre de acogida del menor asesinado en Elda ha declarado este miércoles en Alicante

| Redacción Alicante Edición Alicante

El padre de acogida del menor fallecido en Elda, Alicante, en agosto de 2017 a manos, presuntamente, de su pareja, Daniel Faus, ha declarado al jurado que sospechó de ella "un tiempo después de los hechos" porque la historia que contaba "era imposible", mientras que ha asegurado que los propios agentes de la Policía "dejaban ver entre líneas" que era la responsable del fallecimiento.

En la misma línea, ha hecho referencia a la actitud de la acusada después de los hechos: "Yo estaba infinitamente peor, era un muerto viviente". Sobre las causas de la muerte indicadas por la mujer (un atragantamiento con un trozo de jamón), el padre ha declarado que el pequeño "comía mucho" pero que "nunca lo había visto atragantarse".

Tanto el padre como la madre de acogida del menor fallecido han prestado declaración como testigos durante la tercera sesión de la causa que juzga, en la Audiencia Provincial de Alicante, a la mujer acusada de matarlo en Elda en 2017. El niño era un menor de acogida cuyos padres se habían separado. La madre era la titular del acogimiento familiar permanente mientras que el padre, un conocido preparador de atletismo, lo tenía en el último año en régimen de visitas

"La Policía me lo dejaba ver entre líneas; al principio sí me creí la historia, pero luego me di cuenta de que era imposible: ¿quién va a venir a violar a mi hijo a mi casa?", ha expuesto el padre del menor. Asimismo, ha señalado que los propios vecinos le aseguraron que "no habían oído nada" y que la acusada le señaló que los residentes "mentían" sobre dichas afirmaciones.

Había "un rumor muy fuerte por el pueblo"

Además, el hombre ha contado que llegó a hablar con la que era entonces su pareja para indicarle que había "un rumor muy fuerte por el pueblo" sobre que ella podría ser la autora de la muerte.

Acerca de la relación entre el niño fallecido y el hijo de la acusada, entonces de 3 años, ha destacado que era "normal pero con conflictos y tensiones", y además, ha indicado que ella llegó a decirle que no llamara "hijo" al pequeño porque "no lo era" según la acusada.

"El niño comía mucho, era muy bruto comiendo, pero nunca lo había visto atragantarse; ese día, ella me dijo que no había podido pedir ayuda porque no podía moverse, pero luego le levantó sin problemas de donde estaba cuando llegué a la vivienda", ha relatado sobre el día de los hechos.

El padre ha hecho un esbozo de cómo sucedieron los hechos bajo su versión entre lágrimas y visiblemente emocionado al recordar el momento en que vio a su hijo sin vida en la vivienda. "Intenté reanimarlo, pero ya no estaba", ha dicho.

"ASUSTADIZO"

Por su parte, la madre en acogida del menor fallecido y ex pareja del padre, ha indicado que la relación entre el hombre y el niño "era buena", algo que también ha ratificado él mismo. Mientras que ha indicado que la actitud del progenitor "cambió" cuando inició su nueva relación con la acusada.

"Él siempre subía y me daba dos besos, dejó de hacerlo porque decía que no le dejaban, al igual que dejó de subir a casa a por el nene, tenía que bajarlo yo a la calle", ha explicado la madre.

Asimismo, ha indicado que el pequeño contó en alguna ocasión que la acusada le había tapado la cabeza con una manta, pero lo interpretó "como un juego" que le contaba el menor.

"Es inasumible y demoledor que te maten a tu hijo", ha señalado la madre también visiblemente afectada, mientras afirmaba que el pequeño presentaba un comportamiento "asustadizo" y "con miedo" durante un tiempo antes de los hechos.