× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Xavi López, portavoz de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante / FOTO: O. Avellán

El portavoz de Podemos ‘mete la pata’ con su propuesta de suplantar al alcalde

Xavi López demuestra no conocer el reglamento y ha tenido un desliz en su afán de arremeter contra Barcala. Se atribuye competencias que no le corresponden y plantea una moción de confianza

| A. Maestre Edición Alicante

El grupo municipal de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante quiere plantear una moción de confianza al alcalde en el próximo pleno si sale adelante la reprobación propuesta por su formación política junto con el PSOE. Así lo ha confirmado el portavoz, Xavi López, a ESdiario en varias ocasiones al hablar sobre la reprobación al alcalde que ambos partidos llevan conjuntamente al pleno.

 

El portavoz podemita desconoce que solo el alcalde puede plantear una moción de confianza, en caso de que no se puedan aprobar los presupuestos o por otras razones de gestión de gran peso. Al no controlar esta cuestión, López ha metido la pata y ha tenido un desliz en su afán de arremeter contra la figura de Luis Barcala. Se atribuye competencias que no le corresponden para plantear una ‘Moción de Confianza’.

¿Y después de la reprobación, qué?

Ante la pregunta de ¿y después de la reprobación qué?, el portavoz de Podemos contestó a este diario que “en el caso de que salga la reprobación, nosotros vamos a exigir la dimisión e incluso sería necesario plantearse una moción de confianza contra un alcalde que está finiquitado”. La última vez que han anunciado la moción de confianza ha sido este mismo martes. Tras conocer que Vox podría respaldar la reprobación, López se ha venido arriba y ha convocado a los medios de comunicación para trasladarles que va a plantear una moción de confianza al pleno para que el alcalde se someta a evaluación de la corporación municipal.

Xavier López ha justificado esta propuesta en que “si hay una mayoría que sostiene la reprobación en este pleno también la hay para decir que este alcalde no puede seguir ni un minuto más al frente del Ayuntamiento".

Le ha corregido su propio partido

Tras darse cuenta del ‘desliz’ de su portavoz, fuentes del partido se han apresurado en precisar que se trata de una iniciativa que se presentaría al pleno, y no una ‘moción de confianza como ha asegurado Xavi lópez, ya que como parte de la oposición no tienen potestad para impulsar aquella acción.

 

Tanto PSPV como Unides Podem acordaron presentar al próximo pleno de este jueves, 26 de noviembre, una propuesta de reprobación hacia el primer edil. ESdiario confirmó este lunes el anuncio de Vox sobre su respaldo a la moción, con lo que, a falta de que ratifiquen su postura durante la celebración de la sesión, la propuesta de PSPV y Unides Podem podría contar con los apoyos suficientes para prosperar, si Compromís la respalda con sus votos y Vox tambén.

El pleno de las reprobaciones

El Ayuntamiento de Alicante está empezando a destacar por las reprobaciones a sus concejales. La figura de la reprobación no tiene ninguna consecuencia legal, ni jurídica ni política. Se trata de un toque de atención de los ediles sobre algún asunto concreto. Pero en alicante más bien se utiliza como herramienta política para desprestigiar al contrincante. Así ha ocurrido con el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, y con su compañero Rafa Mas. También con la vicealcaldesa, Mª Carmen Sánchez, y el portavoz de Vox, Mario Ortolá. Todos ellos han sido reprobados por comportamientos asociados a su vida privada, que aprovecharon el resto para marcarles la conducta.

La moción de confianza solo la puede plantear el alcalde

El art. 197 bis de la LOREG recoge la figura de la moción de confianza como herramienta para comprobar la estabilidad del equipo de gobierno municipal.

Establece que solo “el alcalde podrá plantear al Pleno una cuestión de confianza, vinculada a la aprobación o modificación los presupuestos anuales, el Reglamento Orgánico, las Ordenanzas fiscales o la aprobación que ponga fin a la tramitación de los instrumentos de planeamiento general de ámbito municipal.