18 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ambiente en la zona centro de Madrid
Ambiente en la zona centro de Madrid

¿Quién le pone el cascabel al virus?

Imaginen que en aquellos días felices de juveniles vinos y rosas, nos cortan en seco inercias vitales y controladamente instintivas que nos procura el ocio en el tránsito hacia el desmadre

Echen hacia atrás la memoria, y recuerden cuando desde la adolescencia a los treinta y tantos, tenían un sueño en la piel y sofocones en la bragadura. Y después sincérense consigo mismos/as, antes de contestarme a ¿el 100 × 100 de todos nosotros-aquellos hubiéramos aguantado solidarios, quietos y civilizados en casita compartiendo el mando de la televisión, o la soledad de un dormitorio, sin saltar a la calle para acudir a la llamada del amor, la marcha, la música, la danza, y el hermoso corolario del sexo compartido?

Intenten retrotraerse en una especie de "déjà vu" para volver a aquellos años en los que mentimos a nuestros padres acerca de dónde íbamos o de dónde veníamos: "¡qué noche la de aquel día!"; nos fumábamos algunas clases y pitillos, copiamos exámenes o sacábamos recónditas chuletas; bailábamos como locos con los decibelios a tope hasta que nos echaban a patadas de las discotecas, y alguna vez hasta perdíamos la orientación y la vergüenza por culpa de sobrecarga etílica; y a qué hablar de verbenas populares, reuniones y retozos veraniegos en la playa a la luz de la luna y el sonido de un loro a todo trapo.

Imaginen que en aquellos días felices de juveniles vinos y rosas, nos cortan en seco las inercias vitales y controladamente instintivas que nos procura el ocio en el tránsito hacia el desmadre. Y ahora, con absoluta sinceridad, contéstense mirando a la caja tonta como testimonio de desmadres y botellones.

Coincidan los mayores en que aquellos finales del siglo XX eran distintos: Antes se cerraba a las dos de la madrugada como tarde, y ahora la amanecida todavía parece pronto. Antes, la autoridad del patriarca era axioma mandatario, ahora psicosocial mente la normativa y comportamiento familiar ha cambiado hacia un malentendido igualitarismo, amén de familias monoparentales, desestructuradas o abiertas por condicionamientos presupuestarios. Antes la gente se casaba sin llegar a la treintena, y ahora, si se casan, una o dos veces, ya les pilla cuarentones.

Sepan, los que no entienden cómo la Comunidad Valenciana estamos en mínimos de contagios, ingresados, etc. respecto a otras autonomías, que aquí la juventud y quienes la alargan yendo para talluditos/as, los fines de semana se tiran a la calle por miles, y a la segunda copa o trago de la botella se desenmascaran descaradamente cantando y danzando con el primitivismo y fuerzas que les pide el cuerpo. Hablando con las llamadas "fuentes autorizadas" municipales y de la Generalitat, lo primero que te dicen es que no hay policía para tanta gente; lo segundo que no cabrían los retenidos en una plaza toros o estadios de fútbol; y lo tercero que eso del toque de queda lo único que consigue es trasladar la juerga de las calles a las casas. No hay una ley sanitaria, común y de obligado cumplimiento, algo que, para una contingencia extraordinaria, como es la covid, el Gobierno Central debería haber dictado leyes extraordinarias consensuadas con el PP como principal partido de la oposición, y allá los otros partidos ultraístas o nacional-independentistas que no se adhirieran.

Coincidan conmigo, quiero suponer, en que nadie entre nuestras distintas autoridades quiere ponerle el cascabel al infecto gato de la pandemia. Y lo que es más grave, pasándole el muerto del estado de alarma a los tribunales, cada cual de su padre o de su madre a la hora del veredicto.

Están al corriente, presiento, de cómo los expertos empiezan a matizar que, gracias a la vacunación masiva, y comparando los pocos miles de marchosos con los millones de ya vacunados en edades y con cuadros de mayor riesgo, la cifra resulta prácticamente irrelevante. Así pues, y en todo caso, tratemos de influir didácticamente sobre nuestros menores, pero dejemos de intentar poner puertas al campo de la insolidaridad, y de culpabilizarlos cara a la galería mediática creyendo que nos van a escuchar y obedecer, siquiera a atender buenas razones con trágico final en las UCI; como probablemente nos hubiera pasado a parte de nosotros, obviamente no a todos, insisto, de haber vivido en el pasado una situación semejante.

Convénzanse de que son unos insensatos, de que no les importa un pito el cabreo de los sanitarios y del resto viendo videos de macro-kedadas, fiestorros raperos, desbordarse multitudinario y desafío generacional. Claro que, los principales irresponsables son los políticos incapaces de tomar las medidas pertinentes hasta que lleguemos, cuando menos, a la inmunidad de rebaño. Y no hay nada más pertinente que el toque de queda, pero para todos igual de restrictivo y a la misma hora.

Contéstenles a esos noctívagos cuando les pregunten por qué en Estados Unidos y Canadá, amén de otros países occidentales ya están vacunado a adolescentes de 14 años, mientras que en España todavía no hemos acabado con los de 70.

Amarreu els gats! es una expresión muy alicantina "coger a los gatos para que no escapen", lo cual parece misión tan imposible como ponerle un cascabel a cada cual. Vacunación o estampida, esto no hay quien lo pare, por muy grande que sea el cabreo colectivo de los cumplidores.