| 24 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Manuel Avilés, promotor del 'I Encuentro Español de Autores Literarios'
Manuel Avilés, promotor del 'I Encuentro Español de Autores Literarios'

I Encuentro Español de Autores Literarios. Ladran… luego cabalgamos

El 80% de los autores que acuden al evento somos alicantinos, salvo que se nos pida el pedigrí y los ocho apellidos de Alicante a la manera antigua de Arzallus

| Manuel Avilés Edición Alicante

Me ha cogido la noticia en la Plaza de Benalúa, en la puerta del Bazar Ceuta, encargando unas tazas con el logo del encuentro y del Ayuntamiento de Alicante, para que cada autor tenga un recuerdo del evento. Plaza de Benalúa y Bazar Ceuta, todo alicantino.

Luego he ido al Hotel Meliá a reservar tres habitaciones para los ponentes y he sacado dos billetes de tren en Viajes Barceló, justo en los bajos del Colegio de Abogados de Alicante. ¿Están radicadas en Alicante esas empresas? Los dos ponentes que vienen desde Miami, de la productora cinematográfica Bestacosta, viajan por su cuenta.

La fiesta literaria – cada comensal paga su cubierto, no nos invita nadie, ni nos paga la comida nadie- tendrá lugar en la Bodega Casa Sicilia, gestionada al igual que El Maestral por la empresa Vectalia, tan alicantina que hasta gestiona los autobuses urbanos de Alicante. Pensé hacerla en El Maestral, como las cenas literarias que celebro desde hace seis años, pero vi mejor desplazarnos a la Bodega Casa Sicilia porque hay más espacio para todo y está en un paraje idílico de olivos y viñedos.

¿Por qué se me ocurrió este encuentro de autores? Porque me gusta disfrutar y que la gente disfrute con la literatura. Para poner cara y voz a muchos autores que sienten la pulsión y el placer de escribir y experimentan la dificultad de sacar la cabeza en este maremágnum que es publicar algo. Para que los autores se conozcan entre ellos, cambien impresiones y vean que no están solos. Publiqué la idea en Facebook y en Instagram – soy casi un analfabeto informático, pero a la fuerza ahorcan y es en las redes en donde más eco coge cualquier propuesta. A este Encuentro de autores literarios se ha podido apuntar todo aquel que lo ha deseado y ahora, he cerrado ya las inscripciones porque hay más de 120 inscritos y nos parecen suficientes. No hemos maniatado a nadie para que venga ni hemos rechazado a nadie tampoco.

Me cuenta el periodista que me da la noticia y me siento en un banco de la plaza de Benalúa para no caer redondo, espantado ante la gilipollez política, que un señor al que no conozco, llamado Sanguino, ha dicho que cómo es posible que se gaste dinero de los alicantinos en un encuentro en el que no hay alicantinos y que es un asunto privado -pido disculpas de antemano si he entendido mal la diatriba sanguinista-.

El 80% de los autores que acuden al evento somos alicantinos, salvo que se nos pida el pedigrí y los ocho apellidos de Alicante a la manera antigua de Arzallus. Empecemos por mí, que vine a Alicante con 21 años y, dando la vuelta al mundo mil veces como funcionario, siempre he tenido aquí mi atadura y mi casa. Santiago González, Maritina Mena, Mar Muñoz, Chus Sánchez, Marisa Ayesta, Mónica Nombela, María Serralba, Raúl Bartleby – seudónimo, como  Carmen Mola-, Jorge Cuesta, Cristina Iñigo, Julio Laporta, Evelyn Kassner… y no sigo para no darles la paliza. Todos viven en Alicante aunque no he pedido a nadie, porque no soy miembro del Santo Oficio ni inquisidor, certificado de alicantinidad, ni pedigrí en el empadronamiento ni fe de bautismo.

Manuel Avilés interviene cada semana en la sección literaria de Luz Sigüenza en Onda Cero Alicante

El señor Sanguino, al que no conozco, creo que representa a un partido con concejales que son tan alicantinos como yo, uno de Soria, uno de Murcia y – el que parte el bacalao- de León. Si exige pedigrí racial para el encuentro literario, quedamos y llevamos –si le apetece– el certificado de limpieza de sangre. El mío, que el de los demás no lo tengo.

Muchas de las novelas, de las que allí se va a hablar, incluso se han escrito en Alicante. Les voy a poner un ejemplo sin ánimo de hacer publicidad. He impartido durante dos cursos académicos – ahí está Jorge Olcina para ratificarlo- un taller literario de novela histórica en la Sede de la Universidad de Alicante. De ese taller – apuesta que gané con el propio Olcina y con Manuel Palomar- salieron dos novelas escritas a muchas manos por autores de Alicante: El barbero de Godoy y La hija del barbero y ambas tienen a la ciudad de Alicante, durante el siglo XIX, en sus páginas. Lo que pagó la universidad al docente – un servidor en este caso- fue donado en su integridad a Felinos Lo Morant y a Remavida, una asociación que recoge gatos abandonados y una asociación de  atletas remeras que tienen su sede en el Club de Regatas y que hacen deporte en su lucha contra el cáncer de mama. Recibió la pasta Cecilia Sirvent, de la Terreta desde pequeñita.  No sé si al señor Sanguino todo esto le parecerá suficientemente alicantino.

Agradezco en el alma al concejal Antonio Manresa su disponibilidad a ayudarnos. Si le vamos a crear un problema con estos señores que discrepan en cuestiones literarias con nosotros, lo dejamos estar

A lo mejor no le parece tampoco alicantino el catedrático de Derecho Internacional Privado Manuel Desantes, que nació en Valencia, pero da clase en la universidad alicantina desde que Pepe Lassaleta era alcalde. Tal vez no es de Alicante porque la Universidad está enclavada en San Vicente y no está bien que lleve al Encuentro de Autores a la mejor biblioteca de libros felices del mundo, con Don Biblio a la cabeza que duerme a diario, vigilando los incunables, en la calle Villegas.

Me pregunta el periodista: ¿Cómo es posible que este hombre se meta contigo con lo que tú has trabajado para el PSOE? Y le contesto rápido: No conozco a este señor, no sé si se ha metido conmigo y no he trabajado jamás para el PSOE. He trabajado siempre para el Estado en mi calidad de funcionario de carrera durante cuarenta años. Es cierto que he trabajado cerca de destacados cargos públicos en gobiernos socialistas - Antonio Asunción, Juan Alberto Belloch, Margarita Robles o Paz Fernández Felgueroso- pero estas personas parecían bastante más competentes que el señor que ha hecho las manifestaciones que me cuentas y que ya me mandarás para leerlas por completo.

 

No nos metemos en peleas políticas. Este encuentro es plena responsabilidad mía. Santiago González es el recaudador escrupuloso e inmaculado del precio de cada uno de los menús que nos vamos a comer en Casa Sicilia. Agradezco en el alma al concejal Antonio Manresa su disponibilidad a ayudarnos. Si le vamos a crear un problema con estos señores que discrepan en cuestiones literarias con nosotros, lo dejamos estar.

Querido concejal: dejando claro mi agradecimiento a usted y al ayuntamiento de Alicante, yo pagaré las tres habitaciones de ponentes reservadas –a un magnífico precio en el Meliá de Alicante- y también los dos billetes de tren de Fernando J. Muñez, autor de “La Cocinera de Castamar” y de Ana Lena, profesora de la escuela de escritores de Madrid y autora de “Los muertos no saben nadar”. Anularé las tazas de recuerdo para los autores –cuatrocientos veinte euros, con el logo del Ayuntamiento- y les explicaré a todos el motivo de que ese recuerdo no se les pueda entregar.

Manuel Avilés y el exministro Juan Alberto Belloch durante una presentación literaria

Con el libro “De prisiones, putas y pistolas. El desmantelamiento de ETA en la cárcel” le he dado tres vueltas a España. Así, a bote pronto: Valencia negra, Semana negra de Gijón, Getafe negro, Cartagena negra, Madrid, Zaragoza, Granada, Torrent, Manises - muchos sitios con gobiernos de izquierdas-… En ningún sitio me han preguntado cuál era mi localidad de nacimiento ni dónde estaba empadronado. La cuestión planteada por Sanguino me parece personal y políticamente vergonzosa.

Queridos autores alicantinos – y no incluyo a Inmaculada Fuentes, bibliotecaria de Albatera, ni a Olga Luján, escritora invidente autora de una novela magistral “Entre vinos hablaos”, que es de Madrid- el sábado 29 de enero a las doce del mediodía nos vemos en la puerta del Hotel Meliá Alicante, salimos para la Bodega Casa Sicilia en dos autocares que pone gratis Antonio Arias de Vectalia, famosa empresa de Corea del Norte.