| 29 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El PP acusa a Puig de aplicar “la imposición lingüística del modelo catalán"

La concejal de Empleo y Fomento Mari Carmen de España critica el plan del Consell de exigir el valenciano a los médicos que quieran trabajar en el sistema público de salud

| Redacción Alicante Edición Alicante

La concejal de Fomento y Empleo en el Ayuntamiento de Alicante, Mari Carmen de España, ha asegurado este martes que "Ximo Puig y sus socios ya no disimulan, se han quitado la careta por fin y reconocen que quieren aplicar en nuestra Sanidad el modelo de imposición lingüística del nacionalismo catalán". De España se ha referido así a las últimas declaraciones realizadas por el director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano, que en una reciente entrevista ha afirmado que el denominado requisito lingüístico -la obligación de los empleados públicos de acreditar un determinado nivel de conocimiento de valenciano para poder trabajar en la administración autonómica- se va a extender al ámbito sanitario si el actual tripartito formado por PSPV, Compromís y Podemos gana las elecciones regionales que se celebran el próximo mes de mayo. 

 

Según De España, "ya sabemos lo que harían Puig y sus compañeros de gobierno, que no es otra cosa que imponer a todos los trabajadores de la sanidad de la Comunidad el conocimiento del valenciano, exigirles que sepan más valenciano que medicina, por ejemplo, rompiendo todo principio de igualdad ante la ley y anteponiendo el conocimiento de una lengua al propio conocimiento y dominio de la disciplina en la que se va a trabajar. Afortunadamente, esto no va a suceder porque ni Puig ni sus socios van a repetir al frente de la Generalitat". 

Para la edil alicantina, "el tripartito valenciano está copiando lo peor del independentismo catalán: su imposición de la lengua y el arrinconamiento del español con el objetivo de fracturar y dividir la sociedad". De España insiste en que "el plan de Puig ha quedado claro: se trata de imponer la agenda catalanista y el valenciano por encima de la libertad de los ciudadanos. Y todo, por una cuestión ideológica y tribal, no por razones de eficiencia. Puig, alentado por sus socios, impone el requisito lingüístico, y al igual que ha hecho en la enseñanza, mete el valenciano con calzador en la sanidad porque no respeta la libertad de los ciudadanos, de los trabajadores y de las familias. Imponen el valenciano en la administración para crear una necesidad artificial de su uso, que nace de la obligación, no de la libertad ni de la voluntad". 

De España sostiene que "ya es una aberración y una obscenidad que se haya llegado a plantear que el nivel de valenciano puntúe tres veces más que un doctorado en las oposiciones a médico e, incluso, cinco veces más que un máster. Y corremos el riesgo de que esto suceda en la Comunidad Valenciana, y quieren más. Pero lo vamos a impedir". 

Listas de espera "interminables" 

La concejal mantiene que "resulta increíble que con la que está cayendo en la sanidad valenciana, con listas de espera interminables y con los médicos al borde la huelga, desde el Consell se esté pensando en cuestiones que sólo importan a Puig y sus socios para seguir con su particular procés silencioso, una espiral sin duda arriesgada y peligrosa para el bienestar y futuro de los ciudadanos de la Comunidad, que no quieren ser víctima del sectarismo independentista que asola Cataluña y que poco a poco se va introduciendo en nuestra tierra con el beneplácito y concurso de Puig". 

"Con la Sanidad no se juega", ha aseverado de De España, quien añade que "la salud, es un ámbito tan importante para el bienestar ciudadano y nuestro modelo de sociedad, que no se puede convertir en el campo de experimentación ideológico del tripartito de Puig, Compromís y Podemos, que prioriza que un médico hable valenciano a que cure y sane a sus pacientes. Son las cosas que tiene el Frankenstein valenciano".