| 28 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Uno de los palacios de la Alhambra en Granada.
Uno de los palacios de la Alhambra en Granada.

La restauración de la Alhambra, un referente mundial que llega a El Cairo

Los restauradores de la Alhambra acuden a Egipto para compartir técnicas y modelos con expertos internacionales. La nueva intervención en el conjunto granadino afecta al Palacio de Carlos V

| Manuela Herreros Andalucía

Si hay un monumento en Andalucía que despierta un verdadero interés turístico mundial ese es la Alhambra y el Generalife de Granada. Miles de curiosos acuden cada año a ver el conjunto monumental que se coloca cada año como el lugar más visitado de España.

Este verano 450.000 personas han entrado en el recinto, que mantiene su aforo al 80%, la mayoría de ellas turistas nacionales, ya que la pandemia aún frena las cifras habituales de visitantes.

La belleza de sus palacios y jardines nazaríes es inigualable, a lo que se suma su posición sobre una colina desde donde se divisa la ciudad del Darro. Considerada Patrimonio Mundial por la Unesco, gran parte de su éxito a la hora de captar adeptos se debe a su alto grado de conservación.

Un tesoro arquitectónico que, en cada intervención para mantenerlo en perfecto estado, se cuida con mimo y precisión. Una forma de conservarlo que no ha pasado desapercibida. Tanto es así que restauradores del Patronato de la Alhambra y Generalife participan esta semana en El Cairo (Egipto) en un simposio internacional en el que compartirán la metodología de restauración del conjunto.

La directora general del Patronato, Rocío Díaz, ha subrayado que es "un modelo y referente a nivel mundial", al mantener la autenticidad de sus espacios con un riguroso criterio multidisciplinar.

Dos de los expertos que se desplazan a Egipto son María José Domene y Ramón Rubio, responsable del taller de restauración de madera policromada y jefe del taller de restauración de yesos y azulejos del Patronato de la Alhambra y Generalife, respectivamente. Aquí, además de explicar el proceso de conservación del monumento, asistirán a talleres prácticos donde abordarán la restauración de acabados decorativos como el estuco, los yesos, las pinturas murales o la madera.

Restauradores de la Alhambra participando en el encuentro en El Cairo.

Una información que será muy útil para otros expertos internacionales, con los que debatirán sobre la futura conservación y rehabilitación de Takiyyat Ibrahim al-Gulshani, uno de los monumentos de El Cairo de mayor valor que se encuentra abandonada.

Este encuentro internacional, que incluye visitas de campo a monumentos, se enmarca dentro de las actividades de capacitación de ILUCIDARE, financiados por la Unión Europea en El Cairo, y está organizado por World Monuments Fund, en colaboración con el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto, el Patronato de la Alhambra y el Generalife y el Centro Internacional para el Estudio de la de Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

Ahora le toca el turno al Palacio de Carlos V

El conjunto de la Alhambra y Generalife está siempre inmerso en alguna obra de restauración. Las dimensiones del monumento y los numerosos edificios que lo componen provocan que la vigilancia y las intervenciones sean constantes.

El siguiente espacio que es objeto de mejora es el Palacio de Carlos V, donde ha comenzado la restauración de las portadas con una inversión de más de 829.500 euros, según ha informado la directora del Patronato. Once meses por delante de obras “prioritarias”, según ha indicado Díaz, que permitirán resolver las principales patologías de este espacio, provocadas fundamentalmente por el paso del tiempo y los factores medioambientales.

Obras de restauración de la fachada del Palacio de Carlos V.

El Palacio, ubicado dentro del conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife, es un espacio de estilo renacentista mandado edificar en el primer tercio del siglo XVI por el emperador Carlos V para ser residencia imperial.

La actuación ahora emprendida, que está financiada con fondos Feder, consistirá en la limpieza combinada para la eliminación de depósitos resistentes, costras de carbonatación y sulfatación o restos biológicos. Un proceso que se alternará con el uso de instrumental mecánico, limpieza química y láser para las superficies de alto valor escultórico. El proyecto también incluye la consolidación estructural de aquellas zonas que presenten disgregación, grietas, fisuras y áreas con peligro de fragmentación.