| 17 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los diputados Teresa Pardo y Sergio Romero, junto al presidente de su partido Cs, Juan Marín.
Los diputados Teresa Pardo y Sergio Romero, junto al presidente de su partido Cs, Juan Marín.

Juan Marín refuerza su control de Cs para consolidar sus pactos con el PP

El líder naranja consolida su estrategia y mando con unos cambios para enfocar el resto de la legislatura de Gobierno de coalición con el PP.

| Manuela Herreros Andalucía

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y líder de la formación naranja con más poder institucional en España, Juan Marín, ha aplicado fuertes cambios en el grupo parlamentario andaluz de Ciudadanos con un único objetivo: reforzar su estrategia política para la legislatura y, si es factible, la siguiente, sustentada en su voluntad de mantener el Gobierno de coalición con el PP.

Nuevas caras y cargos para la próxima sesión plenaria, que se celebrará después del parón de agosto, principalmente la de portavoz que será la diputada malagueña Teresa Pardo, sustituyendo a Sergio Romero en sus funciones.

El hasta ahora portavoz y diputado por Cádiz pasa a formar parte de la Mesa del Parlamento, en lugar de Julio Díaz, que será portavoz adjunto del grupo de Ciudadanos. Además de Romero, sale también de la dirección uno de los pesos pesados de la formación, Fran Carrillo, que es reemplazado como secretario general por Enrique Moreno.

 

En el caso de Romero, él mismo ha comunicado a través de sus redes sociales que este cambio se debe a una decisión personal, que puso en conocimiento de su partido y fue aceptada por la dirección nacional.

Sin embargo, el relevo de Carrillo, uno de los diputados más hirientes con el gobierno del PSOE de Pedro Sánchez, conocido por sus contundentes intervenciones en la Cámara, supondrá una reducción del peso crítico con el Ejecutivo central. Además, la salida de los más beligerantes de la formación coincide con la reciente crisis en el Ayuntamiento de Granada, en la que Ciudadanos se ha fracturado y ha dejado la alcaldía en manos socialistas.

Un pacto duradero con el PP

Este puede ser el motivo de Marín para llevar a cabo los cambios, una tendencia a ser más moderado y rodearse de personas más cercanas a su perfil, sin que eso afecte a una alianza sólida con el PP que ambos partidos quieren duradera.

Más aún cuando el líder de la formación naranja cuenta con todo el apoyo de la presidenta del partido, Inés Arrimadas, que ha depositado en el vicepresidente de la Junta de Andalucía toda su confianza y recalca su respaldo a los pactos con los pulares ahora "y para los próximos años".

Aún tendrá que aprobarse de manera definitiva el diseño renovado del grupo parlamentario, que es socio del PP de Juanma Moreno en esta Legislatura. Nuevas voces para Ciudadanos que encara el resto de mandato y las próximas elecciones andaluzas de la mano del PP, con el que quiere no sólo gobernar la Junta hasta 2022, sino también se propone como aliado para los siguientes cuatro años.