| 21 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Antigua carretera de peaje AP-4 en Andalucía.
Antigua carretera de peaje AP-4 en Andalucía.

El PSOE de Espadas no se opone a los peajes de Sánchez

Los socialistas justifican las medidas del Gobierno, a pesar de que el nuevo tasa por transitar las vías rápidas podría afectar a autopistas recién liberadas como la AP-4, Sevilla-Cádiz.

| Manuela Herreros Andalucía

Los socialistas en Andalucía respaldan con espíritu fiel las políticas de Pedro Sánchez en el Ejecutivo central. La ‘sucursal sanchista’, como la denominan desde el PP y Cs, no pone pegas a la iniciativa de imponer peajes en las carreteras a pesar del perjuicio que supone principalmente para el sector de los transportes, golpeado también por el aumento del precio del combustible.

Desde el Gobierno central le cambian el nombre a esta nueva tasa que quieren implantar y le llaman tarificación por uso. Aunque aún no está decidido el modelo exacto que regulará el pago por recorrer las vías rápidas del país, Sánchez quiere aplicarlo para finales de 2023 o principios de 2024.

 

En Andalucía, la portavoz adjunta del PSOE en el Parlamento andaluz, María Márquez, a preguntas de los periodistas, ha respondido al respecto que "el Gobierno de España trabajará, estudiará, valorará y negociará la posición que sea mejor para el país".

El socialismo de Juan Espadas le da una patada adelante al problema y se escuda en Europa como responsable del asunto. Márquez ha matizado que “no es un debate que lo esté planteando el Gobierno de España, sino que es un debate que se está produciendo a nivel europeo".

La portavoz adjunta del grupo parlamentario socialista, María Márquez.

La portavoz ha ido más allá al subrayar que la liberación de la AP-4, que une Sevilla con Cádiz, se consiguió gracias a un gobierno socialista. Sin embargo, ahora no se oponen a que se vuelva a pagar por transitar este tramo, que supuso una fuerte reivindicación en la comunidad, ya que el peaje duró 48 años y se eliminó a principios de 2020.

Desde el PP y Cs han mostrado su desacuerdo con devolver los peajes a Andalucía, más aún tras los recortes en inversión en carreteras en la región y las fuertes deficiencias existentes en el transporte ferroviario. 

 

La idea de Sánchez no se cuestiona entre los socialistas andaluces, pero no ha ocurrido lo mismo entre los valencianos, donde el presidente de la Comunidad, Ximo Puig, ha rechazado esta posibilidad. "En general, no es el momento para poner más tasas en la actividad económica", ha dicho.

Espadas y su proyecto renovado para Andalucía no es más que la aceptación de lo que marca el líder en Madrid. Los perjuicios para los andaluces quedan a un lado y no son sólo económicos, pues no hay que olvidar que para muchas personas con escasos recursos las nuevas tasas supondrían tener que optar por vías secundarias, más peligrosas, en las que la seguridad vial es menor.