| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Agricultura, Luis Planas, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, participaron como miembros del gobierno de la Junta de Andalucía en la firma de los préstamos a Isofotón.
El ministro de Agricultura, Luis Planas, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, participaron como miembros del gobierno de la Junta de Andalucía en la firma de los préstamos a Isofotón.

Un defecto formal puede salvar al PSOE andaluz del escándalo de Isofotón

Los abogados de los acusados se agarran a un defecto de forma para tumbar el procedimiento judicial. Los préstamos se otorgaron con los ministros Planas y Montero como consejeros de la Junta

| Manuela Herreros Andalucía

El caso Isofotón, que investiga el desvío irregular de ayudas públicas de la Junta de Andalucía a la empresa malagueña de placas solares, lleva el camino de ser archivado y sin consecuencias para los responsables de la compañía y para los cargos políticos que estaban detrás de la concesión de los fondos.

Después de una instrucción judicial de más de seis años, un defecto de forma en la solicitud de ampliación de la investigación podría echar abajo el trabajo de la policía y de la justicia. Isofotón recibió más de 80 millones en préstamos y ayudas entre 2007 y 2012, durante los gobiernos socialistas en la Junta, más de la mitad de ese dinero se desconoce dónde fue a parar.

La primera de las ayudas fue en 2007 superior a los 19 millones de euros, de los cuales recibió 6,6 millones a través de la Agencia IDEA, organismo de la Junta a través de la cual se otorgaban los fondos. Cinco años después no pudo justificar el destino del préstamo y le fue reclamado por el Gobierno andaluz.

 

Pero no se queda aquí la trama de la multinacional, pues de esos 6,6 millones, 5,8 fueron desviados mediante transferencias al extranjero en sólo dos días, según las pesquisas del Grupo de Blanqueo de la Policía.

Además, uno de los últimos préstamos que recibió Isofotón fue en 2012 por valor de 8,3 millones de euros, con el cual hicieron frente a la reclamación y devolvieron el dinero. Es decir, pagaron lo que debían con más dinero público.

El archivo probable y la impunidad a un paso

El Juzgado de instrucción número 3 de Sevilla, señala como investigados a 37 personas, ex directivos de la compañía, entre ellos el que fue presidente de Isofotón, Ángel Luis Serrano, y cargos políticos, por presuntos delitos de malversación, prevaricación y falsedad documental.

Pero ahora los abogados de los acusados han encontrado una grieta en el proceso y recurren a la Ley de Enjuiciamiento Criminal que marca los plazos de las prórrogas para continuar las investigaciones, para defender que las peticiones realizadas por la juez instructora, Patricia Fernández Franco, y por la Fiscalía, se efectuaron fuera de plazo.

El expresidnete de Isofotón, Ángel Luis Serrano, acudiendo al juzgado.

Será la Audiencia Provincial de Sevilla el órgano que determine si el caso Isofotón se archiva o continúa el proceso, pero el Tribunal Supremo ya se pronunció por un asunto similar y podría acabar todo en la suspensión de la causa.

Los tres ministros de Sánchez salpicados por Isofotón

La empresa de fabricación de placas solares recibió millones de euros provenientes de las arcas de la Junta, incluso cuando estaba a punto de cerrar y despedir a los 700 trabajadores con los que contaba. Una relación entre la compañía y los responsables socialistas del Gobierno andaluz de lo más sospechosa que levantó una compleja investigación policial.

En el momento en el que se producían estos hechos y aunque no están señalados entre los investigados, en la comisión de asuntos económicos en el que se aprobó el crédito de 8,3 millones a la compañía se sentaban el actual ministro de Agricultura, Luis Planas, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, como consejeros del Gobierno de José Antonio Griñán.

Tampoco está dentro de la causa la actual ministra del Gobierno de Pedro Sánchez, Teresa Ribera, que fue contratada como directora general de Desarrollo en la compañía tan sólo un mes después de que fuera otorgado el crédito de 8,3 millones que nunca fue devuelto y se esfumó de las cuentas.