| 06 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Juanma Moreno, presidente del PP-A y de la Junta y ganador de las elecciones del 19J.
Juanma Moreno, presidente del PP-A y de la Junta y ganador de las elecciones del 19J.

Moreno consolida el "cambio de ciclo" para Andalucía y España

El PP-A conecta con la gran mayoría de los andaluces, mientras que se agota definitivamente el proyecto de Pedro Sánchez, con la caída de su feudo más poderoso, el PSOE andaluz.

| Manuela Herreros Andalucía

Nunca antes en la historia de Andalucía se había teñido el mapa de la comunidad de azul después de unas elecciones autonómicas, pero el presidente de la Junta de Andalucía, el popular Juanma Moreno, ha conseguido implantar su política de centro, moderada y basada en la gestión, fundamentalmente en sus políticas económicas, para los próximos cuatro años con la mayoría absoluta que le dan este domingo las urnas.

El cambio de ciclo ya es una realidad y después de sus primeros tres años y medio al frente del Gobierno andaluz con un pacto con Ciudadanos, donde también ha dado un giro a los índices  económicos, de empleo o de refuerzo de los servicios sociales, consigue el aval para seguir expandiendo sus medidas en solitario y ser el modelo a seguir para el resto del país.

Moreno pidió a los andaluces votar "sin complejos" para acaba así con el "miedo" que ha tratado de transmitir la izquierda y ha conseguido convencerlos con sensatez y gestión frente a los posicionamientos extremistas.

Con el respaldo del presidente Alberto Núñez Feijóo se convierte la palanca para sacar a Pedro Sánchez de Moncloa y empezar a aplicar políticas que tengan a las familias y las empresas como foco y conecten con el sentir mostrado por los ciudadanos. Y para ello ya ha activado a su equipo, el mismo que le acompañó en los momentos más duros de la pandemia y con el que se está enfrentando a la crisis que Sánchez es incapaz de atajar.

 

El PSOE encara su fin de ciclo

Mientras Moreno firma su gran pacto con los andaluces, el PSOE-A rubrica su hundimiento. El secretario andaluz Juan Espadas se queda con 30 escaños, tres menos que en los anteriores comicios y pasará cuatro años más en la oposición. Ha perdido en todas las provincias, en todas las grandes capitales incluida su 'querida' Sevilla de la que fue alcalde hasta hace menos de un año y sólo acapara votos en municipios con menos de 5.000 habitantes.

Espadas era el candidato 'preferido' de Sánchez que se afanó por eliminar a Susana Díaz y a todo su equipo de la federación andaluza tras las primarias, para imponer sus directrices a través de su andaluz 'más fiel'. El presidente del Gobierno asumió  la campaña y ahora recibe una cruda opinión sobre sus medidas a través de las papeletas de los ciudadanos. Sánchez y los principales líderes del PSOE se afanan desde la noche del domingo en apartar cualquier reflejo de estas urnas en el  Gobierno de la Nación, pero es imposible porque el PP ha recibido más de un millón y medio de votos y los socialistas no llegan a los 900.000.

 

No quedan dudas que este ha sido un examen para el 'sanchismo' en el que obtiene la peor nota de la historia en la comunidad. Así que se esperan movimientos en la federación más numerosa del PSOE de cara a las municipales y las generales que se libran en 2023, a pesar de que Espadas se compromete a trabajar como 'jefe' de la oposición en el Parlamento.

Vox crece pero tendrá que conformarse con hacer oposición

La celebración de la noche electoral no fue tan intensa como esperaban desde la formación de Santiago Abascal que estuvo en Sevilla para recibir el veredicto de las urnas. La candidatura de Macarena Olona ha hecho crecer al partido, que ha pasado de quinta a tercera fuerza política y se sitúa con 14 diputados, dos más que en las anteriores elecciones de 2018.

 

Se sienten satisfechos aunque no serán determinantes para Moreno y se tienen que conformar con quedarse otra legislatura en la oposición. La estrategia de campaña de perseguir a toda costa el pacto con el PP, sumado a la fuerte ideología que mantienen en todos sus discursos ha provocado un respaldo aún mayor al proyecto centrado de los populares.

Vox mejora con respecto a 2018 pero se deja cerca de 400.000 votos en relación a las últimas elecciones generales, cuando alcanzó el 20,6% de los votos y logró superar a los populares en provincias como Almería, Huelva y Sevilla, donde el PP-A ha arrasado.

La izquierda 'no aprende' y sigue su pelea

Después de recibir el 'castigo' directo de los ciudadanos, que dejan a las dos coaliciones de izquierda: Por Andalucía y Adelante Andalucía con 5 y 2 escaños, respectivamente, la capacidad de autocrítica es mínima y en la jornada de este lunes las candidatas de ambas formaciones se enzarzan en una pelea para buscar al culpable del fracaso.

Inmaculada Nieto y Teresa Rodríguez siguen a la gresca y el primer análisis que hacen de los resultados es afirmar que la mayoría absoluta del PP-A "no es buena para Andalucía", mostrando escaso respeto por la voluntad expresada por el pueblo andaluz para elegir a sus líderes hace escasas horas.

Se desprende frustración porque esperaban que lanzando el temor por la posible entrada de Vox en el Ejecutivo y acudiendo a la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, como ejemplo de la política que quieren extrapolar a la Junta, iban a poder despertar a su electorado.  Pero ha permanecido inmóvil sólo hacia ellos, porque lo ciento es que la participación ha crecido más de un punto con respecto a los anteriores comicios. Por ello, si Sánchez recibe la puntilla a su Gobierno, lo mismo le sucede a su socio de Podemos en España.

Marín, 'víctima' de las urnas, dice adiós

La parte más ingrata de la política ha tenido como víctima al candidato de CiudadanosJuan Marín, que no ha conseguido ningún representante empujando a la desaparición al partido. Marín dimite de sus cargos en Cs, rechaza cualquier propuesta de seguir en el Gobierno andaluz como independiente a pesar de que Moreno no descarta contar con consejeros de la formación naranja y se prepara para una nueva etapa.

Marín abraza a Arrimadas en el cierre de la campaña del 19J.

Han gobernado junto al PP-A de forma estable, sin fisuras, en un pacto que ha resultado eficaz y gran parte de los logros pueden achacarse a las consejerías de Cs. Pero los andaluces han aparejado la buena gestión a los populares, que ha absorbido sus 21 diputados, convirtiéndolos en los votos útiles para su mayoría absoluta.

Un duro golpe que Marín no se explica en la jornada de resaca electoral y ha llegado a afirmar: "No sé qué he hecho tan mal para un castigo tan duro". Un castigo que Cs no sólo ha recibido en Andalucía, porque arrastraba el de Madrid y Castilla y León, por lo que su desaparición ahora de la Junta deja 'en coma' a la formación que lidera Inés Arrimadas.