| 10 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del PP-A y candidato a la reelección como presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo en Sevilla.
El presidente del PP-A y candidato a la reelección como presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo en Sevilla.

Lucha por los indecisos en la segunda gira de los líderes por la campaña del 19J

PP y PSOE se juegan este fin de semana casi las 'últimas cartas' para hacerse con la victoria en las urnas. Moreno con Feijóo avalado por la gestión y Espadas se une al descrédito de Sánchez

| Manuela Herreros Andalucía

Desde este viernes aterrizan en el sur los líderes nacionales de los partidos, sabiendo de la importancia de los comicios para el resto del país.

Alberto Núñez Feijóo, Pedro Sánchez, Inés Arrimadas, Santiago Abascal, Yolanda Díaz e Íñigo Errejón acompañan a sus correspondientes candidatos en esta segunda gira, que tiene como denominador común la provincia de Málaga en la que todos tienen actos programados.

 

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el candidato a la Junta, Juan Espadas, el pasado domingo en Almería.

 

El sábado coinciden aquí el presidente del Gobierno, que tiene previsto un acto en el pueblo de Cártama, y el presidente del PP ha cambiado sus planes iniciales, en Antequera, por un previsible baño de masas en el centro de la capital, en la transitada calle Alcazabilla. El domingo hacen aparición Macarena Olona y Santiago Abascal en Marbella e Inmaculada Nieto de Por Andalucía con Yolanda Díaz e Íñigo Errejón en Málaga.

Desembarco para sumar votantes pero desde posiciones muy distintas. La izquierda necesita movilizar a 'los suyos' para que acudan a las urnas, ya que ve su desconfianza en los proyectos de esta línea ideológica que más tienen que ver con los planes de Sánchez y Díaz, que con las necesidades de los andaluces.

En el caso de los populares quieren romper con el discurso del miedo a la derecha que tratan de 'vender' los socialistas y que el trasvase de votos que se dirige hacia Juanma Moreno /PP-A) se siga incrementando entre los indecisos, para revalidar el proyecto de centro y solvente del actual presidente andaluz.

Un debate determinante que tendrá segunda parte

En esta semana el debate electoral retransmitido por RTVE entre los seis candidatos a la presidencia de la Junta ha sido un punto de inflexión en la campaña. Aunque discurrió en tono muy moderado casi las horas de duración, ha servido para concretar la estrategia a seguir de cada uno de ellos.

El candidato del PP, Juanma Moreno se defendió de los esperados ataques de todos los demás, excepto de Juan Marín, el candidato de Ciudadanos con el que ha compartido gobierno y gestión. Ambos se basaron en las positivas cifras de crecimiento que han conseguido, aunque Moreno fue más transigente con los reproches de la izquierda, mientras que Marín sacó su tono más directo con Vox.

Ambos salieron reforzados del encuentro televisivo, mientras que el socialista Espadas no puso escapar de las directrices de Ferraz y salió a defender sus medidas ante un electorado que sabe que está defraudado con el PSOE, tanto en Andalucía como en el Ejecutivo de la nación.

 En el caso de Macarena Olona su discurso más propio de un mitin que de un debate le ha hecho bajar la intensidad, y en estos tres últimos días ha hecho una 'campaña subterránea' sin actos en la calle, pero dejando sus mensajes en las diferentes entrevistas concedidas y en sus redes sociales. Todo ello para salir con su jefe de filas en tres mítines durante tres días consecutivos, hoy en Jaén, mañana en Huelva y el domingo en Málaga.

 

 

El próximo lunes, en plena resaca de grandes y acalorados mítines, los candidatos se volverán a ver las caras, en esta ocasión en el segundo y último debate 'a seis' que emite Canal Sur y donde ya no se esperan interpelaciones tan 'amistosas' como en el anterior.

Sondeos estables que siguen lanzando al PP

Desde antes de conocer el anuncio de la convocatoria electoral se han ido sucediendo las encuestas sobre la intención de voto y la mayoría de ellas coinciden o presentan pequeñas variaciones de uno o dos escaños, aunque para algunas formaciones serían lo que les separa de su desaparición.

Todas ellas le dan al PP-A de Moreno una clara victoria, como la de NC Report para La Razón de esta semana o la del Centra (Centro de Estudios Sociológicos Andaluces), también coincidente con la del CIS. En esta el actual presidente ganaría con el 35,6% de los votos, obteniendo entre 47 y 49 escaños. Pone una distancia de 10 puntos con el PSOE que sigue manteniendo los 33 escaños de 2018 y los esfuerzos de Espadas por movilizar al electorado no surten efecto.

 

Detrás de los socialistas Olona se queda con unos 19-21 diputados, casi el doble que en la anterior, aunque se detecta una cierta frenada en su crecimiento. Cs se salvaría de la desaparición con los tres escaños que conseguiría en el mejor de los casos pero su candidato Marín se reserva el derecho a dudar de estos resultados porque le ocurrió lo mismo en anteriores citas electorales.

 

Y ya a la izquierda, las dos coaliciones de Por Andalucía y Adelante Andalucía han dejado de pelearse entre ellas aunque igual es demasiado tarde porque se posicionaría con 10 y 2 diputados respectivamente y ni juntas podrían servir para que Espadas accediera al Gobierno andaluz.

Pero como este viernes señalaba el propio presidente andaluz, no está nada decidido ya que un porcentaje importante de los votos, sobre un 20%, se juegan en las últimas 48 horas de campaña.