| 27 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Montero, Planas y Ribera, tres ministros señalados por el "caso Isofotón".
Montero, Planas y Ribera, tres ministros señalados por el "caso Isofotón".

Otro escándalo millonario en Andalucía atormenta a Sánchez y a tres ministros

Los informes policiales que tiene la jueza señalan que la empresa desvió dinero público al extranjero y al no justificar las ayudas pagó la multa con más dinero de la Junta.

El escándalo de la empresa malagueña Isofotón no para de crecer y señala directamente a tres ministros: Teresa Ribera, María Jesús Montero y Luis Planas. La compañía, subvencionada con más de 80 millones de euros por la Junta de Andalucía, bajo la presidencia de los socialistas Chaves y Griñán; desvió "de forma urgente" la primera ayuda recibida por el gobierno del PSOE en Andalucía en el año 2007 a través de once transferencias al extranjero. 

La juez Patricia Fernández Franco, que investiga las ayudas otorgadas por el ejecutivo andaluz entre los años 2007 y 2012 a esta empresa dedicada a la fabricación de placas solares, en la que trabajaba Ribera, recibió 80 millones de euros y no se conoce el destino de 44.

La primera ayuda recibida ascendía a 19,3 millones de euros y llegó desde la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, IDEA, pero Isofotón jamás justificó en qué invirtió dicha cantidad que debería haberse invertido en plantas solares, y en agosto de 2012, cinco años después, tuvo que devolver el dinero. Sin embargo, Isofotón utilizó más dinero público que recibió de otras subvenciones para hacerlo.

El Grupo de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la Brigada de Policía Judicial de Sevilla ha sido el encargado de investigar el destino de dicha ayuda y han averiguado que Isofotón desvió al extranjero 5,8 millones de los 6,6 que recibió el 29 de diciembre de 2007 en once transferencias internacionales realizadas en dos días. 

Sin rastro del dinero

Y a partir de ahí se pierde el rastro del dinero puesto que según la investigación "se ha rastreado la información relativa a las transferencias internacionales, pero al haber transcurrido más de diez años, no se cuenta con ninguna documentación adicional que permita establecer el destino final de los fondos".

Pero la trama va a más puesto que, posteriormente, cuando la Agencia IDEA exigió la devolución de los 6,6 millones, por la falta de justificación, la Comisión Delegada de Asuntos Económicos de la Junta de Andalucía aprobó la concesión de un crédito público a Isofotón.

Planas, Montero y Ribera son los implicados

Y ahí es donde entran en juego el ministro de Agricultura, Luis Planas y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, puesto que ambos formaban parte de la comisión al ser consejeros de la Junta de Andalucía. Dieron el visto bueno a la inyección de dinero a Isofotón, que iba destinado a un proyecto con la empresa Samsung para la que, precisamente, había contratado a Ribera.

Sin embargo, ese dinero, inmediatamente después volvió a la Junta de Andalucía, en forma de devolución de las ayudas que estaban sin justifica. Mientras que los 5,8 millones habían volado al extranjero de manera misteriosa.

  

 

El cerco se estrecha para los tres ministros "andaluces" relacionados con el caso Isofotón, otra derivada de aquella era de los ERES en Andalucía, aún sin zanjar, que acabó con la larga etapa del PSOE andaluz y dejó entre 680 y 1.000 millones en el aire, la cifra más alta alcanzada nunca en un caso de corrupción.

Fuentes del PP han confirmado a ESdiario que el partido intentó sin éxito, forzar la comparecencia de María Jesús Montero, Luis Planas y Teresa Ribera para rendir cuentas en la Comisión para la auditoría de la calidad democrática, la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales y legales del Congreso de los Diputados.

 

No lo logró y, en su lugar, les lanzó una batería de preguntas en la sesión de control al Gobierno, durante el primer semestre del año, que fueron respondidas por los tres afectados sin ninguna explicación concreta, limitándose todos a repetir que se trataba de "difamaciones".

El origen de todo

Los titulares de Hacienda y de Agricultura eran consejeros del Gobierno que aprobó más de 60 millones de euros (otros lo cifran en 80) en subvenciones a la fracasada empresa de paneles solares. Y participaron, de manera directa, en la concesión de los últimos 8 millones cuando la firma ya estaba desahuciada y la actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, era directiva de la misma. 

"Hay materia": en Andalucía se incluye el caso Isofotón en la misma espiral de los ERES y las fundaciones IDEA o FAFFE

"Hay materia", insisten fuentes andaluzas a ESdiario, que incluyen este caso en la misma estantería que otros tan escandalosos como los ERES o la Fundación Faffe, donde se cargaron hasta gastos en prostíbulos de altos cargos de la Junta de Andalucía de Susana Díaz.

La "siniestra" Agencia IDEA

Pero la clave de todo está en la Agencia IDEA, verdadero epicentro de los manejos con dinero público de la Junta de Andalucía en los años negros: si los ERES captaron todos los titulares, IDEA es en realidad la pantalla sospechosa de todo aquello y de algo más. Fuentes consultadas por este periódico cifran en hasta 3.000 millones de euros las operaciones de IDEA, tres veces el importe mínimo de los célebres ERES.

IDEA, entre 2000 y 2011, fue el grifo de ChavesGriñán y Díaz para regar el ecosistema andaluz, tal y como investiga desde hace meses la Audiencia Provincial de Sevilla, con los magistrados Álvaro Martín,  María Núñez Bolaños y Pilar Ordóñez al frente de las pesquisas, en distintas etapas, y una resistencia feroz del anterior Gobierno andaluz a atender sus requerimientos.

 

De ese sospechoso paraguas salió el dinero para Isofotón, una empresa radicada en Málaga, fundada en 1981 por una eminencia científica del universo fotovoltaico, Antonio Luque, hoy retirado en la universidad madrileña.

 

Ángel Luis Serrano, último presidente de Isofotón, sobre el que se cursó incluso orden de detención

 

Tras varios cambios de propiedad, su última etapa estuvo marcada por el riego de millones desde la Junta y la dirección de los hermanos Serrano, Diego y Ángel Luis, hoy también procesados en el Juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla.

De las placas solares al "petróleo"

El despido de toda su plantilla, que llegó a superar los 700 empleos y acabó arrasada en uno de los famosos ERES que ahora siguen en el banquillo, puso final a una trayectoria de altibajos, subvenciones, conexiones con San Telmo y, quizá ahora, con el Consejo de Ministros.

La posición oficial del Gobierno es de indiferencia, según extiende su entorno, pero la procesión va por dentro: ni Montero ni Planas ni desde luego Ribera pueden estar tranquilos. Porque todos saben que, a poco que la Justicia siga indagando, encontrarán petróleo. La menos limpia de las energías que Isofotón decía promocionar.