| 13 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante la sesión de control en el Parlamento.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, durante la sesión de control en el Parlamento.

El Gobierno andaluz hila un gran acuerdo para reformar su Ley de Salud Pública

Todos los grupos políticos a excepción de Vox -al que Moreno espera convencer- dan su respaldo al proyecto del Ejecutivo, que exhibe su solidez tras los "cantos" de un adelanto electoral.

| Manuela Herreros Andalucía

El Gobierno andaluz de coalición formado por el PP y Ciudadanos dio signos de su estabilidad durante la sesión de control de este jueves en el Parlamento. Sin nuevos reproches de la oposición, los mismos sobre la gestión de la pandemia de los últimos días, la sesión discurrió sin mucha tensión.

Las especulaciones sobre un posible adelanto electoral en Andalucía tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid han quedado atrás, y las únicas turbulencias son las que viven los socialistas andaluces en su proceso de primarias

 

De hecho la oposición parece no inquietar al presidente de la Junta, Juanma Moreno, que ha puesto sus miras en la reforma de la Ley de Salud Pública que anunció el miércoles. 

Mediante ésta tendría competencias para cerrar perimetralmente aquellos municipios con una tasa de incidencia de coronavirus superior a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. Todos los grupos parlamentarios se han pronunciado a favor de la modificación, excepto Vox.

Moreno espera que este grupo también lo haga y pueda llevar la reforma para su aprobación por urgencia y por lectura única al próximo pleno de la Cámara, este mismo mes.

El nuevo portavoz de Vox, protagonista

Precisamente la nota relevante de la jornada la puso el nuevo portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Manuel Gavira, que intervino por primera vez en la Cámara con un tono más duro de lo habitual con el presidente regional.

En el turno de preguntas a este último, Gavira afirmó que se ha producido, por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, la mayor delegación de funciones de la historia, para girar su ataque hacia Moreno. “Sánchez ya no está por medio”, agregó, afirmando que esta situación “va a incomodar” al PP y a Cs.

El portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira.

 

El portavoz de Vox fue más allá, considerando que se está “haciendo juego sucio" a Sánchez y que “Andalucía no es Madrid”, refiriéndose a que a la Comunidad le va a costar más recuperar los niveles de empleo. Gavira concluyó su intervención argumentando que no quieren limitaciones para los trabajadores y que hay que permitir la movilidad y las reuniones.

Por su parte, el presidente de la Junta se mostró tranquilo ante la actitud del grupo de Vox, tanto dentro de la Cámara como, posteriormente, con los periodistas. No le preocupa que la agrupación haya endurecido el tono con el Gobierno, aunque afirmó en la sesión que espera poder seguir trabajando “en un clima de diálogo”.

Moreno reiteró que la actitud del Gobierno de Sánchez es la de improvisar, pasando “de un estado de alarma a un estado de confusión”. También respondió a Gavira explicando que tampoco desde el Ejecutivo andaluz se quiere limitar a los ciudadanos, sin embargo afirmó que “no existe economía sin salud”. La petición del presidente andaluz a Sánchez es que regule esta situación de la misma forma en todo el territorio. “No estoy de acuerdo con un estado de alarma a la carta”, concluyó.

El presidente de la Junta defendió su modelo fiscal frente al portavoz de IU, Miguel Guzmán, que le acusó de “bajar los impuestos a las grandes fortunas”, asegurando que se cumple con la progresividad, igualdad y justicia en su política económica. La intervención de la izquierda estuvo mermada por la ausencia de Teresa Rodríguez y los diputados expulsados de Adelante Andalucía.

Las opiniones contrarias estaban garantizadas con el turno de la portavoz del grupo socialista. Susana Díaz advirtió a Moreno de que “la confrontación ni inmuniza, ni cura, no da trabajo” y le culpó de no haber buscado soluciones sabiendo que llegaba el fin del estado de alarma.