| 04 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La portavoz del grupo mixto Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez.
La portavoz del grupo mixto Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez.

Teresa Rodríguez se presenta como el "sándwich andalucista" de esta legislatura

El debate defendido por la portavoz de Adelante Andalucía sigue encajada en un discurso de lucha de clases y el candidato Moreno le pide que se libere de ideología y sea pragmática.

| Manuela Herreros Andalucía

Segunda sesión del debate de investidura y turno de intervención para los grupos políticos como repuesta al discurso pronunciado este miércoles por el candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), que se somete este jueves a una votación que presenta pocas incertidumbres puesto que los 58 diputados que ostenta el PP-A el la Cámara son más que suficientes para que sea reelegido.

La primera en estrenarse en el atril ha sido la portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, que con sus dos únicos escaños conseguidos no ha podido formar grupo propio y forma parte del grupo mixto. Y aunque su capacidad para influir en esta legislatura será mínima, sus intervenciones no pasarán desapercibidas. En la de este jueves la gaditana ha sacado su 'arte verbal' para describir la situación de su partido y ha reconocido la crisis de identidad que sufre la izquierda.

Así, Rodríguez ha denominado a su propio grupo como un "sándwich andalucista", "aquí tienen jamón york y queso", en referencia a las dos diputadas que conforman Adelante y que se sitúan al fondo de la Cámara como ella misma ha criticado. También ha destacado que en este legislatura no tienen despacho ni portavocía, eso sí, se sienten libres de ataduras "sin depender de Madrid". Aquí ha lanzado la amenaza de acudir al Tribunal Constitucional para reclamar su presencia en los órganos parlamentarios.

Teresa Rodríguez ha basado su intervención en los clichés que habitualmente defiende la izquierda. No se sale de su ideología, dejando en evidencia que su modelo de sociedad no coincide en nada con los planes que presentó el líder popular en su discurso y ha calificado muchas de sus medidas como "platos congelados" de la anterior legislatura.

En el plano económico la portavoz de Adelante no está de acuerdo con la fórmula de bajada de impuestos y saca el argumento de que benefician a los ricos y generan desigualdad. También ha mostrado sus diferencias con la gestión de los servicios públicos para volver a acusar al PP de privatizarlos. Para la anticapitalista Andalucía se está "regalando" a la inversión extranjera, poniendo la tierra y la mano de obra barata, apostando únicamente por el sector turístico como único motor económico. Así como habla de "terratenientes" y "oligopolios" a los que se beneficia y permite que se aprovechen de los recursos de la región.

Con respecto a uno de las metas de Moreno que es que esta sea la 'legislatura del agua', Rodríguez ha afirmado "tener miedo a esa expresión" puesto que en el modelo de la gestión de los recursos naturales afirma sentirse en las antípodas y, por todo ello, ha ratificado su voto en contra de la investidura de Juanma Moreno.

Moreno: "Sus recetas no son viables"

Un posicionamiento esperado desde el extremo más a la izquierda del arco parlamentario que ha rebatido con muchos datos el candidato a la presidencia, pero que se resume en: "Creo que sus recetas no son viables". Moreno ha reconocido que coincidiría con la portavoz en el diagnóstico de los problemas de Andalucía pero no en la forma de solucionarlos, viendo su posición "un tanto poética, y otra es la cruda realidad".

Moreno le indicado que siempre le habla de "lucha de clases" y le ha invitado a descargar su postura de ideología para dotarla de pragmatismo para trabajar para la mayoría social. El mismo que quiere aplicar el futuro presidente y que ha ejemplificado con la repercusión de la bajada de impuestos en familias con ingresos medios o en materia de recursos hídricos y energías renovables.

Al respecto de este último aspecto, el presidente en funciones le ha reprochado que ahora no quieran que se desarrollen proyectos de renovables, cuando la amenaza del cambio climático cada vez es mayor y Andalucía está inmersa en una fuerte sequía. Así como ha defendido que la comunidad quiera una independencia energética.