| 01 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Interior de la discoteca donde se produjeron los hechos
Interior de la discoteca donde se produjeron los hechos

La fiesta de Halloween sevillana pudo acabar en tragedia: “A 40 grados sin agua"

La policía tuvo que auxiliar a 13 menores deshidratados en un local que no habría respetado el aforo máximo, con nula ventilación y que habría negado la asistencia a los heridos

| Redacción Andalucía Andalucía

Una fiesta de Halloween celebrada en Sevilla este sábado por la noche pudo haber acabado en una tragedia total. Así lo han indicado las diferentes patrullas policiales que acudieron a un local en el que no se estaría cumpliendo el aforo máximo permitido ni las condiciones mínimas para desarrollar un evento de ocio como el anunciado por la empresa. 

Tales eran las condiciones en las que se estaban llevando a cabo la fiesta, que la Policía las tachó de “inhumanas”, confirmando que al menos 13 menores de edad habían tenido que ser atendidos por deshidratación, debido a las altas temperaturas que habían alcanzado en el interior del local (algunos testigos apuntan a temperaturas superiores a los 40 grados). “Como en el interior de una sauna”, destacaban los agentes. 

Según la Policía, ningún miembro de la discoteca habría socorrido a los menores desmayados por las condiciones del local y la gran cantidad de gente que se amontonaba en su interior, sino que habrían seguido cobrando las botellas de agua, hasta que finalmente éstas se acabaron. Fue eso, en parte, lo que provocó una auténtico caos en el interior del local. 

Ahora, la Policía investiga por qué no hubo suficientes botellas de agua en la fiesta y por qué la empresa cortó el suministro de agua mediante los grifos de los baños, en lo que muchos usuarios de la discoteca sospechan que podría ser un acto deliberado de la empresa para que los consumidores se viesen obligados a comprar agua embotellada en las barras del local.

Por fortuna, no hubo que lamentar ningún fallecido, pero las consecuencias judiciales podrían llegar en los próximos días, ya que los afectados no descartan interponer denuncias ante la empresa propietaria del local. Una compañía que tiene el nombre social de “Enigma” y que a través de una publicación en su perfil de Instagram, ha asegurado que "estamos exentos de los ocurrido", ya que "por nuestra parte se ha respetado todas las medidas pertinentes para realizar el evento”.

De otro lado, Enigma ha informado que la fiesta programada para este lunes en la sala Abril de la capital hispalense "siguen en pie", y ha señalado que, para "la tranquilidad de todos los familiares, retransmitiremos en directo la fiesta”. "Así podrán ver como normalmente todo está controlado y organizado", ha subrayado, toda vez que ha resaltado la "profesionalidad" de la sala Abril, "donde llevan 20 años funcionando sin ningún problema".

Por el momento la Policía Local de Sevilla ha instruido diligencias ante la autoridad judicial contra un hombre de 42 años, en calidad de imputado, como responsable de la fiesta desalojada y precintada.