| 02 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El candidato del PP-A, Juanma Moreno en Sevilla.
El candidato del PP-A, Juanma Moreno en Sevilla.

Moreno se echa a la espalda el futuro de Andalucía y el fin de la "era Sánchez"

El PSOE se juega su cuarta derrota electoral consecutiva, que podría tener efectos demoledores para la continuidad de Sánchez al frente del Gobierno de España.

| Manuela Herreros Andalucía

Andalucía se la juega, en las Elecciones más decisivas quizá de su historia: el 19J decide si continúa al frente Juanma Moreno, al que sonríen todos los pronósticos electorales que pueden ser papel mojado si sus votantes se quedan en casa.

Pero también, tal vez, si Sánchez comienza su salida de Moncloa y Feijóo empieza su viaje hacia ella con la cuarta derrota consecutiva del PSOE frente al PP: Galicia, Madrid, Castilla y León y, si ocurre lo mismo, Andalucía.

Los partidos políticos pegaron esta madrugada los primeros carteles electorales como gesto de arranque de la campaña del 19 de junio desde diferentes puntos de la geografía y casi con un discurso común: el llamamiento a una participación masiva de los ciudadanos en las urnas, aunque con propósitos distintos.

Por un lado, el presidente de la Junta de Andalucía y líder del PP-A, Juanma Moreno, ha abierto la campaña desde Sevilla desde donde ha pedido "votar en masa" al Partido Popular porque la mayoría "está al alcance de la mano", aunque esos "diez metros finales pueden ser los más difíciles". Y es Moreno tiene el objetivo de gobernar el solitario y según la última encuesta del CIS, sólo tendría que conseguir seis o siete escaños más para revalidar el Gobierno en la Junta sin depender de pactos.

"Estamos soñando son una mayoría suficiente que nos permita gobernar en solitario y ser muchos mas eficaces para los andaluces", según ha indicado el candidato del PP-A, que contiene la euforia por unos sondeos que le dan a los populares la victoria en todas las provincias, incluso en Sevilla donde nunca antes el electorado se había puesto del lado popular.

 

Por su parte, el principal rival de Moreno, el socialista Juan Espadas desde la plaza de San Juan de Jaén y delante de un aforo bastante reducido también ha dedicado el arranque de campaña a una apelación a la movilización de su partido para responder a una Andalucía que "llama" a los 47.000 militantes socialistas y les "necesita" para atender sus problemas.

Una llamada de auxilio ante una militancia decepcionada con el gobierno de Pedro Sánchez y con el oscuro pasado del PSOE-A en la Junta de Andalucía, según se refleja en unos sondeos en los que se estancan en los mismos resultados de 2018 y que ha provocado la temerosa mirada de Ferraz hacia el sur de España. Sánchez sabe que el fracaso en Andalucía supondría la cuarta derrota en unos comicios autonómicos después de perder en Galicia, Madrid y Castilla y León, abriendo así la puerta al desalojo del PSOE de la Moncloa.

Cs y la izquierda también quieren tapar las encuestas

En el caso de Vox, su candidata Macarena Olona ha demostrado todo su entusiasmo en este primer acto de campaña, siendo consciente de que su formación puede jugar un papel decisivo en el escenario andaluz, con los sondeos arrojando el doble de representación para los de Santiago Abascal. Así desde Granada se ponen como meta cambiar "el rumbo por completo de Andalucía" en unos comicios en los que "Vox sale a ganar".

En una situación muy distinta a la de Vox se encuentra Ciudadanos que perdería casi todos sus actuales escaños en el Parlamento. Sin embargo, Juan Marín asegura que "el partido acaba de comenzar" y confía en dar un vuelco a los sondeos, pero cambia el tono a la hora de dirigirse al PP que ha sido su socio estos años y opta por atemorizar ante una posible entrada de Vox en la Junta.

También desde las dos coaliciones de izquierda, Por Andalucía y Adelante Andalucía, llaman a la movilización, porque aquí los votantes se encuentran no sólo decepcionados sino también confundidos por las guerras entre ambas y la falta de un proyecto serio. Mientras que Inmaculada Nieto (Por Andalucía) pide a su nicho de votantes "levantar la cabeza" y olvidar las encuestas, Teresa Rodríguez (Adelante) se desmarca de todos y defiende su proyecto andalucista y ataca a derecha e izquierda.