| 18 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, y el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, tras el Consejo de Gobierno.
El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, y el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, tras el Consejo de Gobierno.

Miles de autónomos se quedan sin ayudas por los duros requisitos del Gobierno

La Junta de Andalucía ha ampliado el plazo para acogerse al plan de ayudas estatal hasta el 30 de septiembre. A pesar de los esfuerzos se prevé que sólo se repartan un 50% de los fondos.

| Manuela Herreros Andalucía

A pesar de los esfuerzos de las comunidades autónomas para otorgar las ayudas a las empresas y autónomos que puso en marcha el Gobierno central, difícilmente podrán llegar a sus destinatarios. Los leoninos requisitos impuestos por los Ministerios de Asuntos Económicos y de Hacienda han provocado que sea prácticamente imposible acceder a ellas, algo sobre lo que ya alertó el Gobierno de la Junta de Andalucía en el mes de abril.

El Ejecutivo andaluz sigue intentando que los fondos sirvan para mitigar los daños sufridos por los empresarios afectadas por la pandemia de coronavirus. Por ello, amplía por tercera vez el plazo para solicitarlas, en esta ocasión hasta el 30 de septiembre, así como ha robotizado el sistema para agilizar los trámites.

Aun así no se repartirán ni la mitad de los 1.109 millones de euros que ha recibido la Junta de Andalucía. Así lo ha explicado el vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín (Cs). "Con mucha suerte, los empresarios y autónomos andaluces llegarán a solicitar en torno al 50% de los fondos", ha señalado Marín, que ha calificado la convocatoria de ayudas como “una trampa”.

No sólo los responsables andaluces ven “la maraña” que han creado desde el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Las críticas le llueven desde las asociaciones empresariales como la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) o la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), así como de la mayoría de las comunidades.

Piden la flexibilización de las condiciones, que impiden que se puedan acoger aquellas empresas que tengan facturas pendientes a 31 de mayo, no tener deudas con la Administración, pertenecer a una de las clasificaciones de actividad empresarial establecidas por norma o no haber tenido pérdidas en 2019. "Castiga a las empresas que durante la pandemia han hecho un esfuerzo y han podido pagar deudas", ha añadido Marín.

Según los datos ofrecidos por la Junta se han recibido ya más de 30.000 consultas por parte de empresas y autónomos interesados en optar a la ayuda, de las que 19.413 han obtenido notificación favorable tras haber consultado a la Agencia Tributaria (AEAT) si son susceptibles de ser beneficiarios.

Si se formalizaran estas solicitudes, se alcanzaría un gasto de 500 millones de euros, si bien sólo se han presentado por el momento unas 12.000 solicitudes, correspondientes a unos 275 millones, según ha aclarado la Junta.

Sánchez viene a "insultar" a los andaluces

La “demagogia” mostrada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el acto del PSOE que se celebró en Jaén, ha indignado a los responsables de la Junta. Sánchez pidió a Juanma Moreno (PP) que “se ponga las pilas” para repartir los fondos, a sabiendas de los problemas que están generando en toda España.

Tanto el vicepresidente como el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, han afirmado que Sánchez viene a Andalucía a “insultar” y Marín ha ido más allá poniendo en duda el destino de todos esos millones que tendrán que devolver las comunidades al ser imposible la adjudicación de ayudas. Unos 3.500 millones de los autónomos que, según el vicepresidente, se van a quedar para “seguir pagando favores políticos”.

Un insulto al sector empresarial y a los andaluces que respalda el secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, al que piden que acuda a su líder para que “rectifique este decreto trampa”. Sin embargo, la confianza de Marín en el PSOE es nulo. Ni Sánchez, ni la ministra María Jesús Montero que discrimina a Andalucía en cada decisión, ni Espadas van a actuar. "No va a hacer eso porque es un acólito" porque le debe “su puesto y candidatura”, ha afirmado sobre el socialista andaluz.